MANGER AU QUÉBEC

LA CAPITAL DEL CANADÁ FRANCÉS

 

 

Canadá es una nación diversa, tolerante, pacífica y acogedora, conocida por su naturaleza y su impresionante belleza natural. Es un país vasto y variado, un lugar que vale la pena conocer por sus aventuras y sofisticada cultura. Las ciudades multiculturales y vibrantes de Canadá contrastan con la naturaleza virgen que las rodea.

 

 

Es el segundo país más grande en el mundo, después de Rusia. Su territorio cubre 9.9 millones de kilómetros cuadrados. El país tiene la línea costera más grande del mundo: 243,000 kilómetros. La población de Canadá es de 36 millones de habitantes, concentrados a la largo de la frontera con Estados Unidos. Es un país escasamente habitado, con tan solo cuatro personas por kilómetro cuadrado.

 

 

Canadá es un país joven y los inmigrantes conforman el 21% de su población, lo que significa que una de cada cinco personas nació en el extranjero. Su cocina es una cocina “viva” en permanente cambio, sin embargo conserva muchísimas tradiciones. En el país se hablan dos lenguas oficiales: el francés y el inglés, pero en sus cocinas se hablan muchas más. Hoy te presentamos los platos más tradicionales del Canadá francófono, desde su capital cultural, Québec.

 

EL CORAZÓN FRANCÉS DE CANADÁ

 

 

La ciudad de Québec y su región metropolitana son lugares conocidos por su seguridad. La ciudad tiene uno de los índices de criminalidad más bajos de América del Norte e incluso fue designada la ciudad más segura de Canadá para la crianza de los hijos. La ciudad de Québec, hecha de historia y modernidad, cultura y naturaleza, es el reflejo de sus habitantes.

 

 

Segura, dinámica, innovadora, acogedora y efervescente, goza de una economía próspera y de una calidad de vida incomparable. Además, los festivales y los eventos se multiplican y suceden al ritmo de las estaciones. La ciudad de Québec es más que una ciudad: es un medio de vida donde cada miembro de la familia podrá encontrar “su” lugar y realizarse. Por ello acuden a radicarse canadienses y extranjeros desde hace más de un siglo.

 

 

Dejar la patria para asentarse en una nueva tierra es un proyecto de vida que conlleva sus dificultades. Por ello, elegir un entorno sano y seguro donde todos los actores del proyecto puedan crecer es una prioridad.

 

 

Y vivir en una ciudad que en invierno alcanza temperaturas de -20º C, requiere de una gastronomía que acompañe la amplitud térmica entre los inviernos severos y las primaveras  y veranos cálidos y hermosos. Hoy te presentamos sus platos más populares.

 

LA POUTINE

 

 

La estrella de la comida popular de Quebec. Es una especialidad tan popular que incluso hay un festival de poutine todos los años en Drummondville . Tomamos papas fritas “caseras”, bastante gruesas y crujientes, echamos trocitos de queso fresco, y finalmente, cubrimos todo con una salsa picante y marrón. Los pequeños “crottes” de queso se derriten mezclándose con las papas fritas que se ablandan seriamente bajo el efecto de la salsa picante. Al final, se da una de esas mezclas que hacen que se te haga agua a la boca, y que llore tu balanza. Pero para sobrevivir al invierno, se recomienda comer la poutine de vez en cuando. ¿Cómo no sentirse culpable cuando se vive en un país frío?

Curiosamente, esta especialidad de Quebec también tiene su versión de alta gama. Martin Picard, famoso chef de Montreal en el restaurante Au Pied de Cochon , ha revisado la poutine para elevarla al rango de un plato gourmet. Al tomar ingredientes como foie gras, una salsa digna de un chef y papas fritas increíbles, hizo de la poutine una gran estrella.

 

LE PÂTÉ CHINOIS

 

 

Aquí hay otro plato sencillo y reconfortante. Importante, para la disposición de los ingredientes, hay un orden a respetar: carne, maíz, papas.  En ese orden, y solo en ese orden. Detalles: la carne es carne molida. El maíz es maíz.  En el caso de las papas, es en forma de puré o “puré de papas”, como decimos aquí. Al final, parece una tarta de pastor. Pero al agregar maíz, se cambia el sabor, la textura y el color. Para una experiencia completa, la tarta de pastor se acompaña de kétchup casero. Incluso si el origen del nombre no se establece con certeza, le pâté chinois está bien anclado en la tradición culinaria de Quebec. Además fue declarado plato nacional por el respetable diario Le Devoir en 2007.

 

LES FÈVES AU LARD

 

 

Los porotos horneados, también llamados bines (porotos ingleses), son porotos negros o blancos. Se agregan trozos de tocino, melaza o jarabe de arce para obtener el sabor dulce que hace que los porotos, la cebolla y las hierbas sean irresistibles. Cocidos suavemente en el horno durante largas horas, el resultado es siempre delicioso y reconfortante. Presentes desde los inicios de la colonia, los porotos horneados, ricos y calóricos, han nutrido a generaciones de hombres que trabajaron duro para construir el país: coureurs des bois, viajeros, tramperos, exploradores, y madereros.

 

LA TOURTIÈRE

 

 

Uno de los platos tradicionales más populares de Quebec. Es la buena comida reconfortante de la abuela, la que calienta tu corazón y tu interior. Es el plato típico de la temporada navideña, para compartir con familiares y amigos.

Algunos dicen que hay varias recetas, mientras que otros dicen que solo hay una: la tourtière du Lac St-Jean. La Tourtière es una especie de tarta cerrada (masa que forma un sombrero), rellena con una mezcla de varias carnes como cerdo y ternera. Para una tourtière con más cuerpo, se añaden carne de caza (ciervo, alce, liebre, perdiz). Hierbas, algunas especias y el “saber hacer”.

 

LA SOUPE AUX POIS

 

 

Aquí hay un gran clásico de la cocina de Quebec: ¡sopa de garbanzos! Pesa mucho en nuestra historia culinaria porque ya estaba presente en los inicios de la colonia. Los primeros pobladores del siglo XVII lo comieron para sobrevivir al invierno. Hoy la comen principalmente por placer, aunque los ayude a soportar el frío con su aporte calórico.  Garbanzos enteros, tocino, cebollas, zanahorias, apio y hierbas, estos son los ingredientes básicos. Dato interesante: los canadienses anglófonos han dado durante mucho tiempo el apodo de “sopa de garbanzos” a los canadienses francófonos, porque podían trabajar días enteros simplemente comiendo soupe aux pois. Hay una verdadera tradición de hombres fuertes en Quebec: Louis Cyr, el hombre más fuerte del mundo, o Jos Montferrand, el leñador hercúleo, por nombrar solo los más famosos.

 

LA CARNE AHUMADA

 

 

Aquí hay una especialidad típica de Montreal, el sándwich de carne ahumada. Este plato popular es un alimento básico durante su estadía en la gran metrópoli. Es carne de ternera, con la que se elabora el pastrón, es ahumado aquí. Este platillo se sirve como un sándwich elaborado con pan de centeno y gruesas rebanadas de carne, acompañado de ensalada de col, papas fritas y encurtidos y otros condimentos. Podemos agradecer a los inmigrantes judíos de Europa del Este que en el siglo XIX trajeron la receta de este delicioso platillo.

 

LE BAGEL

 

El bagel es un bollo redondo con un agujero en el medio. Su masa, horneada en horno de leña, es suave y con un sabor inimitable. ¿Cómo lo comemos? Sencillo y aún caliente, recién salido del horno. Es muy simple pero bueno. También existe la forma tradicional de untar queso crema y agregar salmón ahumado. Y siendo el bagel un panecillo, las posibilidades son infinitas. Y seamos claros: Montreal es donde se hacen los mejores bagels de “Estados Unidos”. Mal que les pese a los neoyorquinos y al Gran País del Norte  -que en Canadá es el Gran País del Sur-. Y les damos las gracias de nuevo a los inmigrantes judíos de la Europa del Este del siglo XIX que trajeron consigo este bollo de felicidad.

 

LES CREVETTES DE MATANE

 

 

Este pequeño camarón de carne tierna y sabrosa se extrae directamente de las frías aguas del Golfo de San Lorenzo. Por lo tanto, los camarones nórdicos son silvestres, lo que los hace mejores que los camarones importados de Asia (alimentados con comida chatarra)  Apodados langostinos Matane (en el Gaspé), en realidad se pescan en Sept-Îles (Côte-Nord), en la costa norte del San Lorenzo. Pero es en Matane donde se ubica la planta de procesamiento.

 

LE HOMARD DE LA GASPÉSIE ET DES ÎLES DE LA MADELEINE

 

 

Es imposible perderse esta especialidad de Quebec. Especialmente cuando sabes que la langosta de Quebec es un serio aspirante al título de la mejor langosta del mundo. Hay que reconocer que sus vecinos del resto de las provincias canadienses y los estadounidenses son serios competidores, por lo que también podemos ir a las provincias marítimas de la costa atlántica a comernos una buena langosta. En Quebec, la temporada de pesca comienza a fines de abril, principios de mayo y termina aproximadamente 2 meses después.

 

LE PUDDING CHÔMEUR

 

 

Es el gran clásico de los postres quebequenses.  “El Pudín del desempleado”. Con tal nombre es imposible evitar la cuestión de su origen. Este postre está bien bautizado ya que precisamente fue inventado en la época de la Gran Depresión de 1929, época en la que el desempleo era numeroso. Con un poco de harina, leche, mantequilla y piloncillo se obtuvo un postre económico y delicioso. Fácil de hacer. El éxito popular nunca se niega. Para los amantes de los helados, servir el pudín de desempleados con una bola de helado de vainilla es un paso más hacia el deleite. También puede agregar una cucharada grande de jarabe de arce, por supuesto.

 

LA QUEUE DE CASTOR

 

 

Postre original. Es una especie de rosquilla plana con forma de cola de castor. La masa es suave y bastante firme, ideal para untar con chocolate, azúcar, sirope de arce, mermeladas y otros de tu elección, por ejemplo el dúo Nutella-banana, y luego dar una caminata de 3 horas. Si vas a Ottawa o a cualquier otro lugar de las provincias de habla inglesa, encontrarás esta pastelería con el nombre de Beaver Tails (cola de castor).

 

LA TIRE D’ÉRABLE (OU TIRE SUR LA NEIGE)

 

 

Es el jarabe de arce que se hierve más tiempo para concentrar un poco más los azúcares y hacerlo un poco menos líquido que el jarabe. Luego se vierte el caramelo caliente sobre la nieve para que se enfríe y se endurezca un poco. En el último paso, tomamos un pequeño palito de madera alrededor del cual se colgará el caramelo y se enrollará para formar lo que se llama un “chupetón de arce” (entendido como chupetín). Se come al aire libre y  es la máxima recompensa de los golosos.

 

CONCLUSIÓN

Hasta aquí esta ronda de especialidades culinarias de Quebec. ¿Sigues con hambre? Ten la seguridad de que si tu apetito es tan grande como  Canadá, no has terminado de comer. De hecho, solo le mostramos algunas de las especialidades de Quebec (hay muchas otras), y ni siquiera mencioné los quesos de Quebec que se merecen, ellos solos una larga presentación. Y aún quedan por descubrir las especialidades culinarias del Canadá inglés, las especialidades de las Primeras Naciones, las especialidades para beber. En resumen, muchos temas tentadores para seguir desarrollando en notas futuras.

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: québec.ca

 

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

1 Comentario
  1. Muy buena y variada lista de comidas típicas del gran país del Norte de América. La descripción y fotos de los platos incentivan los deseos de comer platos calóricos y viajar a esas latitudes para probarlos, amén de conocer ese hermoso lugar, gracias por hacernos viajar aunque sea con la mente en estos tiempos en que es la única forma permitida

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital