PINTÓ PARA UN PICNIC

COMER AL AIRE LIBRE

 

Un picnic es una comida al aire libre, una comida informal, una comida campestre… hay distintas formas de definirlo. El término picnic no se encuentra recogido en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, pero todos lo reconocemos. ¿Cuál es su origen?, ¿que significa picnic?

Irse de picnic permite mantener la distancia de seguridad respecto a otros grupos, facilita la comunicación y la interacción entre los integrantes, propicia el contacto con la naturaleza, mejora el estado de ánimo y rebaja el estrés. Además, se puede combinar con actividades al aire libre que facilitan la digestión y ofrece un espacio abierto que los niños pueden aprovechar para correr y jugar.

 

 

Todos sabemos que si nos proponen realizar o acudir a un picnic, vamos a poder disfrutar de una comida al aire libre o de lo que se denomina también un día en el campo en el que por supuesto, no faltan los manjares. No obstante, el término picnic no está contemplado en nuestro diccionario, aunque lo utilizamos habitualmente, podríamos decir que en nuestra lengua lo correcto sería definirlo como comida campestre o comida al aire libre, un picnic es una comida informal que puede realizarse en distintos espacios.

 

Para definir qué es un picnic y algunas de sus características con más detalle, vamos a conocer primero el origen de la palabra, su etimología. El término picnic procede del francés pique-nique (pique-niquer se traduce como ir de picnic), palabra compuesta por dos términos que se relacionan con picar o picotear (algo de comida) de poco valor. Según se recoge en los Orígenes de la Lengua Francesa, la primera referencia escrita data de 1692. Y su evolución es muy simple, Picnic es la adaptación inglesa de pique-nique.

La filosofía de un picnic es la de compartir, se trata de una reunión de personas para disfrutar de una comida al aire libre en la que cada uno aporta su parte. Generalmente se trata de comidas que no son calientes, elaboraciones que se conservan bien varias horas después y que se degustan frías, ensaladas, sándwiches o bocadillos, tortillas, canapés, fiambres, carnes asadas que se comen frías, o cualquier cosa que se nos antoje.

 

Las comidas al aire libre no se ciñen a los espacios en el campo, parques, zonas en las que hay un lago, un río o también la playa es un lugar elegido para organizar picnics, principalmente en verano o primavera.

CONSEJOS PARA DISFRUTAR DE UN BUEN PICNIC

Dependiendo del lugar donde vayamos debemos tener en cuenta una serie de puntos que nos faciliten la tarea:

Si estamos en un parque debemos colocarnos cerca de una fuente de agua potable donde poder refrescarnos, si estamos en el campo o la montaña procurar hacerlo cerca de algún río, para poder refrescarnos de vez en cuando.

Buscar una buena sombra donde comer, debajo de un árbol, debajo de una sombrilla…

Llevar ropa y calzado cómodo.

La bebida es un punto muy importante a tener en cuenta ya que el calor del verano nos hará perder mucho líquido que deberemos reponer si no queremos deshidratarnos.

La comida ideal para llevar a un picnic debe ser sencilla y fácil de transportar.

 

 

ALIMENTOS RECOMENDABLES PARA UN PICNIC DE VERANO

Una buena tortilla de papas, es el alimento estrella ya que siempre sabe más rica cuando se come al aire libre.

Milanesas de pollo o ternera, embutidos como el chorizo, salchichón, lomo, jamón crudo o cocido tampoco deberían faltar.

Sándwiches variados a nuestro gusto, jamón y queso, vegetales… o empanadas de carne, atún, pollo o verdura… la que más te guste, son fáciles de transportar y de comer.

Croquetas, tartas y ensalada rusa y por lo menos 2 o 3 quesos diferentes para disfrutar de variedad de sabores.

Tampoco debe faltar un buen surtido de pan artesanal para acompañar los alimentos.

Un par de ensaladas  frescas con los ingredientes que más nos gusten, lechuga, tomate, atún, cebolla, pimiento rojo y verde, queso, palta, huevo duro,  aceitunas, pepinillos, tomatitos cherry…

 

Un menú saludable

1. Wraps, rolls o como les quieras llamar

 

 

 

En lugar de los habituales bocadillos, sandwiches o emparedados, podemos recurrir a esta opción. Además de salirnos de lo habitual, las tortillas de trigo aguantan bien los rellenos y no se empapan y deshacen con la misma facilidad que el pan. En este caso, sí que recomendamos que compren las tortillas ya hechas. En lugar de presentarlos enteros, como en la foto, los podéis cortar a ruedas, de manera que se coman casi de un bocado.

 

 

 

De relleno pueden usar casi cualquier cosa: fiambres con queso o cremas de queso, jamón serrano con una ensalada muy picada de tomate, salmón ahumado, ensalada rusa , algún paté fresco, etc.

 

 

 

2. Dips de pollo

 

 

Unos palitos o “fingers” de pollo hechos al horno son una opción muy válida. Al no freirlos, son más sanos y aguantan mucho mejor, podemos hacer muchos a la vez y se van asando mientras preparamos otras cosas. ¡Y se pueden/deben comer con la mano!.

El día anterior

Corta una pechuga en tiras algo gruesas (evita usar un filete ya que te quedarán demasiado finas y se secarán más), y úntalas bien con unas especias barbacoa o con tu mezcla de especias o adobo favorito, y guárdalas tapadas en la heladera.

El mismo día

Enciende el horno, y mientras se calienta, pasa el pollo por tu rebozado favorito (pan rallado con algunas hierbas, frutos secos, etc.) y ponlo en una fuente de horno y a hornear. En diez minutos deberían estar listo. Déjalos enfriar, mientras haces otras cosas, antes de guardarlos, para que no suden.

3. Tu ensalada favorita

 

 

Fresca, sencilla de preparar y siempre apetecible. Mezclamos los ingredientes elegidos, aliñamos en el momento, y listo.

Por ejemplo, podemos preparar una ensalada rápida con una mezcla de lechugas, unos tomates cherry cortados, unos trocitos de queso cremoso y unos frutos secos.

A la hora de servirlo, podemos usar un vaso, en lugar de en un plato y, tras añadirle una cucharada o chorrito de aderezo, agitarlo usando otro vaso (aunque con algo menos de energía) como si de un cóctel se tratase.

 

 

Sobre posibles aderezos, cada ensalada es un mundo, pero con estos calores, algún aderezo con un toque de cítricos o con unas especias pueden ser un acierto:

Aceite de oliva virgen, ralladura de limón o naranja, un vinagre de módena y un pellizco de sal y listo.
Aceite de oliva, pimienta roja, orégano y un toque de sal.
Yogur batido con aceite de oliva, sal y especias.

4. Salsas y cremas

Si, como hemos dicho, vamos a usar los dedos, necesitaremos por supuesto unas salsas o cremas en las que mojar los dips de pollo, los rolls o lo que queramos:

 

Guacamole: fresco, sencillo de preparar y rendidor. Y lo puedes preparar el día anterior.

 

 

Humus: no necesita frío, acompaña muy bien a otros platos, y también lo puedes preparar el día anterior.

 

Paté de cangrejo: usando como base un queso cremoso, unos palitos de kani kama y una cucharada de mayonesa o salsa golf, y tendremos un paté ligero pero muy sabroso.

5. Fruta, siempre fruta

 

Fresca y de temporada, siempre resulta apetecible. Para hacerla más atractiva, podemos preparar unas brochetas de frutas variadas, que acompañaremos con una salsa ligera de yogur.

 

 

Y una recomendación especialmente para verano, que al menos la mitad de los líquidos que ingieran sean agua, para evitar abusar así de bebidas azucaradas o con alcohol que realmente solo apagan la sed por un momento pero a la larga deshidratan.

6. Panes, grisines y galletas integrales.

 

 

Para evitar el consumo de harinas refinadas una variedad de panes integrales te permitirán acompañar de manera saludables los alimentos .

 

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: República de las Ideas Diario on-line, Grupo Palacios España, ABC.es, 1001 especias – Spices & Herbs-, La Vieja Fábrica, Derby Telegraph U.K., Foodie Crush,
Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Un suplemento del Diario La Capital