REVOLUCIÓN ALIMENTARIA EN LAS MALVINAS

UNA HISTORIA DE LA B.B.C

Esta historia está adaptada de Feeding the Falklands, conducido por Gerard Baker y producido por Chris Ledgard, episodio de The Food Program que emite la BBC.

 

 

Las personas en uno de los rincones más remotos del planeta tienen más carne y pescado de lo que necesitan, pero encontrar suficientes productos para comer una dieta equilibrada sigue siendo un desafío.

 

 

Rodeadas por el Atlántico Sur y separadas de Gran Bretaña por unos 13.000 km, las Islas Malvinas son una serie de islas escarpadas azotadas por el viento ubicadas entre la Patagonia y Georgia del Sur . Este archipiélago autónomo está formado por dos islas principales y casi 800 más pequeñas, y sigue siendo objeto de una disputa de soberanía entre el Reino Unido y Argentina, que libraron una breve guerra aquí en 1982.

 

 

Solo 3.480 residentes resistentes (conocidos como “Kelpers” debido a los grandes lechos de algas que rodean las islas) viven en las Malvinas, pero tienen mucha compañía: más de un millón de pingüinos y alrededor de medio millón de ovejas.

 

 

Las aguas subantárticas de las islas también están repletas de calamares y peces, pero es muy difícil conseguir frutas y verduras frescas. Y cuando llega, casi todo por mar, no es barato: una piña, por ejemplo, puede costar hasta £ 15. Sin embargo, estas lejanas islas están comenzando a convertirse en una especie de laboratorio para la sostenibilidad alimentaria. Hoy 1 £ =  1,37 USD.

 

VIVIR Y COMER EN LAS ISLAS

 

 

Cuando vives en un lugar tan remoto y te has enfrentado a la incertidumbre política, la autosuficiencia alimentaria puede parecer particularmente importante, pero comer una dieta variada puede ser difícil en este paisaje difícil. A mediados de la década de 1980, la economía dependía en gran medida de la exportación de lana y todavía es común que un calabacín cueste más de la mitad de una pierna de cordero. Como resultado, los isleños históricamente no han comido nada mucho más exótico que el estofado de cordero.

 

 

Sin embargo, se han realizado esfuerzos recientes para cambiar eso, y a medida que los isleños cultivan cada vez más sus propios productos y defienden la autosuficiencia alimentaria, estas lejanas islas están comenzando a convertirse en una especie de laboratorio para la sostenibilidad alimentaria

 

 

Suzan Pole-Evans y su familia poseen y cultivan la isla Saunders, la cuarta más grande de las Islas Malvinas. Son los únicos residentes permanentes de la isla, pero en el verano, la población aumenta a medida que los turistas vienen a caminar por sus picos rocosos, escalar sus dunas de arena y buscar pingüinos y elefantes marinos.

“La gente dice, ‘¿Cómo puedes vivir en tal aislamiento?’. Yo digo que el mundo entero viene a mí en el verano”, dijo Pole-Evans.

 

 

 

 

 

El turismo es una empresa relativamente nueva para la familia Pole-Evans, y los ingresos sustentan su granja de ovejas. Ser dueño de su propia isla puede parecer idílico, pero si vive en un lugar tan remoto, debe poder alimentarse, y este es un paisaje difícil de cultivar.

“Después de estar en el Reino Unido en 2015 y ver los campos con pasto hasta las rodillas… aquí, las ovejas tienen suerte si tienen pasto hasta los tobillos”, dijo Pole-Evans. “Es demasiado caro conseguir fertilizante, pero tenemos muchas algas que se lavan en la playa. Tenemos un esparcidor de fertilizantes proveniente del Reino Unido, por lo que vamos a esparcir todos estos campos con algas marinas”.

Además de ovejas, la familia Pole-Evans posee cultivos y cría suficientes vacas para la leche y la carne para alimentarse, pero no venden nada de eso.

 

 

“Cultivamos nuestros propios huertos porque siempre nos gusta tener verduras frescas. Nunca puedo cultivar suficientes papas, pero crecemos lo suficiente para darnos un buen sabor”, dijo Pole-Evans. “Puedes comprar verduras congeladas, podrías no tener un jardín, pero cuesta bastante conseguirlos a un precio razonable. Lo que idealmente me gustaría hacer es intentar vender mucha carne de vaca, pero es muy difícil enviarla”.

 

NO SÓLO DE CARNE VIVE EL HOMBRE

 

 

Este ha sido un tema de alimentación en las Malvinas durante generaciones. Existe el desafío de exportar alimentos e importar lo que la gente necesita a un precio razonable. Una visita a un supermercado en Stanley, la capital de las Malvinas, muestra cuán deslumbrantes pueden ser estas altas tarifas: 225 gramos de echalotes cuesta £ 3.99; La mitad de una col blanca cuesta £ 6.18 y 896 gramos de calabacines cuestan £ 7.23.

 

 

No hay escasez de tierras de cultivo en las Malvinas. Aquí hay más de 80 granjas, con un tamaño promedio de alrededor de 25,000 acres (100 km2) . Pero el suelo es delgado y ácido, por lo que los kelpers históricamente han dependido tanto de las verduras importadas durante todo el año. La calidad del pastoreo también es bastante mala. Como comentó un agricultor: “En el Reino Unido, se habla de la cantidad de animales por acre, pero aquí, es acres por animal”. Los residentes de mucho tiempo, sin embargo, recuerdan los tiempos no tan lejanos en los que comprar verduras ni siquiera era posible y cuando la autosuficiencia significaba algo bastante básico.

 

 

“Teníamos tanta carne como pudieras querer y más, pero no tenías mucha más”, dijo el residente Val Ellis. “Tenías que arreglártelas y arreglarte. A veces podías comprar comida del ejército y solíamos hacer cosas con comida del ejército que nunca fueron destinadas al escuadrón.

 

 

“Comimos una gran cantidad de carne”, coincidió Sally Blake, una granjera de las Islas Malvinas de cuarta generación. “Un desayuno muy normal habría sido dos o tres chuletas de cordero con huevos y pan frito”.

Lorraine McGill tiene recuerdos claros de haber crecido en la agricultura en la década de 1950 en Carcass Island, a una hora de vuelo al noroeste de Stanley. “Nuestra dieta era de cordero los 365 días del año”, dijo.

 

 

Ella y su familia también hacían pasteles de pan; huevos de gallina, pingüino y ganso en conserva y en escabeche; y cultivamos “todo y cualquier cosa que pudiéramos cultivar: tubérculos como las papas y zanahorias”.

 

 

Por supuesto, no se puede cultivar todo. La mayoría de la fruta, por ejemplo, tiene que traerse de Sudamérica y no es barata. “Cuando dicen comen tus cinco frutas al día, no viven en las Malvinas”, bromeó Ellis, señalando unos plátanos que había comprado esa mañana por £ 11,34. igual a 15,47 dólares estadounidenses.

 

UNA REVOLUCIÓN ALIMENTARIA

 

 

Hoy en día, las parcelas de hortalizas familiares en Stanley están desapareciendo lentamente a medida que se dedica más tierra a la vivienda. La demanda de viviendas proviene no solo de las nuevas generaciones de lugareños, sino también de los trabajadores petroleros que vienen a explorar las aguas alrededor de las islas. Cultivar alimentos para alimentar a todas esas personas no es una tarea fácil, y cada vez más isleños recurren a los túneles de plástico para proteger sus cultivos de los vientos de las Malvinas.

 

 

Uno de ellos es Tim Miller, cuyos dos invernaderos hidropónicos con calefacción y 44 túneles de polietileno sin pesticidas en Stanley Growers fueron calificados como el “medio acre más productivo de las Malvinas y el sueño orgánico de los veganos” por los medios locales.

 

 

 

“Antes de esto, no había ningún tipo de cultivo comercial de hortalizas en las Malvinas porque la población era tan pequeña que no lo justificaba”, dijo Miller. “Pero es una de las cosas que se impulsó con el aumento de la población y, por supuesto, la llegada de una guarnición de defensa británica permanente. Eso también significaba que había un par de miles de bocas extra que alimentar”.

 

 

En una temporada típica, Stanley Growers produce alrededor de 20 toneladas de tomates, ocho toneladas de pepinos, ocho toneladas de pimientos y 75.000 plantas de lechuga. Además de poder abastecer a los supermercados locales sin las fuertes tarifas de importación, la compañía también suministra productos frescos a los cruceros, hoteles y restaurantes que pasan.

 

 

Curiosamente, Stanley Growers es también el principal importador de productos de las islas, con un promedio de 20-30 toneladas por mes de productos refrigerados de Londres, Santiago y Montevideo. Según Miller, debido a los altos costos de su operación de cultivo de invernadero a pequeña escala (su factura anual de electricidad y agua es de casi £ 50,000 al año), en realidad es más barato importar ciertos alimentos de Europa y América del Sur que cultivarlos.

 

EL CALAMAR AUSTRAL: UN RECURSO VITAL

 

 

A medida que más Kelpers construyen túneles de polietileno para ayudar a cultivar sus propios jardines y huertos, la carne y el pescado que las islas tienen en abundancia han seguido siendo mucho más baratos de comprar que en el Reino Unido: media pierna de cordero, por ejemplo, puede costar solo £ 7 ( 9,55 U$D) . Sin embargo, según Mike Summers, un ex miembro de la asamblea legislativa de las islas, el cordero, el pescado y el calamar que las Malvinas exportan a los ricos mercados europeos son fundamentales para la autosuficiencia de las Malvinas.

 

 

“La comida en sí misma no es un problema. Tenemos muchos más peces de los que nadie en las Malvinas podría imaginarse comer. Tenemos mucha carne, la gente cultiva sus propias verduras, más allá de eso, la mayoría de los demás alimentos son importados”, dijo. “La cuestión clave para nosotros es mantener comunicaciones adecuadas con el mundo exterior para que podamos intercambiar nuestros excedentes de alimentos y traer las cosas que no se producen aquí”. Si bien el cordero de las Malvinas es una vista bastante común en los supermercados británicos, Summer dice que la mayor exportación de alimentos de las islas es el calamar.

 

 

 

 

“Los barcos que se pueden ver en el puerto son de Taiwán o Corea. Atraparán entre nada y 100.000 toneladas de calamar. Es una cantidad enorme”, dijo. “Hay otra pesquería de calamar, que opera al este de las Malvinas, que es de calamar. Prácticamente todo se exporta a Europa, principalmente a través de España. De hecho, Malvinas provee algo así como el 60% de la oferta europea de ese tipo de calamares. Entonces, cuando estás sentado en la playa en el sur de Francia comiendo calamares, hay muchas posibilidades de que provenga de las Malvinas”.

 

 

Summer se apresura a señalar que la conservación y la sostenibilidad son “absolutamente cruciales” en la gestión de las operaciones de pesca comercial de las islas, que es responsable de más del 50% de su economía, así como de sus crecientes rendimientos agrícolas.

 

LA NUEVA REALIDAD GASTRONÓMICA

 

 

 

 

Hoy en día, la mayoría de los isleños están de acuerdo en que la calidad y variedad de los alimentos disponibles en las Malvinas ha avanzado mucho, y el menú de Malvina House , uno de los principales restaurantes de la isla, refleja estos cambios. Su menú reúne ingredientes locales de las Malvinas y productos básicos importados para ofrecer platos como la paleta de cordero local de “Oriente Medio” con garbanzos salteados, una hamburguesa de reno y chile de calamar salado.

 

 

“Tengo que ser honesto, cuando llegué por primera vez a las Malvinas, todos dijeron injustamente, “prepárense para el cordero y las papas” y soy consciente de que ese era el caso, pero ya se estaba desarrollando un nuevo modo de alimentación dijo, el reciente jefe de cocina del restaurante, Matt Clark, que ahora está de regreso en Londres. “La Brasserie de las Malvinas” (ahora cerrada circunstancialmente) estaba abierta y funcionando muy bien, tenía mucho estilo y había producido un libro”.

Cerca de allí, The Waterfront Kitchen Café. en Stanley, sirve muchos filetes de primera calidad de ganado Angus y Hereford y paté de ganso de las tierras altas, pero también ofrece Pad Thai casero, Pollo peri-peri al estilo sudafricano y rollitos de primavera de pato crujiente. Y a cinco minutos en auto el uno del otro, ahora hay dos lugares que sirven pizza al horno de piedra.

 

 

 

 

 

 

 

 

Según Clark, algunos granjeros han comenzado a criar pollos y cerdos a pequeña escala, pero en general, todo el tocino y las salchichas de las islas todavía tienen que provenir de 13.000 kilómetros de distancia en el Reino Unido.

“Estaba hablando con un granjero el otro día y me dijo: Bueno, nos encantaría tener más pollos, pero en realidad es más caro importar alimento para pollos del Reino Unido que comprar pollo de Chile”.

Quizás en el futuro, los kelpers desarrollarán formas innovadoras de criar aves en politúneles protegidos. Hasta entonces, espere pagar más en Malvina House cuando pida el pollo a la sartén, que los langostinos, las chuletas de cordero o el pescado fresco.

 

 

 

 

 

 

Emilio R. Moya

Fuentes: BBC.com, waterfronthotel.co.fk

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital