UNA GENIALIDAD DE DIOS

LAS ALITAS DE POLLO

 

 

Cuando era un niño y en casa todavía existía un gran terreno que servía para huerta intensiva, gallinero y cultivo de árboles frutales, tenía una duda que conmovía mi infantil fe en Dios. ¿Por qué el Creador le había dado alas a las gallinas y pollos, si no le servían para volar? En esa época la respuesta para mí era clarísima: se trataba de un error en el diseño del animal.

 

 

Y eso contrastaba con las enseñanzas de mi madre -además la responsable de la existencia de la huerta, las gallinas y los frutales- que me hablaba de un Dios perfecto, eterno, inmortal y a prueba de cualquier falla. Y me generaba culpa.

 

 

Tuvieron que pasar muchos años y empezar a estudiar filosofía para que, Santo Tomás mediante, entendiera que a Dios no podía faltarle ningún atributo, que todo lo creado formaba parte de un Plan Divino y que la fe y la razón podían llevarse muy bien. Por lo que las alas del pollo debían tener algún propósito.

 

 

Pero fue recién hace unos años, y después de transitar aulas y cocinas durante mucho tiempo, que al fin pude entender la genialidad de Dios. Y por qué las alitas de pollo están donde deben estar.

 

 

En tiempos de vacas flacas e inflación gorda como el que transitamos, los mejores cortes del pollo son inalcanzables para pobres o jubilados. Así, los más pudientes pueden comprar filetes de pechuga, los que le siguen pollo entero, los que están un escalón más abajo compran pata-muslos, y queda, para los comensales más humildes las alitas de pollo en oferta y por dos kilos.

 

 

 

Dios dotó de alas a los pollos,  para que hasta a los más humildes no les falte nunca una fuente de proteínas deliciosa. Porque las alitas se han transformado en un plato delicioso y popular, y hoy en Chefs 4 Estaciones te vamos a presentar algunas recetas para prepararlas.

 

 

LOS ORÍGENES DE LAS ALITAS EN LA COCINA

 

 

Las alitas de pollo fritas han sido durante mucho tiempo un elemento básico de la cocina sureña en los Estados Unidos. Primero como comida de esclavos, y luego de la derrota de los confederados en la Guerra Civil, comida para la mayoría.

 

 

Pero el concepto de cocinar alitas en salsa picante nació en 1964 en el Anchor Bar en Buffalo, Nueva York, cuando la copropietaria Teressa Bellissimo cocinó las alitas sobrantes en salsa picante como un refrigerio nocturno para su hijo y sus amigos. A los chicos les gustaron tanto que los Bellissimos los pusieron en el menú al día siguiente. Servido con rodajas de apio y salsa de queso azul, “Buffalo Wings” fue un éxito instantáneo.

 

 

Dick Winger, que vendía salsa picante al bar, se fue de gira con Dominic Bellissimo, el hijo de los propietarios, para promocionar el artículo y vender salsa picante, y el artículo fue ganando popularidad entre los operadores de restaurantes de todo el país.

 

 

El concepto tuvo un gran éxito en 1990, cuando McDonald’s comenzó a vender Mighty Wings en algunos de sus restaurantes. KFC lanzó Hot Wings un año después, y Domino’s Pizza presentó sus propias alas en 1994. Se han mantenido calientes desde entonces. McDonald’s regresó al negocio de las alas en 2013, y sus Mighty Wings se presentaron en todo el país en la mayoría de los restaurantes durante el primer trimestre de 2014.

 

 

Cocinar el ave entera estaba de moda en los años sesenta y setenta, pero en los años ochenta los consumidores estadounidenses comenzaron a preferir la carne de pechuga deshuesada y sin piel, y las alas se convirtieron en un subproducto económico para los productores de pollo. Los restaurantes y bares se dieron cuenta de que podían cobrar precios bajos por la proteína relativamente barata y, debido a la naturaleza picante / salada de la salsa, descubrieron que las ventas de cerveza se dispararían cuando los clientes comieran alitas. Y así se volvieron tan populares.

 

 

 

NUESTRO RECETARIO

 

ALITAS ESPECIADAS CON SALSA BARBACOA

 

 

INGREDIENTES: 12 alitas de pollo,  2 dientes de ajo,  1 cucharadita de pimentón,  1 cucharadita de romero picado,  1 limón,  4 cucharadas de salsa de soja, ½ cucharada de azúcar,  pimienta

PARA LA SALSA BARBACOA:  200 mililitros de tomate triturado,  100 mililitros de vinagre,  50 mililitros de miel,  250 mililitros de agua,  1 diente de ajo,  cayenas en polvo,  sal,  pimienta.

 

CÓMO HACER ALITAS ESPECIADAS CON SALSA BARBACOA

Paso 1

Pon a macerar las alitas en un cuenco con el pimentón, los ajos picados, el romero, la salsa de soja, el azúcar, un toque de pimienta y el jugo de limón. Tapa con film y deja reposar en la heladera durante unas 12 horas.

Paso 2

Prepara la salsa barbacoa en un cazo alto en el que pondremos el tomate, el vinagre, la miel y el agua. Pica muy bien el ajo y agrégalo a la mezcla anterior junto con la pizca de cayena, la sal y la pimienta. Cuece a fuego lento y con el cazo tapado durante unos 40 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que la salsa adquiera una textura espesa. Ponla en un cuenco tapado con film y reservala.

Paso 3

Dispón las alitas de pollo en la rejilla de horno, con una bandeja debajo para recoger los jugos de la cocción que reservaremos. Hornea unos 25 minutos a 220º.

Paso  4

Sirve las alitas con el jugo de la cocción, una pizca de romero espolvoreado por encima y la salsa barbacoa. Este plato combina bien con chips de verduras y papas fritas.

 

 

ALITAS DE POLLO CON PICADILLO DE TOMATE Y HIERBAS

 

 

INGREDIENTES: 800 gramos de alitas de pollo,  1 lata de tomate enteros,  1 cucharadita de orégano,  1 cucharadita de tomillo, 1 cucharadita de romero, 1 limón su jugo, lima, 1 diente de ajo, 125 mililitros de vino blanco, 1 guindilla, 2 cebolletas, 4 cucharadas de aceite de oliva, sal, pimienta,  3 tortillas de maíz o rapiditas.

 

CÓMO HACER ALITAS DE POLLO CON PICADILLO DE TOMATE Y HIERBAS

Paso 1

Mezcla las hierbas con el zumo y el ajo pelado y picado. Unta las alitas con esta mezcla, salpimiéntalas y déjalas macerar 30 minutos. Luego, dóralas en 2 cucharadas de aceite.

Paso 2

Limpia las cebolletas, lávalas y pícalas. Sofríelas con el aceite restante 8 o 10 minutos. Añade el tomate picado, sal y la guindilla. Sofríe 7 u 8 minutos e incorpora las alitas. Rocía con el vino y prosigue la cocción 6 u 8 minutos.

Paso 3

Calienta las tortillas en una sartén y trocéalas. Sírvelas con las alitas, con su salsa y con la lima lavada y cortada en gajos.

 

ALITAS DE POLLO CARAMELIZADAS

 

 

INGREDIENTES: 1,2 kilogramos de alitas de pollo, 4 cucharadas de salsa de soja, 2 dientes de ajo, 2 cucharadas de azúcar moreno, 1 cucharada de vinagre de vino blanco, 2 cucharadas de miel, 2 ajos tiernos, lechugas variadas, 100 gramos de rábanos, aceite de oliva, sal, pimienta.

 

CÓMO HACER ALITAS DE POLLO CARAMELIZADAS

Paso 1

Limpiar muy bien las alitas, secarlas con papel absorbente de cocina y retirar el exceso de grasa. Sazonarlas con sal y pimienta y dorarlas a fuego fuerte por ambos lados en una cazuela con tres cucharadas de aceite. Reservarlas.

Paso 2

Retirar el exceso de grasa y en la misma cazuela agregar el azúcar moreno. Cuando el azúcar esté fundido, añadir el vinagre de vino, desglasar e incorporar la salsa de soja, las dos cucharadas de miel, un vaso de agua y los ajos aplastados. Introducir las alitas de pollo a la cazuela y, cuando el agua empiece a hervir, bajar el fuego. Cocer unos 30 minutos, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera.

Paso 3

Lavar los ajos tiernos, cortarlos en juliana fina con un cuchillito y colocarlos en un recipiente con agua helada durante una media hora para que se ricen. Lavar los rabanitos y cortarlos en rodajas. Disponer las alitas de pollo caramelizadas en los platos y acompañarlas con la mezcla de lechugas, unos rabanitos y el ajo tierno.

 

ESTOFADO DE GARBANZOS CON ALITAS DE POLLO

 

 

INGREDIENTES: 8 alitas de pollo, 150 gramos de garbanzos cocidos, 4 cebollitas,  1 pimiento rojo, 4 zanahorias, 1 vaso de vino blanco, 2 vasos de caldo de pollo o de ave, 30 gramos de nueces, 2 papas, harina, tomillo, pimentón dulce, aceite de oliva, pimienta negra, sal.

 

CÓMO HACER ESTOFADO DE GARBANZOS CON ALITAS DE POLLO

Paso 1

Parte las alitas por la mitad, salpimiéntalas, enharínalas ligeramente y dóralas en un poco de aceite. Pela la zanahoria y limpia las cebolllitas y el pimiento. Trocea los tres y añádelos a las alitas. Prosigue la cocción unos minutos más, riega con el vino y deja cocer 2 min. Agrega entonces el caldo. Añade una ramita de tomillo lavada y deja cocer 15 min. Incorpora los garbanzos enjuagados y cuece 5 min. Ajusta de sal.

Paso 2

Pela las papas, lávalas y trocéalas. Cuécelas en agua con sal hasta que estén tiernas. Escúrrelas, aromatízalas con pimienta y pásalas por el pasapurés. Extiende el puré sobre una hoja de papel de aluminio y espolvoréalo con un poco de pimentón y con las nueces troceadas. Hornéalo a 150o durante 12 minutos, hasta que quede bien crujiente. Reparte a continuación el estofado en platos y sírvelo con el puré crujiente de papas y nueces.

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: nationalchickencouncil.org, lecturas.com,
Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital