MARISCOS EN PRIMAVERA

RECETAS DE PRIMAVERA CON MARISCOS

Auténticas delicias sobre la mesa, los mariscos se han convertido en un bocado exquisito con el que poder elaborar recetas muy variadas. Arroces, ensaladas, platos principales, como acompañamiento o como auténticos protagonistas de nuestras recetas, los mariscos son, hoy por hoy, uno de los alimentos más versátiles de la cocina. Y son ideales para elaborar recetas de primavera frescas y originales.

 

 

Camarones, langostinos, cangrejo, almejas, mejillones, pulpo… la variedad y diversidad de mariscos existentes da lugar a numerosas alternativas entre los fogones. Eso sí, todos tienen un denominador común: el sabor a mar.

 

 

Un sólo bocado a una de estas recetas de primavera con marisco y nos trasladamos directamente al mar. Dependiendo de cómo los cocinemos tendrán un sabor más o menos intenso.

 

 

Lo mismo ocurre con sus propiedades nutricionales. Su contenido calórico variará en función de cómo se preparen. Lo que hay que tener claro es que los mariscos en sí tienen pocas calorías. Están formados, sobre todo, por agua, y su carne es muy rica en proteínas de alto valor biológico. Hay que tener en cuenta que esta proteína es más fibrosa que la de otros pescados, por lo que su digestión será más lenta.
También contiene una buena dosis de minerales como el fósforo, potasio, calcio, hierro, magnesio y yodo, y de vitaminas A, B y D.

 

Salpicón de marisco

 

INGREDIENTES

200 gr. de langostinos crudos
1 pata de pulpo cocida
100 gr. de mejillones crudos
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
8 palitos de kanikama
cebollitas pequeñas
aceitunas negras
sal gruesa
aceite y vinagre.

PREPARACIÓN

Para empezar a preparar esta receta de salpicón de marisco, cocemos los langostinos y los mejillones. Para ello, meteremos los langostinos en agua hirviendo con sal durante unos 4 minutos. Pasado ese tiempo, las sacaremos y las meteremos en agua fría con hielo, para cortar la cocción. En cuanto los mejillones, es importante que estén bien limpios antes de cocerlos. Tenemos que poner en una cazuela un chorro de agua, limón o vino blanco, dependiendo del gusto, y meter los mejillones. Tapamos la cazuela y los dejamos cocer unos minutos hasta que se abran.

Una vez hecho esto, pelamos los langostinos y separamos los mejillones de las conchas. Troceamos el pulpo y los palitos de kanikama y cortamos a cuadritos los pimientos.

Mezclamos todos estos ingredientes y añadimos las cebollitas y las aceitunas.

Aliñamos con sal gruesa, movemos, añadimos vinagre, movemos y regamos con aceite de oliva.

 

Paté de Mariscos

 

INGREDIENTES

12 langostinos  cocidos
2 latas de atún en aceite
3 huevos cocidos
8 palitos de kanikama                                                              mayonesa.

PREPARACIÓN

Ponemos en el vaso de la batidora los langostinos pelados, el atún escurrido, los huevos y los palitos de kanikama troceados y cuatro cucharadas de mayonesa. Lo batimos todo hasta obtener la textura deseada, añadiendo más mayonesa si es necesario.

 

Ensalada de Langostinos con Sofrito de ajo

 

INGREDIENTES

100 gr. de espinacas frescas
100 gr. de langostinos pelados cocidos
1 palta
tomates cherrys
lechugas variadas
2 dientes de ajo
aceite de oliva
vinagre
1 guindilla y sal.

PREPARACIÓN

Pelamos los dientes de ajos y los picamos. En una sartén con aceite de oliva los sofreímos, añadimos los langostinos y salamos un poco. Ponemos también la guindilla y sofreímos. Removemos y reservamos. Pelamos la palta y la partimos en rodajas. Las colocamos en el fondo de una ensaladera. Añadimos las hojas de espinacas lavadas y cortadas, las lechugas y los tomates cherrys lavados y cortados.
Vertemos entonces los langostinos sofritos con el aceite empleado. Salamos un poco y ya tenemos lista nuestra ensalada.

 

Mejillones al Curry

 

INGREDIENTES

1 kg. de mejillones
vino blanco seco
½ cebolla
1 tomate maduro
1 cucharada de curry
50 gr. de manteca
200 ml. de crema de leche
cebollino.

PREPARACIÓN

Lo primero que debes hacer es limpiar bien los mejillones, retirándole las “barbas” y las incrustaciones que éstos suelen presentar en sus conchas.
Una vez limpios, introduce los mejillones en una cazuela baja con un poco de vino blanco (bastará con que el agua cubra el fondo de la cazuela). Coloca la tapadera y cocina a fuego medio hasta que se abran todos los mejillones.
Cuando se hayan abierto los mejillones, retírales la valva superior y resérvalos. El caldo obtenido lo pasaremos por un filtro para así eliminar la arenilla y lo reservaremos.
En otra cazuela, sofríe la cebolla bien picada con la manteca. Una vez pochada, incorpora el tomate rallado y continúa sofriendo hasta que el tomate quede bien cocinado. Entonces, agrega el caldo, la crema y el curry. Cocina a fuego suave hasta que la salsa adquiera mayor consistencia.
Emplata los mejillones reservados y cúbrelos con la salsa resultante.
Decoramos con cebollino picado.

Que vino elegir

Con los mariscos son algunos de los momentos en los que el descorche de un rosado o un blanco, tranquilo o espumoso, es la mejor opción.  La posibilidad de maridar o ensamblar sabores y texturas, pueden llegar a provocar combinaciones fantásticas al mezclarse con vinos o espumantes. Frescos, ligeros, con la acidez justa.

Un vino blanco viene de las uvas verdes o “blancas”, un vino rosado se obtendría dejando macerar por poco tiempo el mosto con la piel de la uva y un vino tinto se obtendría dejando macerar el mosto con la piel de la uva hasta alcanzar el color deseado por el enólogo. Hoy están produciendo excelentes vinos rosados  casi todas las bodegas del país.

Se busca el color piel de cebolla que le llaman y nuestros terruños están brindando buenos varietales y los enólogos blending  de excelente nivel. Vemos desde el piel de cebolla al frambuesa.

Tenemos desarrollados desde Salta bien en el norte del país, vinos bien de altura. Desde la costa del mar, y obviamente pasando por Mendoza (una de las ocho capitales del mundo del vino), unos deliciosos vinos blancos.  A medida que van envejeciendo los blancos, se van poniendo más oscuros. De acuerdo a su nivel de evolución, la gama de colores de los vinos blancos va desde el pajizo verdoso hasta el dorado o ámbar.

Como siempre recalco “el mejor vino para acompañar cualquiera de estos platos es el que más nos agrade”. Ya sea por contraste o complemento. Solo es cuestión de experimentar.

 

 

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: ABC de Sevilla, Cadena SER, El Rey del Pulpo, Taste.com.au
Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Editorial Diario La Capital

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Un suplemento del Diario La Capital