WANTED

¿Y DÓNDE ESTÁ EL CONEJO?

 

 

Hubo un tiempo en que comer un plato de conejo en un restaurante era algo tan común como pedir hoy un plato de ravioles. No había bodegón que no tuviese su versión del clásico “Conejo a la Cazadora”. Tampoco faltaba en los “restaurantes de Menú Internacional” como tan bien definió el genial Jorge Schussheim, a los restaurantes de cartas interminables que caracterizaron los años sesenta y setenta del siglo pasado. Hoy, que han vuelto a proliferar las “parrillas afligidas de chimichurri”, en palabras del genial, exquisito y polifacético artista y cocinero, el sabroso y saludable conejo ha desaparecido.

 

 

Jorge Schussheim fue y aún muerto seguirá siendo músico, publicitario, chacarero, cocinero, libretista de Tato Bores,  cantautor, y si todo esto fuera poco, humorista judío. Un grande. Pero volviendo al conejo, no existe explicación para su inexplicable desaparición. No se confunda el lector, la redundancia está puesta a propósito para remarcar el carácter misterioso de la ausencia de platillos de conejo aún en los mejores Bodegones de nuestra ciudad. Una ciudad de bodegones, si las hay.

 

 

Bondades no le faltan para ser tenido en cuenta. Le sobran. Tiene un alto contenido de proteínas. Tiene un alto contenido en fósforo, es fuente de selenio y de potasio. Tiene un alto contenido en vitaminas del grupo B (B3, B6 y B12). Tiene un bajo contenido de sal. Tiene una gran versatilidad gastronómica, ya que admite una amplia variedad de formas de preparación y cocinado.

 

 

La carne de conejo es una carne blanca, firme y con poca grasa, ideal para incluir en tus menús si estás a dieta. Pero si no lo estás, hay deliciosas recetas de conejo: conejo al ajillo, a la cazadora o al horno, pero también puedes innovar, preparándolo a tu gusto.

 

 

Y vas a tener que hacerlo, porque parece que por el momento, es más difícil encontrar conejo en un menú que a un ornitorrinco caminando por la peatonal.

 

 

 

CONEJO A LA CAZADORA CON CEBOLLA, TOMATE Y ZANAHORIA

 

 

 

Personas: 4

Tiempo: 45 minutos

Calorías: 345 Cal/porción

 

INGREDIENTES

1 conejo unos 1.200 gramos

2 cebollas

3 zanahorias medianas

40 gramos de tomate cubeteado

250 gramos de champiñones

Aceite de oliva

2 dientes de ajo

Sal

Pimienta

Tallos de cebollino

 

CÓMO HACER CONEJO A LA CAZADORA CON CEBOLLA, TOMATE Y ZANAHORIA

 

Paso 1

Limpia el conejo, retirando las partes grasas, y pártelo en trozos no demasiado grandes. Salpimiéntalo por todos lados y sofríelo en una sartén grande con un par de cucharadas de aceite hasta que esté doradito. Retíralo con una espumadera para que escurra el aceite y resérvalo.

 

 

Paso 2

Pela las cebollas y los ajos; corta la primera en juliana y pica los segundos. Pela las zanahorias y pártelas en rodajas. Los champiñones, córtalos por la mitad. Sofríe la cebolla y los ajos durante 5 minutos en un fondo de aceite, añade el tomate y deja cocer 3 minutos, removiendo.

 

 

Paso 3

Agrega la zanahoria y prosigue la cocción 5 minutos. Incorpora los champiñones y el conejo, y cuece, tapado, 15 minutos a fuego lento, removiendo de vez en cuando. Rectifica de sal. Retira y deja reposar 5 minutos, tapado. Sírvelo espolvoreado con el cebollino lavado y picado.

 

 

Y listo para comer

 

 

 

CONEJO AL AJILLO CON UN TOQUE DE AZAFRÁN

 

 

Personas: 4

Tiempo: 45 minutos

Calorías: 393 Cal/porción

 

INGREDIENTES

 

1 conejo de unos 1.200 gramos

Aceite de oliva

½ cabezas de ajos

6 dientes de ajo

½ vasito de vino blanco

1 hoja de laurel

1 ramita de perejil

Hojas de albahaca

Azafrán unas hebras

Sal

Pimienta rosa en grano

 

CÓMO HACER CONEJO AL AJILLO CON UN TOQUE DE AZAFRÁN

 

Paso 1

Pela los 6 dientes de ajo y ponlos en un mortero. Añade unos granos de pimienta rosa, el perejil y unas hojitas de albahaca, ambos lavados, y las hebras de azafrán. Maja todo con la mano del mortero unos minutos hasta obtener una pasta más o menos homogénea.

 

Paso 2

Salpimienta el conejo. Calienta 4 cucharadas de aceite en una cazuela, mejor de barro, añade la carne y saltéala unos 5 minutos. Agrega el majado (para que no quede nada en el mortero, vierte el vino y “límpialo” con él), el laurel y la media cabeza de ajos, y sofríe 2 minutos, removiendo.

 

 

Paso 3

Déjalo cocer, tapado a fuego lento, durante 10 minutos. Retira entonces la tapa y prosigue la cocción otros 10 minutos más, hasta que el conejo esté tierno; durante este tiempo, mueve la cazuela en círculos, de vez en cuando. Retira del fuego y sírvelo enseguida, bien caliente.

 

 

Y listo para comer

 

 

GUISO DE CONEJO EN PEPITORIA CON HUEVO DURO

 

 

Si te gusta recuperar las recetas tradicionales, ésta es una de ellas, con un majado de ajo, perejil y almendras tostadas, acompañado de huevo duro. La pepitoria es un guiso clásico de la gastronomía española cuyo origen exacto no se conoce con certeza. Antiguamente, se hacía sobre todo con gallina, enriqueciendo los jugos obtenidos de guisarla con yema de huevo duro, almendras molidas y azafrán. Pero ahora es mucho más común hacer la pepitoria con pollo o conejo.

Para darle un toque mucho más sabroso y potente, hemos realizado un majado con almendras y el azafrán al que le hemos añadido ajo y perejil. Y en lugar de solo usar la yema de huevo cocido para enriquecer la salsa, lo hemos aprovechado todo cortándolo en cuartos y usándolo como acompañamiento. El resultado es este guiso de conejo en pepitoria, con picada de almendras y huevo duro que queda muy rico.

Personas: 4

Tiempo: 90 minutos

Calorías: 265 Cal/porción

 

INGREDIENTES

1 conejo

3 huevos

1 cebolla

2 ajos

2 ramitas de perejil

50 gramos de almendras tostadas y peladas

2 hojas de laurel

Hebras de azafrán

50 gramos de harina de trigo

200 mililitros de vino blanco

800 mililitros de caldo de pollo

Pimienta negra

Sal

Aceite de oliva

Romero

 

CÓMO HACER GUISO DE CONEJO EN PEPITORIA CON HUEVO DURO

  1. Cuece los huevos

Cuece los huevos en agua durante 8 minutos. Retíralos, déjalos enfriar, pélalos con cuidado y córtalos a cuartos.

  1. Dora el ajo

Pela y pica la cebolla. Pela el ajo y lamínalo. Dora el ajo en aceite de oliva en la misma cazuela en la que vayas a guisar el conejo.

  1. Haz la picada

Retira el ajo y májalo en un mortero con el azafrán, las hojas de perejil y las almendras tostadas.

  1. Tuesta el conejo

Trocea el conejo, salpimiéntalo y enharínalo. Elimina el exceso de harina. Dóralo, en la misma cazuela, por todos los lados, hasta que esté tostadito.

  1. Agrega la cebolla

Añade la cebolla picada y rehógala durante unos minutos. Vierte entonces el vino blanco y deja reducir hasta la mitad.

 

 

  1. Añade el majado

Vierte el caldo y añade las hojas de laurel y romero, rectifica de sal y pimienta y levanta a hervir. Añade el majado a la cazuela y mezcla bien.

  1. Guisa a fuego lento

Deja guisar a fuego lento durante 60 minutos. Sirve el guiso con 3 cuartos de huevo por ración.

 

Y listo para comer

 

 

CONEJO A LA MOSTAZA CON MIEL

 

 

 

Personas: 4

Tiempo: 35 minutos

Calorías: 195Cal/porción

 

INGREDIENTES

1 conejo cortado en 8 trozos

1 limón

2 ramitas de romero

2 ramitas de tomillo

2 cucharadas de mostaza al estragón

2 cucharadas de miel

20 papas pequeñas

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

 

CÓMO HACER CONEJO A LA MOSTAZA CON MIEL

 

Paso 1

Limpia la carne, retirando los restos de grasas y huesecillos que tenga. Lávala y sécala muy bien con una hoja de papel de cocina. Exprime el limón y cuela el jugo. Lava las ramitas de tomillo y de romero, y sécalas con papel absorbente; luego deshójalas y pica las hojas menudas.

Paso 2

Vierte la miel en un bol, añade la mostaza y remueve con varillas manuales hasta que se hayan integrado por completo y obtengas una salsita bien ligada.

Paso 3

Coloca el conejo en una fuente apta para el horno y embadúrnalo con la mezcla de mostaza por todos lados. Salpimiéntalo también, rocíalo con el zumo de limón y espolvoréalo con las hierbas picadas.

 

 

Paso 4

Introduce la fuente en el horno precalentado a 200º y asa el conejo durante 30 minutos, dándole la vuelta para que se dore de manera uniforme por todos lados.

Paso 5

Lava las papitas mientras y cuécelas en agua con sal 5 minutos. Escúrrelas, córtalas por la mitad y colócalas en otra fuente refractaria, procurando que la parte cortada quede hacia arriba. Rocíalas con 3 cucharadas de aceite, salpimiéntalas y ásalas 5 minutos.

 

Paso 6

Sirve el conejo caliente con las papitas de guarnición y rociado con los jugos que haya soltado durante la cocción.

 

Y listo para comer

 

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: lecturas.com y recetario propio

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

1 Comentario
  1. Hola fuera de estas recetas exquisitas,el que probó no se lo olvida porque es muy amable,,no pasa lo mismo con la nutria,,vamos por el conejo z,excelente!!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital