L’UNIVERSO DELLA PIZZA

EL INFINITO UNIVERSO DE LA PIZZA

 

¿Hay alguien que se resista a ese glorioso pedacito de cielo hecho con pan horneado, salsa de tomate y mucha mozzarella derretida? El amor por la pizza es una verdad universal que no distingue raza, sexo o edad, es una pasión de multitudes que está en todos lados.

Según estadísticas mundiales, más del 20 % de los restaurantes del planeta son pizzerías y se estima que cerca de 3.000 millones de unidades son consumidas cada año. Estoy seguro que este año ya habrás consumido al menos una unidad. Así que sin duda formas parte de este Universo.

¿Pero qué tanto sabés de la historia de la pizza? ¿Qué tan fanático sos? Si estás dispuesto a somerte a un Test podrás saber si esta nota es para Vos.

Después de ver las imágenes que están a continuación, deberás responderte una pregunta y si el resultado es el correcto, vas a seguir leyendo esta nota con atención.

 

 

 TEST VISUAL PARA SABER QUÉ TANTO TE GUSTA LA PIZZA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PREGUNTAS

LAS IMÁGENES QUE TERMINAS DE VER:

1 ME RESULTARON INDIFERENTES

2 ME PARECIERON BUENAS FOTOGRAFÍAS

3 ME ABRIERON EL APETITO

4 ME DIERON GANAS DE COMER PIZZA

5 ¡POR FAVOR, QUIERO UNA PIZZA YA!

 

 

RESULTADOS

SI EL RESULTADO  ESTÁ ENTRE 4 Y 5: PODÉS SEGUIR LEYENDO

SI EL RESULTADO ES 3: PARA VOS LA PIZZA ES UNA COMIDA MÁS

SI EL RESULTADO ES 2: LO TUYO ES EL ARTE, NO LA COCINA

SI EL RESULTADO ES 1: HABLÁ CON TUS PADRES. ES POSIBLE QUE SEAS EXTRATERRESTRE.

 

La historia de la Pizza

 

 

Una historia milenaria y una tradición totalmente italiana conocida en todos los rincones del mundo: la pizza es verdaderamente uno de los símbolos más importantes de Italia en todo el mundo. Y la suya es una fábula que tiene raíces muy lejanas

 

 

Todo empezó en Oriente

 

Al descubrir la cocina en piedra, el hombre no pudo evitar descubrir también la pizza. Ya, la historia de este plato que se ha convertido con el tiempo en la marca registrada de la cocina italiana (y napolitana en particular) tiene sus orígenes durante el Neolítico.

 

 

En ese momento, en Oriente Próximo, los hombres, recién iniciados en la agricultura, se dieron cuenta de que cocinar con cereales tostados y molidos o pan sin levadura sobre la piedra era una buena forma de comer algo realmente sabroso y original. Gracias a los antiguos egipcios, descubridores de la levadura, la historia de la pizza se vuelve cuesta arriba. Con el aumento, las masas de cereales trituradas o molidas se vuelven, después de la cocción, suaves, ligeras, más sabrosas y más digeribles. Y así el pan se esparce.

 

La Pizza en la Roma imperial

 

Pan inventado, el viaje de la pizza por etapas continúa en la antigua Roma. Aquí, los agricultores, después de haber aprendido a cruzar los diferentes tipos de espelta conocidos creando harina (su nombre deriva de “lejos”, que en latín significa espelta), amasan la harina de granos de trigo molido con agua, hierbas, hierbas y sal. Y luego colocan esta focaccia redonda para cocinar en el fuego, al calor de las cenizas. Bueno: los napolitanos no se lo tomarán de la mejor manera, pero fueron los romanos quienes usaron registros reales de pan para contener platos jugosos.

 

 

Pizzas redondas, más o menos. Pero con grados de parentesco muy, muy alejados de las pizzas que hoy se pueden degustar a la sombra del Vesubio. De hecho, todavía quedan muchos ingredientes, muchos de los cuales se desconocían hasta siglos y siglos después. En el séptimo después de Cristo, con la llegada de los lombardos a Italia, comenzó a circular una nueva palabra gótico-lombarda: “bizzo”, a veces llamado “pizzo”. En alemán ” bizzen “. Eso es morder. Estamos casi alli.

 

La palabra pizza en los primeros documentos históricos

 

 

De bocado en bocado, del trozo de pan a la focaccia, la historia se encadena. Tanto es así que alrededor del año 1000 encontramos los primeros documentos oficiales con el término “pizza”. Como en una fechada en 1195 y redactada en Penne, en Abruzzo. O los de la Curia romana del 1300, donde se habla de “pizis” y “pissas” haciendo referencia a algunos productos de panadería típicos, de esa época, en el centro-sur de la península. Abruzzo y Molise sobre todo. Nápoles…, nos estamos acercando.

 

La pizza llega a Nápoles

 

 

En 1535, finalmente, en su “Descripción de los lugares antiguos de Nápoles”, el poeta y ensayista Benedetto Di Falco dice que “focaccia, en napolitano se llama pizza”. Entonces se hace oficial: incluso en Campania, la evolución de la pizza nunca se ha detenido. Ni la tradición. Al igual que el típico pan plano de harina de trigo mezclado y sazonado con ajo, manteca de cerdo y sal gorda, sigue gozando del favor de las poblaciones del Sur. En poco tiempo, sin embargo, el aceite de oliva reemplaza a la manteca, se agrega el queso y se encuentran las hierbas aromáticas. Y así, en los albores del siglo XVII, hace su aparición una receta con un majestuoso aroma a albahaca, la pizza “alla Mastunicola ”(en dialecto, del maestro Nicola).

 

Y al fin llegó el tomate

 

En 1600 estamos realmente en el comienzo de la historia moderna de la pizza. Masa de pan cocida en horno de leña, sazonada con ajo, manteca de cerdo y sal gorda o, en la versión más rica, con caciocavallo y albahaca. Con el descubrimiento de América, entonces, el tomate también llega a Italia y todo adquiere un sabor diferente. El tomate se usó primero en la cocina como salsa cocida con un poco de sal y albahaca, mientras que luego alguien tuvo la intuición de usarlo, inventando así sin querer la pizza tal como la conocemos hoy. Incluso sin mozzarella, que en cambio completa esta historia solo en 1800. El mismo siglo en el que, a estas alturas, la pizza está muy extendida en la población, pero no solo entre el pueblo.

Barones, príncipes y gobernantes también se alegran de disfrutarlo, tanto que termina en las mesas durante las recepciones de los Borbones, mientras Fernando IV lo cocina en los hornos de Capodimonte.

 

La verdadera pizza napolitana

 

La primera receta de pizza tal como la conocemos hoy se relata en un tratado impreso en Nápoles en 1858, que describe la forma en que en aquellos años se preparaba la “verdadera pizza napolitana”. Cuando la ciudad aún era la capital del Reino de las Dos Sicilias, Francesco De Bourcard en “Usos y costumbres de Nápoles y contornos descritos y pintados” incluso llega a mencionar una especie de pizza Margherita avant la letre, con mozzarella y albahaca. El tomate, entonces, sigue siendo opcional, mientras que para los condimentos, dice, puedes usar “lo que se te ocurra”.

 

Pero hacia finales del siglo XIX la pizza con tomate y mozzarella llegó incluso a América gracias a los italianos que emigraron a Nueva York y se elaboraron exactamente como en la capital napolitana.

 

La Pizza se hace Real

 

Después de que los pizzeros napolitanos difundieran entre la población diversos tipos de pizzas, llegó a su aprobación oficial en 1889, con motivo de la visita a Nápoles de los entonces soberanos de Italia el rey Umberto I y la reina Margarita. Y este es verdaderamente un capítulo precioso en la historia de la pizza. Durante el paseo por la ciudad de Campania, los gobernantes fueron recibidos por Raffaele Esposito, el mejor pizzero de la época que les hizo tres pizzas clásicas: pizza alla Mastunicola (manteca de cerdo, queso, albahaca), pizza alla Marinara (tomate, ajo, aceite, orégano) y pizza de tomate y mozzarella (tomate, aceite, mozzarella, albahaca), elaborado en honor a la reina Margherita y cuyos colores recordaban intencionalmente al tricolor italiano. La soberana apreció tanto este último que quiso agradecer y alabar al autor por escrito. Y la única forma de corresponder al gesto del pizzero fue darle el nombre de la reina a su creación culinaria: “Pizza Margherita”.

 

Del sur de Italia a la conquista del mundo

 

 

 

Entre los siglos XIX y XX, hablar de pizza ya es bastante normal. Y con el tiempo nacen variantes de cualquier tipo, para todos los gustos. La segunda ola de difusión, sin embargo, ocurre después de la Segunda Guerra Mundial. La pizza sale de las fronteras del sur de Italia para aterrizar en el norte y con el boom industrial en el triángulo de Milán, Turín y Génova, miles de emigrantes se trasladan con sus familias con las formas, usos y costumbres que les corresponden.

 

Poco a poco empiezan a hacer las primeras pizzas para los lugareños y poco a poco con el éxito obtenido también por los lugareños. En los años sesenta, pues, las pizzerías llegaron prácticamente a todo el país. Y en unos años, en todo el mundo. De China al Medio Oriente, desde Europa del Este hasta América del Sur. Todo el mundo ya no sabe cómo vivir sin ella.

 

 

Y, con razón, llega el justo reconocimiento con la nominación de la pizza napolitana como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Es difícil imaginar un reconocimiento diferente para un plato con tanta historia.

 

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuente: lacucinaitaliana.it

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

1 Comentario
  1. Con un 5 en el test y de la lectura del artículo, ya tengo todos los elementos para cocinar pizza a amigos y exponer su historia, todo un show
    Muchas Gracias

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital