ESTE LUNES INAUGURAN EN RECONQUISTA EL PRIMER ARROZAL PARA LA CRÍA DE MINI-LECHONES

EN PRINCIPIO LA PRODUCCIÓN SERÁ TOTALMENTE PARA EXPORTAR A VIETNAM

 

Las ratas son una fuente de proteína popular en esa parte del mundo, sobre todo en las comunidades agrícolas vietnamitas del norte y el sur, aunque también figuran en los menús de algunas zonas urbanas, como la ciudad de Ho Chi Minh.

De hecho, según Grant Singleton, científico que estudia la gestión ecológica de roedores en el Instituto Internacional de Investigación sobre el Arroz en las Filipinas, en el delta del Mekong la carne de roedor es más cara que la de pollo. Solo el delta del Mekong produce 3.600 toneladas de ratas año, con un valor de aproximadamente 1,7 millones de euros.

Si esto te sorprende, quizá sea porque te imaginas una rata parda o de alcantarilla en un plato. En realidad, hay decenas de especies de rata y los vietnamitas acostumbran a consumir dos: la rata de arrozal, que pesa hasta 220 gramos, y la rata bandicota, que puede alcanzar los 900 gramos.

Según Robert Corrigan, experto en roedores urbanos de RMC Pest Management Consulting en Westchester, Nueva York, la mala fama de las ratas urbanas ha fijado un estigma innecesario al consumo de roedores en general.

En todo el mundo se consumen hasta 89 especies diferentes de roedores, desde Asia a África, desde Sudamérica a los Estados Unidos, donde las ardillas han sido durante mucho tiempo un alimento básico.

 

«Las personas legas no saben que todo el tejido muscular de un mamífero contiene básicamente las mismas proteínas, ya sea un filete de ternera o las patas de una rata», explica Corrigan. De hecho el Cuy o cuis, plato nacional del Perú es un roedor del tamaño de la rata bandicota. Y sin ir mas lejos la vizcacha o el conejo o la liebre también son roedores.

 

 

Los turistas europeos que han saboreado la carne de las ratas de arrozal dicen que su sabor es muy parecido al del conejo y el de la rata bandicota al del lechón, de allí su denominación de mini lechón, que dió origen en estos últimos tiempos a tantos memes. Es un animal tremendamente limpio ya que su hábitat natural es semi acuático y se alimenta exclusivamente de brotes y granos de arroz.

La base del emprendimiento mixto entre capitales privados  locales y vietnamitas es establecer un área de arrozales que funcione como  granja de crianza para ejemplares de las variedades de rata arrocera y bandicota vietnamitas, y un frigorífico para procesarlas y envasarlas al vacío para su exportación. Aunque no descartan, con el tiempo, su introducción en el mercado local ya que sostienen que “es un manjar único”

El proceso comienza hoy con la primera cosecha de los ejemplares nacidos en Argentina de las camadas importadas del Vietnam hace un año y la inauguración del frigorífico. Las ratas son cosechadas manualmente con redes. Luego llevadas para ser sacrificadas, peladas y lavadas, y luego se transportan para preparación y evisceración, ahumado en frío, o precocido, según el producto.

 

 

 

 

 

 

A continuación algunas formas de degustar la rata bandicota o mini lechón:

 

Rata Bandicota Frita en el Wok

 

 

Rata Bandicota al Horno

 

 

Rata Bandicota a la Parilla en adobo de ajo y jengibre

 

 

 

 

Rata Bandicota con salsa de Tamarindo

 

 

Así que mis queridos lectores habrá que ir de a poco acostumbrándonos a ir cambiando el lenguaje coloquial. Ya no vamos a poder decir “si esto sigue así nos van a comer las ratas” y vamos a tener que empezar a decir “si esto sigue así nos vamos a comer las ratas”. Siempre y cuando no se hayan vuelto delikatessen y podamos pagarlas.

Emilio R. Moya

P.D. ¡ Feliz Día de los Inocentes! Mejor no vayan a la inauguración. Pero los datos de las ratas y las fuentes: son verdaderos.

ESTO NO ES NINGUNA BROMA

Mis respetos y mi solicitud de disculpas a los veganos u otras personas que se sientan ofendidas. Pero no creo que sean más crueles estas imágenes publicadas en Nat Geo que las de un asado de tira a la parrilla o un pollo en escabeche. Es la misma cosa en diferentes culturas. Como me dice una niña que quiero mucho: tío no tenés que comer nada que tenga ojos. Pero los seres humanos comemos lo que nos enseñan a comer y los cambios llevan tiempo. Generaciones para poder consolidarse. Si estas imágenes te dieron repugnancia o escalofríos imagina lo que pensaría un ser de una raza avanzada que llegara a la tierra y observara nuestros feedlots de vacas y cerdos, nuestras granjas avícolas de pollos y pavos, nuestras piscifactorías de salmones y truchas, nuestros mataderos y frigoríficos, nuestra forma de pesca, y la caza de ballenas y delfines.

 

 

 

 

 

 

Pero si amplias la escala de la foto de la Bandicota a la parrilla, te darás cuenta que la anatomía del pequeño mamífero es idéntica a la de un lechón, un cordero o un chivito que en cualquier parrilla se exhibe en los asadores sin que a nadie le llame la atención el verlo crucificado expuesto a la acción de las llamas. Una verdadera falta de respeto para nuestros hermanos animales que viajan junto a nosotros en esta nave que se desplaza por el espacio, llamada Tierra.

 

 

 

 

 

 

Fuente: NationalGeographic.es POR CHRISTINE DELL’AMORE FOTOGRAFÍAS  IAN TEH PUBLICADO 14 MAR. 2019 12:49 CET ACTUALIZADO 5 NOV. 2020 7:02 CET
Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Un suplemento del Diario La Capital