TENDENCIA: LOS VINOS DE LA TIERRA

ECOLÓGICOS, ORGÁNICOS, BIODINÁMICOS Y NATURALES

 

 

Cuenta la leyenda que el vino orgánico es notablemente mejor para las resacas. Y, si esa no es una razón en sí misma para probarlos, no sabemos qué razón puede ser mejor. ¿No está convencido? Entonces permítanos arrojar un par de razones más. Además, los vinos orgánicos tienen un impacto más positivo en el medio ambiente. Han aumentado significativamente los beneficios para la salud en comparación con una botella normal. Y no están repletos de azúcares, aditivos y sulfitos.

 

 

Pero, ¿qué es lo que realmente hace que un vino orgánico sea “orgánico”? Amable Lector, todo está en las uvas. Olvídese de los pesticidas, olvídese de los herbicidas, olvídese de cualquier cosa remotamente sintética o artificial. En cambio, visualice una biodiversidad próspera donde las uvas florezcan de forma independiente, libres de cualquier toxicidad.

 

 

Los enólogos orgánicos recurren a la naturaleza, en lugar de a los productos químicos, para cuidar y mantener sus viñedos, terruño y medio ambiente. En lugar de emplear tácticas y técnicas creadas por el hombre, estos viticultores con conciencia ambiental utilizan cultivos u otros animales para mantener a raya a cualquier enemigo (como insectos dañinos o malas hierbas).

 

 

¿El resultado? Uvas regordetas y felices, cultivadas de forma completamente natural y con un sabor más puro y verdadero como resultado.

 

 

LOS VINOS ORGÁNICOS

 

 

No es difícil imaginar, entonces, por qué el vino elaborado orgánicamente beneficia la salud de los consumidores. Desde el punto de vista medioambiental, estas vides son más suaves para el suelo y sus uvas, una vez embotelladas, son mejores para nuestro cuerpo.

Estos beneficios para la salud realmente hablan por sí mismos, pero de todos modos lo ampliaremos. Menos pesticidas en las vides significan menos pesticidas en la fruta, lo que significa menos pesticidas en la botella y luego menos pesticidas en nosotros. Libre de toxinas, este es vino elaborado como los dioses pretendían; limpio, natural y capaz de disfrutarse sin culpa.

Pero, a pesar de los beneficios naturales, la gran pregunta sigue siendo: ¿a qué sabe? Como con cualquier vino, estas botellas difieren de un viñedo a otro; vendimia a vendimia. Pero, a grandes rasgos, es probable que el vino con certificación orgánica tenga un sabor un poco más terroso, natural y con sabores o aromas más agrios que los de un vino habitual. Están claramente hechos a base de frutas, mientras que el vino producido en masa puede quitar el carácter de las uvas originales.

Para que los vinos tengan la denominación de vinos orgánicos, la producción de las uvas como el proceso de vinificación deben estar certificadas mediante organismos privados, estos organismos garantizan la trazabilidad y la condición de orgánicos de los vinos.

 

¿QUÉ SON LOS VINOS BIODINÁMICOS?

 

 

Podemos encontrar, también, a los vinos biodinámicos dentro de la familia conocida como “vinos ecológicos”, pero el proceso de elaboración de esta clase de productos requiere una complejidad mucho mayor. El vino biodinámico no es solo un tipo de vino, sino también una filosofía de vida que se rige con los principios  del filósofo Rudolf Steiner, padre de la biodinámica, quién expresa que todo lo que venga de la tierra tiene que regresar a ella luego del proceso de producción, por lo que el proceso de elaboración es realizado solo con materiales obtenidos de la naturaleza, sin intervención industrial.

 

RUDOLF STEINER

 

La agricultura biodinámica, que se desprende de la Antroposofía del filósofo austríaco Rudolf Steiner e Ita Wegman, utiliza conocimientos de medicina homeopática y astrología para tratar la finca de manera holística.

 

 

Además de ser un cultivo orgánico, algunos entierran en sus viñedos cuernos de vaca llenos de bosta de vaca o caballo para desenterrarlos en primavera y rociar sus viñas. En el viñedo biodinámico se utiliza “El Calendario Biodiánamico”, el cual es la base de esta modalidad agrícola, donde a lo largo de cada día del año se establecen con exactitud astronómica, contemplando las constelaciones planetarias, la Luna y el Sol, los momentos óptimos para trabajar las diferentes partes de la viña: hoja, raíz y frutos.

 

 

La primera bodega en aplicar este tipo de producción fue la bodega de la familia Saahs, en Austria, en el año 1970. Desde entonces, ha ido ganando cada vez más popularidad entre los productores vitivinícolas.

Frases como «tu cosecha crecerá mejor si la cultivas con luna creciente» no son invenciones populares, muchas son fenómenos confirmados. Se conoce que la luna contribuye al desarrollo, germinación o fructificación de los cultivos.

Por ejemplo, la savia de las plantas, el enraizamiento de semillas o la fotosíntesis están afectadas por la luna y sus distintas fases. Por esta razón, sembrar una planta un día u otro no es lo mismo, puesto que las fases lunares varían entre días, lo que va a significar que una planta prospere de un modo u otro.

 

¿QUÉ SON LOS VINOS NATURALES?

 

 

Decimos que son aquellos que están realizados con la mínima intervención externa posible. En contraste con los vinos tradicionales, de elaboración industrial, a la uva de los vinos naturales no se le agrega ni se le quita nada en ninguna parte del proceso de vinificación (ni en el viñedo ni en la bodega). Por lo general, el método de cultivo de la uva destinada al vino natural es orgánico o biodinámico, ya que uno de los objetivos de la elaboración de vino natural es la práctica de una viticultura sustentable, respetuosa del medio ambiente.

 

 

Además, se procura que la uva, cultivada y cosechada a través de métodos manuales, refleje en la botella la expresión del terroir al cual pertenece. En lo particular, durante la elaboración de vino natural se procura evitar el uso de anhídrido sulfuroso (SO2).

 

 

Este ingrediente se utiliza tradicionalmente durante el proceso de elaboración del vino por sus agentes antioxidantes y antibióticos, pero también implica la manipulación del producto natural con fines “comerciales” (para que dure más y tenga menos posibilidades de echarse a perder) a costa de sacrificar el sabor del vino y de perjudicar la salud del consumidor. Un acuerdo tácito entre los productores sostiene que para que un vino sea natural, no puede superar un máximo de 20 gr de sulfitos por litro.

 

 

LOS MEJORES MALBEC “VERDES” DEL MUNDO

 

 

En el mundo de los tintos la tendencia es verde: cada vez más bodegas en Argentina se proponen elaborar mejores varietales como el malbec orgánicos, biodinámicos y naturales. Por supuesto, hay un puñado de productores que llevan la delantera en este asunto y otros que forman el gran pelotón de los vinos ecofriendly.

 

 

Después de probar un buen número de ellos hace poco más de un año, los amigos de VinoManos armaron este ranking entre los mejores Malbec orgánicos, bios y naturales a fin de poder encontrar los mejores tintos verdes argentinos.

 

 

Con estos consejos ya no tienes excusas. La mejor manera de probar, por supuesto, es tomar un sorbo usted mismo. Así que haga una buena acción por el medio ambiente y por su “futuro Yo” con resaca y pruébelos.

 

 

 

EL SALVAJE ORGÁNICO MALBEC 2019, 93PTS

 

El Salvaje Orgánico es un Malbec de Los Chacayes, fermentado y criado en huevos de hormigón, cuya consistencia es notable, tanto cualitativa como estilísticamente hablando: cada año nos vuela la cabeza con su componente herbal y frutado, con su aromática intensa y precisa, y con su paladar fluido, jugoso, al filo de la acidez firme, pero con el trazo arropado de los buenos Malbec. No se diga más.

 

BIOLENTO MALBEC 2018, 93 PTS

 

MAAL Wines elabora un viejo viñedo de las compuertas bajo una de las etiquetas más creativas que conocemos. Biolento hace referencia al cuidado orgánico de las uvas, como también a la cultura slow. Con 8 meses de barricas de tercer uso, este Malbec es precioso: de un color violeta profundo, ofrece ciruela y pizca floral, con un paladar amplio y a la vez fluido, aterciopelado sin resignar agilidad en el paso.

 

J.ALBERTO MALBEC 2019, 93 PTS

 

Elaborado por Hans Vinding Diers a partir de un viñedo de 1955 con certificación orgánica, J. Alberto es un Malbec refinado que recuerda a frutos negros, cerezas, té, hierbas frescas y especias dulces. En boca es armónico, con paso aterciopelado y dejo frutado. Los taninos de grano fino lo sostienen largo, junto a un agradable regusto frutal.

 

NICO BY LUCA MALBEC 2016, 93 PTS

 

Para Nico, el tope de gama de su proyecto Luca, Laura Catena selecciona uvas orgánicas de un antiguo viñedo de La Consulta. Luego de una crianza de un año en barriles de 500 litros, el resultado es un Malbec de carácter cosmopolita, intenso y sabroso que despliega aromas de frutos rojos confitados, especias dulces y ahumado leve. En boca es caudaloso con buen cuerpo y taninos redondos.

 

DOMAINE BOUSQUET GRAN MALBEC 2018, 92,5 PTS

 

La cosecha 2018 de este clásico de Domaine Bousquet, productor orgánico de Gualtallary, nos sorprendió por su precisión frutal y buen manejo de la crianza. Aromas de ciruelas, moras, arándanos y violetas bien integrados a los especiados del roble, en boca su ataque es amplio y equilibrado gracias a sus taninos jugosos. Final prolongado y sabroso.

 

LTU MALBEC 2018, 92,5 PTS

 

Las familias Larraín, Lasmartes, Undurraga y Toso, con asesoramiento de Paul Hobbs, son las encargadas de este Malbec high class que llega desde un viñedo sustentable de La Consulta, Valle de Uco. Sin perder el carácter potente, la cosecha 2018 da cuenta de una búsqueda de mayor frescura que sirve para ajustar el vino en paladar. Así, su expresión de frutos rojos y negros confitados con tonos ahumados y de especias esta vez suma una fluidez casi aterciopelada. Taninos jugosos y textura refinada definen un estilo muy interesante.

 

NATAL MALBEC 2019, 92 PTS

 

Alpamanta es uno de los proyectos pioneros de la biodinámica argentina. Con viñedos certificados y sello Demeter en sus botellas, elaboran un porfolio consistente en el que se destacan su línea Natal cuyo Malbec es frutal con aromas nítidos de ciruelas, arándanos y bayas. En boca es fluido, con frescura lograda y taninos redondos.

 

AYNI MALBEC 2018, 92 PTS

 

Ayni, la finca de Chakana, se convirtió en un punto de referencia del universo orgánico de Valle de Uco. Con uvas de este viñedo, Gabriel Bloise elabora este varietal de Malbec que se destaca por su frescura frutal con tonos de cerezas, ciruelas y violetas. Resulta mejor cuando le das minutos en copa o se decanta. En boca acompaña el plan con trazo frutal, fluidez y acidez vibrante. Taninos propios de Paraje Altamira dejan textura de tiza.

 

DOMAINE BOUSQUET ORGÁNICO MALBEC 2020, 92 PTS

 

En la góndola más cotidiana, los tintos orgánicos están lejos de ser la regla. Por eso Domaine Bousquet Malbec Orgánico es interesante, junto con el hecho de emplear uvas de la finca de Gualtallary. Con un perfil frutado y apenas herbal, de frescura suelta, la vendimia 2020 le marca el paso con un trazo herbal en el fondo de boca.

 

ANIMAL ORGÁNICO MALBEC 2017, 92pts.

 

Domaine Alma Negra es uno de los proyectos de Ernesto Catena enfocado en la producción de vinos a partir de uvas orgánicas. Este Malbec proviene de Vista Flores, Valle de Uco, y se destaca por sus aromas de cerezas frescas y violetas que definen un estilo simple y delicado. Caudaloso y envolvente en boca.

 

ALTOS LAS HORMIGAS ORGANIC LUJÁN DE CUYO MALBEC 2017, 91,5pts.

 

Altos Las Hormigas desarrolló un fuerte vínculo con la producción orgánica en la última década. Con  un viñedo orgánico plantado en 2012 en Luján de Cuyo proviene este malbec perfil tradicional, con ricos aromas frutales y paladar firme de taninos.

 

EL BURRO MALBEC 2020, 90 PTS

 

El primer vino natural de Bodega Santa Julia se instaló como etiqueta de referencia para los paladares eco friendly, pero también para los que gustan de tintos fáciles de beber. Elaborado con uvas orgánicas de Maipú que Rubén Ruffo fermenta con levaduras nativas, es un Malbec brillante de perfil primario con buena calidad de frutos rojos frescos. Conquista el paladar con cuerpo medio, acidez agradable y textura amable.

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes para la selección de los vinos: el excelente trabajo de nuestros colegas de vinomanos.com

 

Fuentes: extensas charlas con mi amigo y destacado periodista especializado en vinos, Oscar Tarrío. Enófilo vocacional, poco afecto a las resacas y quién me introdujo en el apasionante mundo de los vinos ecológicos, y me obsequió valiosos libros y riquísimos vinos.

 

 

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

1 Comentario
  1. Hola en los días que corren es difícil poder comprar estos vinos que indudablemente ayudan a resolver la resaca del día posterior.
    Comentario,no receta,el consumo masivo de alcohol trae como consecuencia una cantidad de alcohol en sangre,,si uno deja de consumir abruptamente el cuerpo hace una abstinencia del producto (alcohol),lo conveniente es mantener una concentración mínima de alcohol en sangre,,lo cual lo daría la cerveza y además hidrata dentro de lo posible,la deshidratación que lleva una borrachera,desde ya hay que consumir azúcares y cómo siempre concurrirr a un centro de salud,ellos saben que hacer y sobretodo no tener vergüenza,,un abrazo 🤗

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital