LA COCINA DE CHILE

UN MUESTRARIO DE SABORES

 

El 15 de abril se celebra cada año, el Día de la Cocina Chilena, ¿qué conoces sobre la gastronomía de este país? ¿Por qué se celebra ese día? Y ¿Desde cuándo se hace?

Con una gran variedad de cocinas debido a los diversos climas y geografías, la comida chilena explora una gran cantidad de sabores. Con cocina campesina, gastronomía marina, que cambia de norte a sur, al igual que los pescados y mariscos disponibles en cada lugar.

La comida nortina con influencia del pueblo Aymará, la cocina chilota con platos reconocidos como el curanto o la cazuela de cordero con leche. La cocina mapuche que mezcla una gran variedad de productos de la tierra para generar platos como el chasis y el mudai. En el día de la cocina chilena se celebra todo tipo de cocina nacional sin importar si es patagónica o de origen callejero; una cocina única gracias a sus grandes productos de mar y tierra.

Fue en el año 2009 cuando el primer gobierno de Michelle Bachelet institucionalizó la fiesta el 15 de abril. Se trataba entonces de llamar la atención de los chilenos sobre su propia cocina, motivándoles a la recuperación del orgullo por sus raíces y una parte importante de su legado cultural, concretado en torno a los saberes y sabores del recetario popular.

 

LAS INFLUENCIAS DE LA GASTRONOMÍA CHILENA

 

INFLUENCIAS GEOGRÁFICAS

 

 

Debido a la gran extensión que caracteriza a Chile, a lo largo de su territorio sus condiciones geográficas resultan muy heterogéneas. Las grandes áreas desérticas que conforman gran parte del norte de nuestro país, comienzan a cambiar a medida que se avanza hacia el sur, hasta que el paisaje se convierte en extensas zonas verdes. Además, el país cuenta, por un lado, con una zona costera en toda su longitud, mientras que por el otro lo acompaña la cordillera de Los Andes, lo que hace posible encontrar una flora y fauna muy rica a lo largo de todo el territorio chileno. Todo esto, ha entregado a Chile una tradición gastronómica muy variada, en la que se pueden encontrar diferentes productos provenientes del mar, del valle y de las montañas.

 

INFLUENCIAS CULTURALES

 

POBLADORES AYMARÁ

 

Una de las grandes influencias que existen dentro de la historia de la cocina criolla es la que han dejado los pueblos precolombinos que han habitado esta zona del continente americano. Los pueblos aborígenes de Chile para alimentarse utilizaron ingredientes como los porotos, la puya, el zapallo, los frutos del algarrobo  y el chañar, el cochayuyo, la quínoa, aceite de lobo, algas deshidratadas, maíz, ají, carne de llama, miel de palma chilena, etc. etc. Esto permitió que se desarrollaran platos típicos como las humitas, el mote de maíz, la patasca, la calapurca, la carbonada, el pastel de choclo y muchos más.

 

CACIQUE MAPUCHE LLONCON (1890)

 

Todos estos platos se han transmitido de generación en generación hasta llegar a nuestros días, otorgándole características únicas a su cultura culinaria. De esta manera, cuando te encuentres saboreando una sabrosa calapurca, tendrás que agradecérselo a la influencia del pueblo aymara, una exquisita pachamanka se la deberás a los quechuas, o los típicos porotos con napor al pueblo mapuche.

 

INFLUENCIAS DE LOS ESPAÑOLES

 

La invasión española a la zona que hoy comprende el territorio chileno no solo significó un fuerte impacto en las formas en que se relacionaban y se desenvolvían los pueblos aborígenes que vivían en esta angosta faja de tierra. También significó un cambio cultural importante, en el que la gastronomía no estuvo exenta. Con la llegada de los colonizadores españoles, también arribaron a este territorio nuevas técnicas culinarias, junto a ingredientes y animales que no solían ver por esas tierras, los que se fueron mezclando con la tradición gastronómica de los pueblos originarios, dando como resultado lo que hoy conocemos como los platos típicos criollos.

Entre los nuevos productos alimenticios que trajeron los españoles, se encuentran animales como el cerdo, los pollos, las vacas y las ovejas, junto a diversas especias.

El resultado de esto, fue el desarrollo de platos como el chancho a la chilena, la batea de mariscos, el charquicán o el chupe de guatitas, por ejemplo.

 

OTRAS INFLUENCIAS DE LA GASTRONOMÍA CHILENA

 

UN APORTE FRANCÉS

 

Pero la cultura culinaria criolla no solo se encuentra influenciada por los pueblos originarios que han habitado esta zona de América y los españoles que llegaron a colonizar estas tierras.

Entre otras influencias que ha recibido la cultura culinaria criolla, se encuentran la de países como:

Alemania: principalmente sus tortas y sus diferentes salsas de frutas con el fin de acompañar carnes.

Italia: los migrantes italianos que llegaron a Chile aportaron su tradición de las pastas.

Francia: postres, chupes y guisos. Preparaciones en base a pescado y tortillas.

 

PLATOS TÍPICOS CHILENOS

 

CAZUELA

 

La cazuela es una sopa preparada con carne de vaca, pollo o cordero, que se  acompaña con verduras como papas, calabaza y mazorca de maíz. Es un típico cocido invernal para entrar en calor durante el frío.

 

CALDILLO DE CONGRIO

 

Pable Neruda le compuso un poema al siguiente platillo de nuestra lista: el caldillo de congrio. Los ingredientes de esta sopa son verduras y pescado o cangrejo, pero el poeta le añadió camarones y crema. Aunque el platillo que se puede acompañar con vino blanco ganó mucha fama en isla Negra, donde vivía Neruda, se come igualmente en toda la zona costera central chilena y del sur hasta Talcahuano.

 

CURANTO

 

Más que una receta, el curanto es un método tradicional de cocinar alimentos sobre brasas en un hoyo en el suelo. Sus ingredientes son mariscos como camarones, cangrejo, calamar, almejas, carne de ternera, papas, chorizos, pollo y algas.

 

En la isla de Chiloé, al sur de Chile, preparan un auténtico platillo para las celebraciones veraniegas. La versión preparada en restaurantes (cocinada en cocina) se conoce como pulmay y aunque es muy sabrosa, no tiene el toque que le dan las piedras calientes.

 

CHANCHO EN PIEDRA

 

Preparación de tomate triturado, ajo, cebolla y sal. A pesar de su nombre, no lleva chancho, ya que se trata de una deformación de la palabra “chanco”. Esta entrada ligera, típica de la Región del Maule, se acompaña con pan, sopaipillas y, en ocasiones, con queso fresco.

 

EMPANADA DE PINO

 

Empanadas hay en casi toda hispanoamérica, pero «empanada de pino» hay una sola. Esta empanada se puede encontrar a lo largo de todo el país y es la comida chilena más emblemática de todas. Sus ingredientes son bien conocidos por todos sus habitantes: Una masa gruesa hecha con manteca, que guarda en su interior un cocimiento de carne troceada y cebolla, aliñado con comino, merkén y ají de color; acompañado de medio huevo cocido, una aceituna entera y un par de pasas. Chile en un plato.

 

PASTEL DE JAIBA

 

 

Preparado a base de la carne de las patas de las jaibas pescadas en las costas de Chile, este plato es el emblema de muchos restaurantes del litoral, que compiten para tener el mejor pastel de la zona. Además de jaiba, el preparado lleva pan, leche, ajo, cebolla y queso. Esta delicia traerá todo el sabor del mar a tu boca.

 

PASTEL DE CHOCLO

 

El maíz está presente en las comidas típicas chilenas con este sabroso pastel de choclo, una receta de temporada con más de 200 años de antigüedad que se consume durante el verano. Lo ideal es prepararlo con los primeros choclos cosechados en verano, aunque también se puede hacer con masa o choclos congelados.

Se hace una masa y se coloca sobre ella una base de carne (ternera o pollo) guisada. Encima se añade un poco de azúcar para que tome un bonito color dorado mientras se hornea.

 

MACHAS A LA PARMESANA

 

La primera vez que los extranjeros ven la mezcla de marisco y queso, como mínimo, se extrañan. Después de probar este plato, desaparece su cara de escepticismo. Esta preparación tan simple, de machas con queso parmesano y un chorrito de crema, acompañada de un buen vino blanco fresquito y con vistas al mar, sabe a auténtica gloria. Un plato imperdible para quienes visitan Chile.

 

SOPAIPILLAS

 

Preparación muy popular y extendida de norte a sur. Es muy usual comerlas cuando llueve, y estas masas fritas se componen de harina de trigo, manteca, y zapallo cocido.

 

En el sur de Chile, las sopaipillas son un poco diferentes, ya que no llevan zapallo y se asemejan más a un pan frito. Puede que este plato sea el más fácil de encontrar (junto con las empanadas), ya que abundan los puestos callejeros que las ofrecen.

 

LOCOS

 

El loco es un duro y blanco molusco típico de las aguas chilenas que constituye una de las comidas típicas del país. Se cocina en agua después de haber sido “apaleado” en la ceniza  y se sirve con una ensalada de lechugas y papas mayo. Su sabor es muy suave y delicado, una  caricia al paladar.

 

CHORRILLANA

 

Comida preparada y consumida en Chile con una gran carga de calorías. Tiene como base abundantes papas fritas a las que se le colocan cebollas fritas, longaniza, trozos de carne y huevos fritos. Este “explosivo” platillo que se puede preparar con salmón, pollo o cualquier otro tipo de carne, se comparte en reuniones familiares acompañado de una fría cerveza lager. Algunos dicen que la chorrillana es originaria de Valparaíso, pero otras personas sugieren que proviene del pueblo de Chorrillos.

 

 

Emilio R. Moya

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

2 Comentarios

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital