SEVILLA ES SEMANA SANTA

TRADICIONES SEVILLANAS

 

 

Más allá de la fe que cada uno profesa o no, la Semana Santa en Sevilla es un acontecimiento único, seguido por numerosas personas que llegan desde distintos puntos del planeta.

 

 

La Semana Santa de Sevilla es una celebración religiosa declarada de Interés Turístico Internacional. En ella las Hermandades de la ciudad realizan procesiones en la calle para rememorar la pasión de Jesucristo.

 

 

Las procesiones tienen unos elementos comunes que siempre están presentes. La Cruz de Guía, una cruz portada por un Hermano de la Cofradía que va en el primer lugar; el Libro de Reglas, que incluye las normas de la Hermandad; el Estandarte con el escudo de la Hermandad; el Senatus, un estandarte romano; y las Bocinas, grandes trompetas meramente ornamentales.

 

 

Todos estos elementos se distribuyen a lo largo del séquito de la procesión, formado también por distintos participantes. Los Nazarenos son los miembros de la Cofradía que van vestidos con hábito, capa y capirote, y los Acólitos son los que van al lado del Paso. El Paso se refiere a la Imagen o figura, el elemento más importante de la procesión. Cada Hermandad lleva entre uno y tres Pasos, siendo lo más común portar una Imagen de Jesucristo y una de la Virgen Dolorosa.

 

 

UNA JOYITA PARA ESCUCHAR Y VER

 

 

 

LA COCINA SEVILLANA

 

 

La cocina sevillana está influenciada por todas sus horas de luz y sol, así como su cercanía al mar y tradiciones. Además, se ha enriquecido gracias a los numerosos pueblos que han habitado la zona. Desde Íberos, Celtas, Fenicios o Griegos, hasta Romanos, Judíos, Godos y Árabes, han contribuido a crear la actual historia de la gastronomía sevillana. Entre todos, han aportado elaboraciones que, en algunos casos, permanecen hasta nuestros días.

 

 

Los guisos, o las elaboraciones fritas, adobadas, o en salazón son la base de la cocina andaluza, con denominaciones como “a la trianera”, “a la gitanilla”, “a la macarena” o a la “a la flamenca”.

 

 

Uno de los aspectos que ha marcado la gastronomía andaluza en Semana Santa, tiene que ver con las creencias religiosas. Como ya saben, la cultura cristiana marca que durante la vigilia no se debe de comer ningún tipo de carne pero sí se pueden comer el resto de los alimentos, como pescados, verduras y dulces. Además, el hecho de que la Semana Santa suela caer entre invierno y el primer mes de primavera implica que muchos platos típicos sean de cuchara, lo que implica que son platos con un alto valor nutricional para hacer frente al frío de estos momentos. Veamos entonces las mejores recetas para un menú de Semana Santa.

 

 

HUEVOS A LA FLAMENCA

 

 

No existe una receta tradicional como tal,  pero todos coinciden en la base de huevo (cocido pero con la yema al punto perfecto para mojar el pan), además de verduras como habas, espárragos verdes o guisantes, y una base de tomate. Algunas versiones, dependiendo del cocinero, pueden variar las verduras añadiendo cebolla, alcachofa, calabacín, etc. Generalmente también incluyen algún embutido como chorizo, tocino o jamón.

 

 

Lo que no puede faltar es su presentación en una cazuela de barro, y el pan para mojar.

 

 

Esta receta es muy sencilla y puedes hacerla en casa sin mayor complicación. En este vídeo puedes seguir el proceso paso a paso, aunque recuerda que no hay una elaboración tradicional, por lo que cada uno lo elabora como más le guste.

 

 

PESCAITO FRITO

 

 

Cumple lo que promete: el pescaíto frito es exactamente eso, diferentes tipos de pescado fritos a alta temperatura, lo que le da un toque muy crujiente por fuera, pero que es a la vez tierno por dentro: toda una explosión de sabor y textura.

 

 

Para que un pescaíto frito sea digno de parajes sevillanos, deben darse dos circunstancias: que sea fresco, y que el aceite en el que se fríe sea de muy buena calidad, muy caliente pero sin superar los 190º.  Los tipos de pescado que se suelen usar para freír son muy variados: boquerones, calamares, bacalao, rosada, puntilla o pescada son algunos de los más comunes.

 

Si quieres probar lo más tradicional, no puedes dejar de visitar una de sus muchas freidurías, donde se sirven estas delicias del mar generalmente en cartuchos de papel, que puedes degustar de pie allí mismo.

 

 

POTAJE DE VIGILIA

 

 

Volviendo a los platos de cuchara, no podía faltar en nuestra lista esta elaboración tan típica durante Semana Santa. El potaje de vigilia es un guiso caliente, consistente y perfecto en los meses de frío. Este guiso tiene su origen en una época de gran tradición religiosa.

 

 

En Semana Santa los cristianos no comen carne, ya sea el Viernes Santo, o incluso durante toda la semana, ya que este producto era entendido como un lujo, y su erradicación de la dieta resulta un acto de austeridad y respeto. Esta tradición derivó en recetas formadas por verduras y pescado, algunas de las cuales todavía se mantienen en la cocina actual, como el potaje de vigilia.

 

 

Este plato tradicional presenta como artistas invitados: espinacas rehogadas, garbanzos, bacalao, y bacalao, aunque también pueden participar el huevo, el comino, etc. ¿Quieres hacer un potaje de vigilia en casa? Aquí tienes el vídeo, explicado paso a paso.

 

 

 

TORRIJAS

 

 

Este postre tal y como lo conocemos fue creado a manos de monjas, en el siglo XV, y cuenta la leyenda que es un postre de Pascua porque su apariencia se asemeja a la carne asada, producto que no estaba permitido consumir en este periodo.

 

 

Las torrijas no son más que pan (pero ojo, qué pan, porque en Andalucía se vende incluso pan específico para torrijas), remojado en leche o vino y pasado por huevo, que posteriormente se fríe en abundante aceite de oliva. Algunas recetas aconsejan remojarlas en vino después de la leche, otras utilizan sólo uno de los dos ingredientes. Lo que está claro es que cualquiera de las dos versiones hará las delicias de los más golosos.

 

 

Por si esto no fuera suficiente, las torrijas sevillanas se sumergen, después de ser fritas, en un jarabe de miel rebajado con agua, lo que les aporta gran dulzura. Algunos prefieren pan de molde, otros pan de barra, lo que sí que coincidirán todos los cocineros de recetas, es en que el pan utilizado suele ser duro, de un par de días.

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: segundoenfoque.com, rutaintegra2.es, vrbo.com, miarevista.es

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

2 Comentarios
  1. Conociendo la devoción católica en esa zona de España y viendo los atropellos de los españoles en america con el robo del oro y la supuesta evangelización,,,les damos la derecha a este artículo que está muy bueno!!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital