POR UN PLATO DE LENTEJAS

UNA SABROSA HERENCIA

 

 

En el idioma inglés existe una expresión en el lenguaje coloquial: “a mess of pottage”, que se traduce por “un plato de lentejas” o “un guiso de lentejas”. Aparece en muchas frases del tipo: “no venderé mis convicciones por un plato de lentejas”, “no vas a vender a tu progenitura como Esau por un plato de lentejas” (haciendo referencia a Génesis 25: 29–34, en el que Esau le vende a Jacob su derecho de progenitura por un plato de lentejas) o “fulano vendió su alma por un plato de lentejas”.

 

ESAU VENDIENDO SU PROGENITURA A JACOB

 

La metáfora sugiere que “un plato de lentejas” es algo sin valor real, poca cosa, algo demasiado vulgar para ser considerado digno de una buena mesa. Tan común es la expresión que a la gran escritora Mary Cholmondeley nacida en Inglaterra en 1859, el éxito le llegó con la novela “Un guiso de lentejas”, cuya fantástica acogida le granjeó la admiración en todos los círculos literarios y amistades como la de Henry James.

 

EDICIÓN EN CASTELLANO DE 1999

 

Posteriormente publicaría obras como Un inconveniente (1902), Prisoners (1906) o La polilla y la herrumbre (1912). Murió en 1925 sin haberse casado y dejando un legado literario que retrata las ansias de independencia de la mujer de la época.

 

MARY CHOLMONDELEY

 

En nuestra lengua también aparecen las lentejas y con la misma connotación peyorativa en la conocida frase: “para cenar hay lentejas o las tomas o las dejas”.  Y es aún común, especialmente en España, utilizarla a la hora de tratar de cerrar un negocio: “esta es mi última oferta, has como con las lentejas o la tomas o la dejas”.

 

 

Sin embargo a la hora de pensar en una comida reconfortante para una fría noche de invierno, a casi todos nos viene a la cabeza: un humeante plato de guiso de lentejas. Y automáticamente nos traslada a la infancia y a la cocina de las abuelas o de las madres de otras épocas, que todavía guisaban en sus viejas ollas. Y las lentejas aparecen como algo que todavía valoramos a pesar de los años, y es por eso que no pueden faltar en el menú de cualquier Bodegón que se precie de serlo. Y es que en un rincón del corazón, la mayoría de los mortales amamos los guisos y estofados de lentejas.

 

 

 ESTOFADO DE LENTEJAS CON ARROZ

 

 

Aquí tienes un estofado clásico, de lentejas con arroz. Una combinación ancestral. Se guisa con caldo de pollo, cebolla, tomate y zanahoria.

Personas: 4

Tiempo: 60 minutos

Calorías: 280 Cal/porción

Sin gluten

Sin lactosa

 

INGREDIENTES

200 gramos de lentejas

50 gramos de arroz

2 pencas de apio

2 zanahorias

2 decilitros de salsa de tomate

2 dientes de ajo

2 litros de caldo de pollo

Aceite de oliva

2 ramitas de tomillo

Sal

 

CÓMO HACER ESTOFADO DE LENTEJAS CON ARROZ

Paso 1

Raspa las zanahorias, lávalas y córtalas en daditos. Limpia el apio, lávalo y pártelo de la misma manera. Pela el ajo y pícalo. Calienta 2 cucharadas de aceite en una cazuela, añade el apio y la zanahoria y rehógalos durante 3 minutos.

 

Paso 2

Agrega las lentejas y rehógalas 1 minuto más. Incorpora la salsa de tomate, lleva a ebullición, removiendo de vez en cuando, y riega con el caldo caliente. Deja cocer a fuego lento 30 minutos.

 

Paso 3

Añade el arroz y el tomillo lavado y ajusta de sal. Deja cocer unos 15 minutos más o hasta que el arroz esté al dente. Retira del fuego y deja reposar unos minutos antes de servir.

 

 

GUISO DE LENTEJAS CON VERDURAS

 

 

Personas: 5

Tiempo: 60 minutos

Calorías: 320 Cal/porción

Sin gluten

Sin lactosa

 

INGREDIENTES

 

400 g lentejas

1/2 puerro

1 cebolla

2 zanahorias

2 papas

1 diente de ajo

1 hoja de laurel

3 cucharadas de aceite

Sal y pimienta al gusto

 

PREPARACIÓN:

  1. Lava y pela la papa y la zanahoria.
  2. Pica todas las verduras finamente y calienta el aceite en una olla.
  3. Coloca todas las verduras dentro de la olla y agrega las lentejas, el diente de ajo y la hoja de laurel.
  4. Cubre completamente con agua (que cuba unos 3 dedos por encima) y hierve.
  5. Una vez que haya comenzado a hervir deja cocinar por 30 minutos. Revisa que las lentejas estén suaves y cocinadas (o cocina por 10 minutos más hasta que queden blandas). Condimenta con sal y pimienta y sirve.

