THE FIVE O’CLOCK TEA

UNA TRADICIÓN DE SIGLOS

 

 

La tradición del té de la tarde  sigue muy viva en Inglaterra. De hecho, a lo largo de los siglos, los ingleses se han aficionado tanto a esta bebida que se ha convertido en parte integral de su vida diaria y protagonista de un ritual social que se remonta al siglo XIX.

 

 

Tanto en Londres como en otras ciudades inglesas puedes encontrar muchos lugares donde degustar la verdadera esencia del  té de las 5 en punto,  incluidos los dulces y salados que normalmente se disfrutan a esta hora del día. Entonces, ¿cuáles son los mejores lugares para degustar un té inglés perfecto  y cómo comenzó esta costumbre?

 

La línea del tiempo de la hora del té

 

 

Buceando por la Historia vamos hacia atrás para tratar de averiguar quién o quiénes fueron los primeros propulsores de esta tradición. Si nos remontamos al principio de todo, tendríamos que hablar de té a secas. Y parece ser que la costumbre de tomar este delicioso y variado líquido fue introducida en Reino Unido por la princesa Catalina de Braganza, quien era la hija del rey de Portugal y la esposa de Carlos II de Inglaterra.

 

 

Pero si nos referimos al popularmente conocido como Tea Time, aunque hay variedad de opiniones al respecto, los entendidos apuntan a que podría ser que la “culpable” de los primeros orígenes de esta tradición fue Lady Anna María Stanhope, séptima duquesa de Bedford.

Todo ocurrió una tarde de verano en la que parece que hizo más calor de lo que es costumbre por estos lares, lo que hizo que la dama se sintiera mareada durante su paseo a primera hora de la tarde. Lady Anna solicitó que se le sirviera un poco de té con algo de comer con el objetivo de sentirse mejor. Tanto gustó la duquesa de Bedford de este pequeño tentempié, que comenzó a hacerlo costumbre entre sus invitados. Poco después, la hora del té ya estaba considerada como un evento social y elegante, digno de la alta aristocracia.

 

 

Inicialmente,  el té inglés  siguió siendo principalmente un evento privado, al que las damas de la alta sociedad invitaban a sus amigos y conocidos; cuando incluso la reina Victoria comenzó a organizar sus propios tés de la tarde, estos se convirtieron en ocasiones realmente formales, conocidas como  recepciones de té.

 

 

Generalmente se trataba de citas entre las 4 pm y las 7 pm y podían incluir hasta 200 invitados. El ritual, generalizado entre las clases altas, se transformó a lo largo de la década de 1900 para convertirse en un verdadero evento social  que requirió largos preparativos y una cuidadosa selección de qué ropa ponerse. Posteriormente, esta costumbre se extendió a todas las clases sociales, y por todas partes comenzaron a surgir establecimientos dedicados a este ritual del té de la tarde.

 

La tradición inglesa del té de la tarde

 

 

La tradición, iniciada por la duquesa Ana y continuada durante todo el siglo XIX, incluía servir una  selección de comidas ligeras , como rebanadas de pan ligeramente untadas con mantequilla, pepino y otros sándwiches, magdalenas y bollos salados. Con el tiempo, se agregaron más y más delicias dulces a las delicias que se ofrecían, como el  Victoria Sponge , un bizcocho ligero de dos capas, relleno de mermelada de fresa y crema de mantequilla, que aparentemente era el pastel favorito de la reina.

 

 

El té de la tarde también podía basarse en bollos, mermelada y nata cuajada o batida: en este caso se le conocía como té crema . Pero el té de la tarde también podría tomar un aspecto diferente y convertirse más en una comida completa. Si las clases altas veían estos momentos como divertidos momentos de encuentro con la gente, que precedían a una suntuosa cena para comer lo más tarde posible (el tiempo era una cuestión de prestigio), las otras clases sociales no tenían las mismas posibilidades. Particularmente en las  áreas rurales e industriales , en el norte de Inglaterra y en Escocia, la tradición del té de la tarde se convirtió en lo que se llamó té de la tarde. , más cercano en la práctica a una comida completa, que incluía, además del té, un plato caliente con huevos y, en ocasiones, carne o pescado, pan, mantequilla y postres a base de frutas.

 

La tradición de la leche en el té

 

 

Para los ingleses, el té es una auténtica institución y una de las reglas es que debe beberse con leche : si tiene la intención de servir el té de la tarde, olvídese de la rodaja de limón, que es particularmente común y apreciada en Italia. Dejando de lado por un momento el gusto personal, es interesante saber que el hábito de agregar leche , originalmente surgió de  una necesidad práctica : verter el té directamente en la taza de porcelana corría el riesgo de manchar la porcelana o incluso dañar o romper variedades de peor calidad. . Por eso se vertió primero la leche, costumbre que se ha mantenido hasta el día de hoy.

 

Que té elegir

 

 

 

Las variedades más utilizadas son Earl Grey  e English Breakfast , pero Darjeeling  también es una mezcla interesante a tener en cuenta. Y, por último, recuerda que, para ceñirse a la tradición,  se  debe usar  té de hojas, y no bolsitas de té, dejarlo reposar un rato en una tetera de porcelana y luego servirlo también en tazas de porcelana.

 

Los mejores lugares en Londres para disfrutar la ceremonia del té

 

1. Athenaeum Hotel

 

 

Galardonado como el mejor “té de las cinco” por el Tea Guild (Gremio del té) en varias ocasiones. El té se sirve en la agradable Garden Room, con vistas a un precioso jardín, acompañado con una variedad de sandwiches y delicias como pastelillos decorados con flores de azúcar, bizcochitos de naranja y exquisitas tarteletas de frutas.

 

 

Podés elegir el que más te guste entre su selección de tés o también champagne. Ideal para los que prefieren lo salado, porque propone acompañamientos de la cocina inglesa como salchichas de jabalí y empanadas de tocino y cheddar. Desde el mediodía hasta las 7 de la tarde.

 

 

 

2. Brown’s Hotel

 

 

 

 

 

Inaugurado en 1837, fue el primer hotel de Londres. Luego de una extensa renovación, interpreta la sofisticación refinada del lujo británico moderno. También premiado por su “5 o’clock tea”, que se sirve en el salón de té inglés, con paredes de madera, chimeneas y una exposición de obras de arte originales. El lugar es perfecto para relajarse con las notas del piano de cuarto de cola al tiempo que se disfrutan sus bocaditos calientes, pastelería, bollos y tartas del carrito. Se puede elegir entre 17 tipos de té, y dos somelieres de té te ayudarán a decidirte. Un dato no menor: podés repetir sin cargo adicional.

 

3. Claridge’s Hotel

 

 

 

 

 

 

Fue considerado el mejor “té de las cinco” por el Tea Guild en 2016. Lujoso sin dudas, crea una atmósfera distinguida y realmente “charming”. Aquí la ceremonia del té se acompaña con bocaditos salados, tartas dulces, bizcochos recién horneados con pasas y manzana, servidos con mermelada y crema. Ofrece una selección de ¡casi 40 tés! Hay varios turnos diarios: a las 13:00, 15:00, 15:30, 17:00 y 17:30 hs. No es el lugar más barato precisamente pero bien vale la pena. Recordá consultar los códigos de vestimenta. ¡Inolvidables sus scones tibios!

 

4. Fortnum & Mason

 

 

 

 

 

Con más de tres siglos de antigüedad y un vínculo muy cercano con la corona británica, Fortnum & Mason es una verdadera institución londinense. Sin dudas, tiene la mejor selección de tés que puedas encontrar en la ciudad. Su “afternoon tea” se realiza todos los días en el distinguido Diamond Jubilee Tea Salon, con música de piano en vivo.  Su especial y deliciosa selección de sandwiches y scones queda pequeña ante las 82 variedades diferentes de té para elegir. Sí, leíste bien. ¡82!

 

5. Orangery de Kensington Palace

 

 

 

 

 

 

 

Es la opción de tomar el té en un auténtico palacio real. En pleno Hyde Park, rodeado de la refinada elegancia de su arquitectura del siglo XVIII, la Orangery de Kensington Palace ofrece un menú menos suculento, pero con una selección muy cuidada de platos. El ambiente es exquisitamente delicado, en el que predomina la decoración de color blanco y estatuas románticas. Horario: de 12 a 18 hs.

 

6. Goring Hotel

 

 

 

A minutos del palacio de Buckingham, premiado como mejor “té de las cinco” de Londres en 2013, según el Tea Guild. Es el único hotel del mundo en posesión de una royal warrant, proveedor de servicios de la Casa de Windsor. En su puerta principal te reciben dos porteros con bombín y levita. Emblema de la pompa británica, no por nada es el favorito de Kate Middleton, quien eligió la Royal Suite para pasar la noche previa a su boda con el príncipe William.

 

 

 

En invierno, el té se toma junto a una chimenea crepitante. En verano, The Goring, sirve el té en el jardín, al aire libre.

 

7. Ritz Hotel

 

 

 

 

Otro clásico. Inaugurado en 1906 en la esquina de Piccadilly Street con Green Park, desde entonces sirve el té puntualmente cada tarde en la impresionante Palm Court. Por su fama, es imprescindible que reserves con bastante antelación (4 semanas) y ni hablar del “dress code” (saco y corbata para hombres, jeans prohibidos así como cualquier prenda o calzado deportivo).

 

 

 

 

Protagonizan la tarde los tés Earl Grey, Darjeeling y Ceylon. Destacamos en su menú los sandwiches de jamón con mostaza en grano y mayonesa, los de queso cheddar con salsa picante en pan de cebolla; y los infaltables con crema de queso, pepino, eneldo y cebolletas en pan con semillas de alcaravea. Nuestros favoritos: los sandwiches de salmón ahumado escocés con manteca de limón en pan de centeno y los bollos recién horneados con pasas, con crema de Cornualles o con fresas. Elegante, glamoroso y muy British. Ritz Hotel, para deleitarte con sabores exquisitos mientras escuchás música clásica en vivo.

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: inglaterraencasa.com, blog.pezzati.com, laboratorioespresso.it,  bonisimo.es
Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital