IL GUSTO DELLE BRUSCHETTE

EL SABOR DE LAS BRUSCHETTAS

 

 

La bruschetta, emblema del aperitivo italiano en el mundo, tiene una historia ligada a las clases sociales más pobres y su necesidad de no tirar el pan duro, sino utilizarlo para preparar una comida frugal, sirviéndola asada al fuego aromatizada con ajo, aceite y sal. El nombre hace referencia al pan “abbruscato”, que se tuesta, e indica la forma en que se preparó el pan. De origen humilde, probablemente campesino, la bruschetta es un plato muy popular desde el siglo XV. En diversas cocinas regionales, como la de Apulia o la napolitana, la bruschetta encuentra su máxima expresión con la adición de tomates frescos, cuyo cultivo y consumo en los territorios de algunas regiones italianas se inició en 1600. Producto de la tierra, el tomate fue degustado por los agricultores sobre el pan tostado.

 

 

Bruschetta al pomodoro es así, la versión más famosa de bruschetta, pero hay muchas variaciones y regiones italianas que afirman ser el origen de la bruschetta. Está Campania, con su pan tostado, que presenta una versión clásica de la bruschetta con tomate; en Toscana, en cambio, se prepara fett’unta , que es pan untado con la grasa de la carne y sazonado con ajo, aceite, sal y pimienta. En Piamonte se come el soma d’aj , dos rebanadas de pan sazonadas con ajo, aceite, sal y rellenas de tomates frescos. En Puglia está la bruschetta con tomate cortado en cubos y sazonado con aceite, mientras que en Calabria está la fedda ruscia preparada con tomates, orégano, aceite, sal y pimienta y en Sicilia, junto con el tomate, las sardinas y una adición de salvaje hinojo.

 

 

Hoy la bruschetta se ha vuelto universal y se ha extendido a todo el planeta. Sus variaciones son infinitas y no siempre, felices. Especialmente en eventos sociales, caterings, bodas o restaurantes y cantinas de medio pelo, donde constituyen una verdadera ofensa a la cultura culinaria de la península italiana. Pero como aperitivo o acompañamiento de una copa, son insuperables. Por eso hoy, hablemos de bruschettas.

 

LAS ORIGINALES

 

LA BRUSCHETTA CON AJO Y ACEITE

 

 

INGREDIENTES:

 

Pan casero (el pan duro con una miga compacta está bien)

Ajo

Aceite de oliva extra virgen

Sal

 

PREPARACIÓN:

 

Primero hay que cortar el pan en rodajas bastante gruesas, de unos 1,5 cm, y tostarlas en una parrilla o en una tostadora. La versión original de la bruschetta consiste en tostar el pan sobre un fuego de leña, por lo que es perfecto para hacer en la chimenea o en la parrilla.

Después de obtener un tostado uniforme por ambos lados, pelar el ajo y frotarlo por un lado de la rebanada de pan. Sea generoso, pero no se exceda, para no obtener un sabor a ajo demasiado “picante”.

Sazone cada rebanada con una pizca de sal y espolvoree con un poco de aceite de oliva virgen extra virgen de calidad. Por último, agregue con el molinillo una pizca de pimienta negra.

 

BRUSCHETTA AL POMODORO

 

 

Para preparar la bruschetta de tomate necesitarás unos tomates maduros pero firmes. Lave y limpie los tomates, luego córtelos en cubos medianos. Con ayuda de una tabla de cortar y una media luna, prepararlos con un diente de ajo pelado (cuidando de quitar el “alma” verde) y unas hojas de albahaca. Agrega los tomates, el ajo picado y la albahaca en un bowl pequeño, agrega una pizca de sal, aceite de oliva extra virgen y mezcla. Déjalo macerar durante 15 minutos, colocándolo en la heladera. Si lo prefieres, también puedes prepararlo unas horas antes.

Tostar las rebanadas de pan casero y distribuir los tomates sazonados. Puedes decorarlo con una hoja de albahaca, para hacerlo aún más apetecible.

 

LAS GOURMETS ITALIANAS

 

BRUSCHETTA DE GORGONZOLLA, NUECES  Y MERMELADA DE UVAS

 

 

INGREDIENTES;

 

8 rebanadas de pan casero

250 g de gorgonzola

1 tarro de mermelada de uva

6 nueces

Menta fresca al gusto

 

PREPARACIÓN:

 

Tostar las rebanadas de pan en una tostadora o en una plancha de hierro fundido y condimentarlas aún calientes con una generosa dosis de gorgonzola y una buena cucharada de mermelada de uva.

 

 

Complete la bruschetta con la adición de hojas de menta y nueces tostadas.

Es más sabroso si la comes tibia.

 

BRUSCHETTA CON HIGOS Y JAMÓN CRUDO

 

 

Para prepararlos, se necesita pan, 200 g de higos, 100 g de jamón crudo, 200 g de rúcula, 3 g de cebollino, 20 g de miel, pimienta y sal.

Corta el pan en rodajas y caliéntalas en el horno hasta que estén doradas en el punto correcto. Mientras tanto, picar el cebollino y verterlo en un bowl junto con la rúcula. Revuelva y agregue sal y pimienta al gusto. Ahora corta los higos en trozos pequeños y úntalos con miel. Luego caliéntelos en una parrilla durante unos segundos. Ahora esparce la mezcla de rúcula y cebollino en cada rebanada de pan tostado. Luego decorar con las fetas de jamón crudo y las de higo y servir.

 

BRUSCHETTA CON TOMATES SECOS Y QUESO PECORINO

 

 

Se necesitan tomates secos, queso pecorino, ajo, pan, aceite de oliva extra virgen y sal. Para empezar, remoja los tomates secos durante unos minutos y luego córtalos en rodajas pequeñas. También corte el pecorino y el pan. Tuesta las rebanadas de pan en el horno y una vez listo, frótalas con cuidado con el diente de ajo. Ahora coloque los tomates secos y las rodajas de pecorino sobre cada rebanada de pan y cocine unos minutos más en el horno. Sirva aún caliente.

 

 

SINFONÍA DE BRUSCHETTAS Y MÚSICA: PARA VER Y ESCUCHAR

 

 

 

MIS BRUSCHETTAS PREFERIDAS

 

A lo largo de mi vida he preparado muchas bruschettas para otros y muy pocas para mí. Y es que en general mi gusto no coincidía con el de las personas que convivieron conmigo, con el de mis amigos y con el de mi familia. Así que estas tres bruschettas son muy personales. Casi íntimas. Tal vez a Usted, Amable Lector, alguna le resulte apetitosa.

 

BRUSCHETTA DE TARTAR DE SALMÓN Y PESTO

 

 

INGREDIENTES:

Pan

250 g de salmón fresco, despinado y sin piel

50 g de cebolla de verdeo

50 g de cebollino

Medio limón (solo jugo)

Sal

Pimienta

Rábano

 

INGREDIENTES DEL PESTO:

160 g de albahaca fresca

80 g de parmesano rallado

1 diente de ajo

120 g de aceite de oliva extra virgen

70 g de piñones

Sal al gusto

 

PROCEDIMIENTO DEL PESTO:

Lavar y secar las hojas de albahaca. Picar junto con los piñones, el aceite, el ajo machacado, el parmesano y la sal. Deténgase cada 10 segundos para no sobrecalentar la albahaca, luego comience de nuevo. La consistencia varía según el tiempo de licuado, cuanto más alto sea, más cremoso será el pesto. El pesto se puede guardar en la heladera en un frasco de vidrio.

PROCEDIMIENTO DE LA BRUSCHETTA:

Picar el salmón, el cebollino y la cebolla de verdeo. Poner todo en un bowl para mezclar con una cuchara. Condimentar con jugo de limón y un chorrito de aceite, sal y pimienta. Dejar reposar media hora en lugar fresco. Tostar las tostadas, esparcir una cucharada de pesto encima y añadir el tartar. Decorar con una ramita de cebollino y una fina rodaja de rábano.

 

BRUSCHETTA AL SAPORE DI MARE

 

 

Es una receta muy sencilla y a la vez de sabores sumamente definidos pero diferentes. El pan se tuesta en plancha de hierro, previamente untada con aceite de oliva. Y luego se reserva en un lugar tibio de la cocina. En una sartén se confita una cebolla hasta que prácticamente se transforme en una gelatina, a fuego muy suave. Se pica finamente cebollino y se reserva. Se calienta en una cazuela de barro aceite de oliva extra virgen. Se lavan y se secan unas colas de langostinos peladas. Se pican toscamente dos ajos y un pimiento seco chile de árbol o de la mala palabra, como lo llamamos en nuestro país. O la clásica guindilla de los españoles. Una vez que el aceite de la cazuela este a una temperatura elevada, apagamos el fuego y con cuidado agregamos en la cazuela, las colas de langostino, los ajos y el chile y tapamos por cinco minutos.

 

EL MONTAJE

Se toma cada tostada, se unta primero con la cebolla caramelizada. Se agregan los  langostinos, el cebollino picado, y unas gotas del fondo del aceite de la cocción del ajillo con el chile

 

BRUSCHETTA CON SALMÓN AHUMADO, ALCAUCILES Y QUESO FILADELFIA

 

 

Cero dificultad a excepción de filetear corazones de alcaucil. Estas bruschettas se hacen en cinco minutos teniendo los elementos en la heladera: un pote de queso filadelfia, un paquete de salmón ahumado en fetas y un frasco de corazones de alcauciles al natural. El resto es hacer las tostadas en la plancha, el horno o la parrilla, previamente rociadas con aceite de oliva. Untar el queso, moler un poquito de pimienta negra, agregar una feta de salmón ahumado y unas láminas de corazón de alcaucil fileteado.

 

 

Emilio R. Moya

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital

@nodonorteok
NODO norte
Tienda Objetos Deco Deli Catas Eventos