 

 

LENTEJAS TRADICIONALES ESPAÑOLAS

 

 

Las lentejas son quizás uno de los platos más tradicionales en España. Se cocina en todas las comunidades y aunque pueden haber alguna que otra versión, lo cierto es que si viajas por España y has comido varios platos de lentejas te darás cuenta de que la base de este guiso suele ser siempre la misma.

A partir de las lentejas, la patata, las zanahorias, un buen sofrito y otros ingredientes como el chorizo y el jamón, podemos elaborar unas lentejas tradicionales españolas que además son sanas y nutritivas, y aunque pensés que pueden engordar, lo cierto es que un plato contiene tan solo 380 Kcal (22% grasa, 56% carbohidratos, 21%proteínas) de modo que tampoco son tantas (muchas más tiene una hamburguesa con patatas de un «fast food), y son además de los alimentos más recomendables para los niños.

 

INGREDIENTES:

 

500 gr de lentejas

1 cabeza de ajo entera

2 cebollas

3 tomates

1 pimiento verde

1/2 pimiento rojo

2 zanahorias

Chorizo

Morcilla

Tocino

Pimentón dulce

Sal y pimienta

Perejil

2 hojas de laurel

Aceite y agua

 

PREPARACIÓN:

Primero de todo hay que dejar las lentejas en remojo toda la noche en agua limpia. Escurrirlas antes de cocinar.

Para que el plato sea verdaderamente tradicional hay primero que hacer un sofrito con tomate.

Para el mismo hay que poner en una olla 3 dientes de ajo, 1 cebolla, los pimientos y 2 tomates bien picados, 1 cucharadita de sal y un chorro de aceite. Cocinar por una hora a fuego lento sin cubrir.

Cuando el sofrito de tomate esté listo agregar las lentejas, el laurel, la cabeza de ajo, 1 cebolla, 1 tomate (la cebolla, el ajo y el tomate limpios pero enteros), las 2 zanahorias peladas y en rodajas, el perejil y la carne (chorizo, morcilla y tocino y un hueso de jamón si tienes). Echar también una pizca de pimienta y el pimentón dulce.

Cubrir con agua (sólo la necesaria para que todo quede cubierto) y cocinar a fuego medio hasta que empiece a hervir. Bajar luego el fuego y dejar cocinar por una hora. Comprobar si hace falta más agua.

Servir bien caliente.

 

OTRA RECETA ESPAÑOLA

 

 

 

COTECHINO CON LENTEJAS

 

 

El cotechino con lentejas es una de las recetas italianas más reinterpretadas a lo largo de los siglos por las familias italianas. Tiene multitud de variantes, entre ellas el famoso cotechino con lentejas en salsa y el cotechino con lentejas y polenta, típico en las zonas en las que la polenta es un plato típico, como en Veneto y en Friuli.

Los platos con legumbres han formado siempre parte de la tradición culinaria italiana. ¿Pero por qué el cotechino con lentejas se cocina para la cena de Año Nuevo? ¿Qué representa? El cotechino se prepara con corteza de cerdo, nervios y carne fresca. Es muy graso y para que adquiera una consistencia gelatinosa tiene que estar hecho con carne pobre, no de primera calidad. Se consume porque es un plato que todos podían permitirse, incluso las familias campesinas más pobres. Las lentejas son como las uvas en España, traen suerte desde el punto de vista económico: antiguamente los romanos solían regalar cajas llenas de lentejas y por ello este plato recuerda esa antigua tradición. A continuación, la receta básica:

 

 

INGREDIENTES

(Para 4 personas)

 

800g de Cotechino (*)

Apio, zanahoria y cebolla para el sofrito

40g de panceta

1litro de caldo vegetal

2 cucharadas de aceite

Sal, pimienta y laurel

 

PREPARACIÓN:

 

El cotechino se hierve en abundante agua durante unos 90-120 minutos (el tiempo depende del tamaño comprado). Una vez cocido, tienes que cortarlo en trozos de unos 2cm.

Para preparar las lentejas, tienes que dejarlas en agua durante unas horas, verterlas en una olla y dejarlas cocer durante 60-90 minutos con un poco de caldo hirviendo. El sofrito lo tienes que preparar con dos cucharadas de aceite, cebolla, apio, zanahoria y panceta. Y agregar allí las lentejas ya hervidas.

Una vez cocidos los ingredientes base, sirve a tus invitados este jugoso cotechino con lentejas.

(*) Si no consigues cotechino puedes reemplazarlo por codeguines de cerdo

 

 

Las semillas, mejor conocidas como lentejas, miden unos 2-9 milímetros de longitud y se presentan en una amplia variedad de colores como marrón, amarillo, gris, verde parduzco, rojo, negro, etcétera. Todas con gustos y texturas diferentes.

 

Emilio R. Moya

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital