Podar la viña. Un acto de amor y arte

Podar la viña. Un acto de amor y arte

Hay una verdad?

Creo que sí hay una verdad absoluta y única: La naturaleza.

Después viene la de los dioses y las de algunas otras creencias, pero para mí aquí está la verdad expresada.

La naturaleza manda, podemos comprobarlo a cada paso, desde que sale el sol hasta que vuelve a salir una y otra vez.

Ella manda, y sobre la tierra ocurre inexorablemente lo que está mandado.

Lo compruebo todo el tiempo en mi viña.

Estamos en menguante, luna de poda. Días en que los viñateros aprovechamos para esa tarea tan creativa de estimular la fructificación. Si lo hacemos correctamente, sin sufrimientos para la planta, estamos comulgando con el mandato, y ella, nuestra viña, nos estará dando una lección de amor.

…y es allí cuando comprobamos una vez más que comulgar con la naturaleza nos enamora de ella. Y nos gratifica tanto que nos enamoramos de la vida.

La poda es una tarea creativa. Es como moldear la arcilla, como esculpir, o crear música. Cada planta tiene su forma, yo diría su personalidad. Cada una es un desafío a tu intención de verla próspera, bondadosa, bella. Cada corte es una comunión, un pacto de amor hacia la vendimia.

La viña tiene tantísimas tareas que te llevan a la dicha plena. La poda, dar forma al capricho de cada planta es arte y regocijo.

Autor:  Rubén Tealdi  de  la chacra La Paula en ruta 26 viñedos   Corrales Vier

Perfume de noviembre

Recorrer los viñedos siempre es un placer… y los que vivimos en ellos disfrutamos saber que sus secretos se convierten en quimeras.

Particularmente mi viña es pequeña. Por eso puedo sentir casi todo lo que en ella ocurre. Diría que conozco cada planta, con su historia y su promesa.

Recorrerla en noviembre es una delicia, diría que es uno de los disfrutes más esperados.

En noviembre la brisa tenue y fragante de los racimos llega a embriagarme de placer. Es que en esos días cada baya, es decir cada uvita, florece perfumando el ambiente con una suave caricia de azahar.

Cuanto más aroma más abejas, más vida regocijándose… y sobre todo el anuncio de una cosecha prometedora.

Si tenés la posibilidad de visitar un viñedo, sabé que todas las épocas tienen su encanto pero particularmente en noviembre vas a ver y sentir algo único… algo así como el transcurrir de un milagro.

Autor:  Rubén Tealdi

 

https://chefs4estaciones.com/un-vinedo-en-el-patio-de-tu-casa/

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Editorial Diario La Capital

3 Comentarios

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Un suplemento del Diario La Capital