TACOS, BURRITOS, FAJITAS & QUESADILLAS

TACOS, BURRITOS, FAJITAS & QUESADILLAS

Muchos de los platos típicos de la cocina mexicana se conocen popularmente como ‘antojitos mexicanos’. Aquí se engloban los tacos, las fajitas, los burritos y las quesadillas, entre muchos otros. Y todos ellos se comen con las manos. Veamos en que se parecen y en que se diferencian, cómo prepararlos y como disfrutarlos. Y qué cosas no debemos hacer, precisamente, cuando hacemos antojitos mexicanos.

 

Los Tacos

¿Qué son los tacos mexicanos?
Los tacos son un tipo de comida mexicana la cual se elabora a partir de tortillas de maíz las cuales se rellenan de carne (puede ser de pollo, res, cerdo, pescado, etc.) acompañada en algunos casos de verduras y salsas.

 

¿Cuáles son los rellenos para tacos más comunes?
La receta de tacos mexicanos más común es la mezcla de carne de res con verduras como tomate, cebolla, pimiento, chiles, entre otros.
También es habitual el relleno de tacos de pollo hecho con tiras de pechuga guisada con verduras varias, tacos con carne molida, carne de cerdo, etc.

 

Sin embargo, a pesar de que estos sean los ingredientes más comunes, si visitas México te darás cuenta de que existen diferentes tipos de tacos mexicanos dependiendo de la región en la que estés. Los lugareños suelen utilizar los ingredientes típicos del lugar y por eso, la variedad de tacos es enorme.

Diferencia entre tacos y burritos
Tacos y burritos mexicanos no es lo mismo, y aunque el relleno pueda ser muy parecido, la presentación y la tortilla que lo envuelve es diferente. Mientras que para los tacos se utiliza habitualmente una tortilla de maíz, para el burrito se utiliza la tortilla de harina de trigo.

Además, es habitual que los burritos se doblen por completo, incluso los extremos; mientas que los tacos dejan los extremos abiertos.

 

Tipos de taco mexicanos
En México existe una gran variedad de tacos así que atento ya que te vamos a contar algunas cosas sobre su gran variedad de salsas y otros ingredientes que puedes poner para que queden realmente deliciosos.

Descubrirás cómo los rellenos para tacos pueden ser muy variados y tan complejos y completos como tu quieras.

Tacos al pastor

 

El taco al pastor es uno de los tipos de tacos mexicanos más conocidos. Siendo una comida simple, es una de las mejores recetas de cocina mexicana. A pesar de existir diferentes variedades de esta comida mexicana, los tacos al pastor nacidos en la ciudad de Puebla son un clásico. La preparación de tacos al pastor es fácil y rápida, por lo que, si no sabes cómo hacer tacos al pastor, te contamos a continuación cómo hacerlos para prepararte en casa este perfecto acompañante.

¿Cómo se preparan los tacos al pastor?

La receta de tacos al pastor se compone de carne de cerdo marinada en achiote, especias y chile (por si os suena raro el nombre de “achiote” es un tipo de especie que le da el color rojo). Este tipo de taco mexicano se come con tortilla de maíz y se suelen pedir con piña, cebolla, cilantro y un poco de salsa para tacos.

Tacos placeros
Los tacos placeros hacen alusión a los tipos de tacos mexicanos que puedes encontrar en plazas, mercado y puestos ambulantes callejeros. Son muy variados y aunque corrientes, son en extremo deliciosos.

Tacos de carne

 

Los tacos mexicanos de carne es otro de los tipos de tacos mexicanos más populares a lo largo y ancho del país. La carne para tacos suele ser un bistec cortado en trozos, aunque también se puede utilizar carne picada o se pueden hacer tacos de carne molida con queso fundido. El límite es la imaginación.  La receta de tacos de carnes es sencilla. Este tipo de taco mexicano se puede comer con tortilla de maíz o con tortilla de harina, es de carne de ternera con algunas especies como perejil y pimienta, puedes pedirlo también con queso fundido y agregarle la salsa que más te guste.

Tacos de pollo

 

Otro de los tipos de tacos mexicanos más amplios es el conocido taco de pollo. El pollo para tacos se prepara con pechuga cocinada a la plancha con un poco de aceite de girasol y especias, también puedes pedir tus tacos de pollo y queso. Este tipo de taco mexicano se puede comer con tortilla de maíz o con tortilla de harina. En la zona de Guerrero se preparan los llamados Tacos Ahogados, que son tacos de pollo y verduras. Los ingredientes son tomate, pollo, aguacate, cebollas rojas y por supuesto, salsa.

Tacos de carne asada
Los tacos con carne asada son sin duda uno de nuestros tipos de tacos mexicanos favoritos.

¿Cómo hacer tacos de carne asada? 
El relleno de tacos de carne asada se hace con carne de cerdo preparada al carbón con un poco de chile de manzano. Este tipo de taco mexicano se puede comer con tortilla de maíz o con tortilla de harina.

Taco acorazado

 

La carne para tacos acorazados puede ser bife, milanesa o de cecina, que es carne de res (ternera) y es salada. El relleno es principalmente arroz con algún tipo de guiso y se sirve en doble tortilla.

Gringa al pastor
La “gringa al pastor” es uno de los tipos de tacos mexicanos clásicos de la cocina mexicana. El relleno del taco se prepara con carne al pastor, queso fundido y piña, y se envuelve en tiernas tortillas de harina.

 

Los alambres
¿Qué llevan los tacos “alambres”? Los alambres son tacos rellenos con la carne que prefieras mezclada con pimiento verde, rojo, cebolla, tocino, salsa inglesa, jamón y queso fundido. Lo puedes comer con tortilla de maíz o de harina.

Salsas mexicanas para tacos
Ahora que eres un experto en tipos de tacos mexicanos ya sabes cómo pedir un buen taco. Sin embargo, las salsas para acompañar tacos son variadas y si no sabes cuál elegir, te puedes llevar una gran sorpresa.

Siempre que llegues a una Taquería, podrás notar que siempre tienen en la mesa limones, cebolla con chiles y tres o cuatro diferentes tipos de salsas para tacos.

 

Para que no te vayas a llevar una sorpresa y termines “enchilado” (expresión que se utiliza en México para cuando tomas mucho picante) te recomendamos que las huelas y que le preguntes siempre al “mesero” (camarero). Tampoco le hagas caso al 100%, para ellos siempre pican poco. ¡Si te dicen que es chile habanero, seguro que va a picar mucho!
Las salsas que más se acostumbran son la salsa roja y la salsa verde para tacos, su consistencia es aguada y son de tomate rojo o verde con un poco de chile.

Los Burritos

 

Un diccionario de mexicanismos publicado en 1895 por Félix Ramos y Duarte es una de las más antiguas referencias bibliográfica en las que se habla del burrito. “Tortilla arrollada, con carne u otra cosa dentro”, dice el compendio de Ramos y Duarte, en el que pone como referencia de origen “Guan.”, la abreviatura natura del estado mexicano de Guanajuato (centro). Su posible origen en Ciudad Juárez se remonta a un par de décadas después de esa referencia de 1895.

 

En la época de la Revolución mexicana (1910-1917), un vendedor callejero, Juan Méndez, comenzó a vender comida envuelta en una tortilla en esa localidad del estado de Chihuahua, dice la “Enciclopedia de la Cultura Latina”, de Charles M. Tatum. En una época muy convulsa en México, era una comida muy práctica debido a que no requería un plato, ya que la misma tortilla gigante de harina servía para contener una combinación de alimentos.

 

El origen del nombre, burrito, también se atribuye al floreciente negocio de Juan Méndez. El hombre empezó en el barrio de Bella Vista, en Ciudad Juárez, y en un momento fue tanta la demanda de este preparado que se auxilió de un burro para cargar su producto. Se popularizó tanto que Méndez también cruzó la frontera hacia El Paso para llevar esa comida a sus clientes en el burro que finalmente le dio el nombre al plato.

¿Por qué no es un taco?

 

La diferencia entre un taco tradicional y un burrito tiene dos aspectos a considerar. La principal es que la tortilla del burrito forma un rollo para guardar en su interior el contenido, mientras que en el taco funciona como un recipiente abierto. La otra es la tortilla, pues en el burrito ésta tiene que ser hecha de harina de trigo, mientras que los tacos tradicionalmente son preparados con tortilla de maíz.

 

Las Fajitas

 

 

Puntos en común entre fajitas y burritos
La primera cosa en común entre ambos platos es la tortilla que se utiliza en su preparación: está elaborada con harina de trigo. A diferencia de la de los tacos, que se hace con harina de maíz.

En cuanto al relleno, es muy similar en ambos casos: básicamente es verdura con carne cortada en tiras. Por lo general es pimiento rojo y verde, cebolla y tomate rehogados. En cuanto a la carne, puede ser ternera, cerdo o pollo. Aunque también los puedes encontrar con gambas o langostinos.

 

Además, en algunos restaurantes enriquecen la mezcla con arroz, frijoles y guacamole, especialmente en el relleno de los burritos. Y, como no podría ser de otra manera, el toque picante puede venir de la mano de japeño, el chile habanero o bien diferentes mezclas de especias.

Entonces, si tanto la tortilla como el relleno es similar, ¿en qué se diferencian?

Diferencias entre fajitas y burritos
La principal diferencia radica en cómo se sirven. Las fajitas llegan a la mesa sin montar, es decir, por un lado tienes las tortillas y por otro, en distintos recipientes, el resto de ingredientes: verduras, carne, queso, salsa…). De esta manera cada uno se la puede preparar a su gusto.

También es diferente en forma, pues la fajita se prepara enrollada, con los dos extremos abiertos.

 

 

Por su parte, los burritos son servidos ya rellenos y con la tortilla cerrada como un paquetito, de manera que sus extremos están cerrados o al menos uno de ellos. Además, suelen llevar frijoles y más salsa que las fajitas.

¿Y en qué se diferencian de los tacos?
Y no podemos olvidarnos de los tacos, el otro plato mexicano por excelencia. En este caso, las diferencias son mayores. Empezando por la tortilla, que es de maíz y más pequeña que la de las fajitas y burritos.

 

El relleno es el mismo que en las fajitas, aunque en los tacos se suele servir preparado. A la hora de servir, no están enrollados como las fajitas, ni empaquetado como los burritos. En los tacos, la tortilla se sirve simplemente doblada en dos y ha de comerse en caliente, pues fría, la tortita pierde su textura.

Las Quesadillas

 

 

Las quesadillas son un clásico mexicano, que se come tanto a la hora del desayuno como para cenar y que se encuentra en prácticamente todos los establecimientos de comida a lo largo de la enormidad de aquel país. No hay sitio sin sus quesadillas, y aunque normalmente se hacen con tortillas de maiz, que son las que típicamente se emplean para los tacos, también se pueden encontrar con tortillas de harina (de trigo, que diríamos aquí).

¿Cómo se hace una tortilla de trigo?

Antes de ponerte manos a la obra, unas pocas precauciones generales. Es importante saber que el agua se debe incorporar bien caliente, pues cambiará la estructura y elasticidad del gluten. El amasado primero en un bol será el que determine cuánta harina absorberá la masa: una vez ésta se maneje sin pegarse en las manos será el momento de retirarla del bol -aunque quede harina sin integrar- y amasarla bien fuera, encima de la mesa.

 

La masa se estira bien con un rodillo aunque también podríamos emplear una máquina para pasta. Luego se le da forma perfecta con la ayuda de algún objeto circular, y después se va directamente a la plancha para cocinarse a fuego suave, sin que se lleguen a tostar. Para conservarlas, lo ideal es ir dejándolas entre dos papeles de cocina, y luego cubrirlo todo con un paño húmedo.

Ingredientes

Para 8 tortillas

  • 250 g de harina de trigo
  • 100 ml de agua hirviendo
  • 4 g de sal
  • 30 ml de aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Calentar muy bien el agua y verterla sobre la harina en un bol, añadir el aceite y la sal y amasar hasta conseguir una bola que no se pegue en las manos y que esté manejable. No es necesario que se absorba toda la harina.
  2. Pasar la masa a una superficie, amasar ligeramente durante 5 minutos y hacer 8 bolas.
  3. Estirar cada bola con la ayuda de un rodilllo hasta dejarlas lo más finas posibles, con la ayuda de algún molde circular y un cuchillo cortar la forma perfecta.
  4. Pasar por una sartén a fuego suave por los dos lados hasta que se queden blandas.

Ya tengo la tortilla. ¿Y ahora qué?

Si hacer la tortilla ha sido fácil, lo que viene ahora ya es para hacer con los niños y compartir un lindo momento en familia. Las quesadillas se montan rellenando cada tortilla con unos 40 gramos de queso y doblándola sobre sí misma. Después se tuestan por los dos lados en una plancha o sartén a fuego más fuerte, tapándolas si fuese necesario para que se condense el vapor/calor y el queso funda mejor. Hay que servirlas bien calientes.

 

¿Destruyo la cocina mexicana si hago alguna variante?

Tranquilo, su tradición centenaria está a salvo por mucho que agregues a tus  las quesadillas. Para empezar, puedes jugar con el tipo de queso. En México es típico utilizar el queso Oaxaca o el Chihuahua, pero la versión internacional admite todo tipo de variedades que se derritan bien, como el emmental, la mozzarella, havarti, gouda o raclette.

 

Además de queso, por supuesto podremos dejar volar la imaginación con clásicos mexicanos como el chorizo, la flor de calabaza, jamón, nopales… o utilizar cualquier resto de heladera que no queramos que se estropee. Todo lo que pegue con queso fundido, va: desde champiñones o restos de pollo y de carne, hasta arroz, verduras o garbanzos.

¿Las puedo acompañar con algo?

Por supuesto. Una salsa pico de gallo puede servir, y prepararla es muy fácil: picas un tomate y una cebolleta y los aliñas con cilantro, jugo de lima y sal. Tomate y cebollín picados, más cilantro, sal y un poco de aceite de oliva también le van bien. Y por supuesto, cualquier salsa picante que tengas en la despensa o la heladera: si es mexicana, mejor que mejor.

 

Les presento al Comidista para que los ilumine un poco sobre lo que se debe y no se debe hacer con los Tacos

 

El filólogo, periodista y crítico gastronómico vizcaíno Mikel López Iturriaga más conocido como El Comidista, cuenta desde el año 2010 con un blog de videos en el periódico español El Pais que se llama precisamente asi: El Comidista. Pues bien, como su nombre lo indica, este espacio virtual se dedica fundamentalmente a tocar temas relacionados con la gastronomía pero desde un  punto de vista relajado, desenfadado y sin el formato clásico que se da en este tipo de emisiones en los medios tradicionales.

Pues bien, en el blog “El Comidista” se publicó el video titulado “Errores españoles con los tacos mexicanos” en el cual aborda una serie de errores que se pueden cometer a la hora de comer un taco cuando no se tiene conocimiento o práctica al comer este platillo que es muy propio de los mexicanos. En el video se presenta al chef Rodrigo Arrioja del Restaurante Costa Pacífico de Barcelona que comenta con Mikel Iturriaga acerca de cómo se debe y como no se debe comer un taco, para disfrutarlo en toda su intensidad. Me pareció ideal compartirlo, así como otro en el que el Chef Toni Luna del Restaurante Taco Alto, le muestra cómo hacer tacos sin ingredientes difíciles.

 

 

 

 

 

 

Emilio R. Moya

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Editorial Diario La Capital

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Un suplemento del Diario La Capital