Llegó el vino en lata

Llegó el vino en lata a la Argentina

Peñaflor, Bianchi, Familia Zuccardi y Fecovita serán las primeras bodegas que probarán con el vino en lata.

Zuccardi fue la primera grande en realizar la experiencia. Eligió Santa Julia Chenin Dulce Natural con 7,5° de Alcohol comentó Ana Amitrano gerente comercial de Familia Zuccardi.  Ya para Estados Unidos colocó el Malbec Rosé en lata.

“En Santa Julia estamos ante uno de los momentos más emocionantes de los últimos años y sin duda un hito en la vitivinicultura Argentina. Hoy, estamos orgullosos e ilusionados en anunciar el lanzamiento de la primer Lata de 355 cc de Santa Julia Chenin Dulce Natural, uno de los vinos más importantes de la bodega y líder en la categoría de Vinos Dulces”, explicó Julia Zuccardi.

“Nuestra experiencia previa con latas en el mercado Norteamericano y nuestra cercanía a Ball, la empresa más importante del mundo en fabricación de este tipo de envases, nos alentó a dar el paso y responder a una demanda del mercado que busca cada día más flexibilidad sobre todo apuntando a consumidores con otro tipo de necesidades y a nuevas ocasiones de consumo”, agregó Julia la encargada de Hospitalidad.

 

Bianchi prefirió el New Age con 9° siendo dulce y gasificado se adapta bien según Adrián Cura gerente de marketing de la bodega de San Rafael.  Adrián Cura, gerente de marketing de la bodega, dijo a Télam que “la lata permite mayor frecuencia (de consumo) y penetración”

El Grupo Peñaflor está estudiando colocar el Finca Las Moras y Frizzé.

Según Fecovita, Estancia Mendoza se proyecta comercializar un millón de latas, con un fraccionamiento de 269 ml, para las variedades Dilema Sparkly Pink, y Dilema Sparkly Blanco.

Eduardo López Laurenz nos adelantó en nota que ellos tienen marzo como mes de lanzamiento para la lata en Bodegas López.

El Ready To Drink (RTD) tan americano llega a nuestro mercado, otras cuatro bodegas están también viendo ésta posibilidad de hacer vinos que se puedan beber fríos y fáciles de consumir. Vinos con  menor graduación alcohólica, fáciles de beber, los famosos”pileteros” que se incorporarán a las playas y a la barra del bar.  Son “fácil”, para una picada cuando se vuelve de trabajar, un picnic al aire libre o una charla en un bar que amerite la presencia de un vino. Aunque de manera más simple.

 

La ventaja que de buenas a primeras, se ve en este tipo de envase es que se trata de tamaños más pequeños, ideal para consumos más individuales, de un momento, casi casi como ocurre con la cerveza o, inclusive, una gaseosa. Además de enfriarse más rápido y la facilidad que da el transporte.

Son vinos con menor graduación alcohólica. Si bien este porcentaje depende, en parte, del clima y del momento en que se decide cosechar determinada uva, hay una tendencia mundial a elaborar vinos con menos alcohol.

En promedio, y en líneas generales, los vinos blancos argentinos suelen rondar entre los 11 y los 12 grados, mientras que los tintos lo hacen entre los 13 y los 14 grados. El vino en lata se ubicará por debajo de los 10 grados.

El despacho de vino en lata también deberán ser altamente supervisado por las bodegas pues, a diferencia del vino en botella, tendrá fecha de vencimiento. Y si el objetivo es sumar nuevos “momentos de consumo” y, así, impulsar su crecimiento, exigirá este esfuerzo adicional para no ir contra él.

Si bien los productos aún no salen al mercado, lo harán en breve pues la llegada de la primavera alienta a innovar con estos productos que se pueden beber frescos. La idea de estas tres empresas es salir con vinos rosados, dulces, fáciles de beber y que, como se dijo, se puedan tomar fríos.

Desde el período de 2016 a 2018, el envase de aluminio tuvo un fuerte crecimiento, especialmente triplicó su volumen anual en unidades tanto en los mercados de Argentina como de la región. Ball, la empresa más importante del mundo en fabricación de este tipo de envases fogonea a las bodegas en la región.

Inclusive pensando en la lata de 710 cc para enfriamiento más rápido, el feedback con la gente de marketing de las bodegas comienza a ser más fluido desde Ball.

El negocio de vino en lata en Latinoamérica es aún poco explorado. Más allá de que se observe una tendencia a nivel mundial, especialmente en EE.UU. – pionero desde 2002 –, el movimiento regional para este envase tiene grandes pronósticos, ya que se espera que el sector crezca de los cerca de U$D 13,000 millones que se registraron en 2016 a alrededor de U$D 14,000 millones para el 2021. Otra tendencia es el crecimiento de los Still Wine, como los rosados, blancos y sangrías, con un porcentaje de evolución en nuestro país del 22,8% respecto del año pasado.

 

 

Para encarar esta nueva producción, la del vino en lata, se instaló en el país la empresa Ball Corporation, que ya lanzó esta alternativa para vinos que se comercializan en Chile y Brasil.

Hugo Magalhães, Gerente de Marketing y Nuevos Negocios de Ball Corporation para Sudamérica destacó: “El vino en lata abre nuevas posibilidades de expansión en el mercado y reducción del impacto medioambiental” y agregó, “Una evidencia de ello es el crecimiento que se observa de esta categoría a un ritmo del 50% en Europa y Estados Unidos, lo cual representa una de las mayores expansiones de la industria vitivinícola.”

Según un estudio de Nielsen, el crecimiento del vino en lata ya representa un negocio de 45 millones de dólares en USA y un aumento de la producción del 59, 5% en un año. Es el porcentaje de crecimiento más alto jamás contabilizado entre todos los envases alternativos al vidrio.

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Editorial Diario La Capital

2 Comentarios

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Un suplemento del Diario La Capital