LA COLINA DEL DRAGÓN

CHÂTEAU QUINTUS

 

 

El sur de Francia lleva mucho tiempo dando la bienvenida a los viajeros a sus viñedos triunfantes. Miradas curiosas en las bodegas, paseos por las vides y generosas degustaciones al final de la tarde se arremolinan para crear la embriagadora experiencia del enoturismo. Y hay pocas fincas más dignas de ser visitadas que Quintus, donde una diversidad de suelos y pendientes dan lugar a vinos tan excepcionales como ningún otro.

 

 

 

El castillo Quintus tiene una historia que se remonta a los primeros días de Saint Emilion y las dos propiedades que ahora componen el recién formado Château Quintus han gozado en el pasado de un renombre similar. Ambos viñedos fueron citados como los primeros emprendimientos de Saint-Emilion entre 1868 y 1949 (Cocks et Féret) y también estuvieron entre las mejores fincas que permitieron ganar la Medalla de Oro para Saint-Emilion en la Exposition Universelle de Paris de 1867.

 

 

Quintus tiene una biodiversidad excepcional que se mantendrá y estimulará, incluyendo un bosque de robles, un bosquecillo de álamos y acacias, y un bosque de sauces en el hermoso parque que rodea la casa principal.

 

EL TERROIR

 

 

Encaramado en un montículo de piedra caliza de 62 metros de altura, el Château Quintus se encuentra en el extremo suroeste de la meseta de Saint-Emilion. Rodeado por algunas de las propiedades más eminentes de Saint-Emilion, la propiedad cuenta con algunas de las mejores tierras y exposiciones de la región. La originalidad de este extraordinario terruño radica en su diversidad de suelos, pendientes y orientaciones. Formado por 28 hectáreas de viñedos que han alcanzado hoy un promedio de edad óptima de 30 años, la finca se envuelve de forma natural en torno a un alto promontorio y también ofrece 360º de vistas asombrosas más allá del pueblo de Saint-Emilion y todo el Valle de Dordoña.

 

 

Las viñas del Château Quintus se extienden sobre un paisaje extraordinario. La forma del terreno en sí se caracteriza por un estrato de piedra caliza que se encuentra en estantes entrecruzados a lo largo de las laderas orientadas al sur de la meseta. La piedra caliza al norte de la propiedad es reemplazada por una variada mezcla de arenas arcillosas y gravas, que se sumergen hacia el sur.

Merlot representa el 66% de la superficie en producción y el resto, el 26% está plantado con Cabernet Franc y el 8% con Cabernet Sauvignon.

 

SAINT-EMILION

 

 

Una creación única y armoniosa tanto de la naturaleza como de la humanidad, el paisaje de Saint-Émilion es testigo de siglos de historia. Según la UNESCO, “la jurisdicción de Saint-Émilion es un ejemplo excepcional de un paisaje histórico de viñedos que ha sobrevivido intacto y en actividad hasta nuestros días”.

Consciente de su estatus especial, la Communauté de Communes de la Jurisdiction de Saint-Émilion solicitó ser incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad. En 1999, por primera vez en la historia, un paisaje de viñedos fue reconocido como un “paisaje cultural” digno de ser incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad.

 

 

EL ESPÍRITU DE QUINTUS

 

 

Este vino tomó su lugar natural como un igual junto a los vinos tintos y blancos de Château Haut-Brion y Château La Mission Haut-Brion, convirtiéndose así en el quinto hijo de esta ilustre familia.

Los galorromanos, creadores de los viñedos de Saint-Emilion, tenían la costumbre de nombrar a su quinto hijo Quintus (quinto). Por ello, Domaine Clarence Dillon ha decidido rendir homenaje a sus gloriosos predecesores rebautizando este crecimiento Château Quintus.

5 (V) un número que caracteriza a esta finca con sus laderas y parcelas de viñedos que se extienden hacia los cuatro puntos cardinales y se reclinan ante el mismo cielo al que los campesinos miran a diario para recoger lo que el cielo tiene reservado.

 

 

El antiguo Tour de Guet e incluso más atrás, en el período celta, un oppidum (un castro defendido) en la meseta que domina Saint Emilion, casi con certeza en este mismo sitio, fueron la inspiración para el segundo vino de la finca, Le Dragon de Quintus. Una criatura mítica que se erige como guardiana y protectora de su tesoro, un terruño espectacular.

 

 

SAVOIR-FAIRE

 

“El 29 de mayo de 2015, disfruté del distintivo honor de invitar a mis colegas a unirse a miembros de mi familia en Chateau Haut-Brion para celebrar el 80 aniversario de Domaine Clarence Dillon. No todos pudieron unirse a nosotros … pero todos estaban allí en espíritu. Cómo ha crecido la familia Domaine Clarence Dillon … y qué celebración tan hermosa y memorable fue esta. Mi bisabuelo, el señor Clarence Dillon, estaría muy orgulloso de lo que hemos logrado y de lo que estamos llevando a cabo actualmente en la empresa que fundó en 1935.
Me gustaría agradecerles a todos los que tuvieron la amabilidad de unirse a esta celebración”.
Robert de Luxemburgo Presidente Director General Domaine Clarence Dillon

 

Domaine Clarence Dillon ha trabajado para implementar allí los mismos principios que han aplicado en Château Haut-Brion y Château La Mission Haut-Brion durante décadas.

 

CULTIVO

 

 

Las prácticas culturales son tradicionales y combinan el trabajo del suelo y el crecimiento de la hierba natural, según cada parcela y orientación. Las cepas se podan con la técnica “Double Guyot” con ventanas para una mejor visualización y aireación durante la vendimia. En junio, aclaran las hojas para favorecer la exposición de la uva al sol. A partir de julio, para optimizar la calidad de la vendimia, realizan un aclareo de las cepas.

 

VINIFICACIÓN

 

 

La recolección se realiza a mano. La uva se deposita sobre una mesa vibratoria que elimina toda materia superflua como pequeños tallos y otros restos. A continuación, las uvas se trasladan a una mesa de selección donde seis personas retiran las hojas y los racimos dañados o inmaduros. Finalmente, tras pasar por la despalilladora se realiza una selección final. Solo las uvas intactas llegan al destino final de la vendimia, las tinas.

El método de vinificación, es tanto moderno como tradicional. Después de la selección, se utilizan cubas de madera para la fermentación alcohólica del vino, así como cubas de acero inoxidable para la fermentación alcohólica y maloláctica. Durante la maceración, el vino se degusta regularmente.

Después de la vendimia llega otra etapa crucial en la creación de un vino: el ensamblaje o mezcla. Esto implica probar individualmente el vino de cada tina, hasta que se hace una mezcla de tinas elegidas para ver cómo funcionan juntas. Este es un proceso largo y exigente, pero fundamental para comprender el perfil de un vino recién nacido.

Una vez finalizado el ensamblaje, el vino se introduce en barricas nuevas cada año. La crianza en roble permite que el vino se desarrolle y se vuelva más claro, y las asperezas en los taninos del vino se suavizan lentamente durante un año y medio. A continuación, el vino se embotella y este último paso, como todos los anteriores, se realiza en la propiedad bajo estricto control.

 

LOS VINOS

 

 

 

 

CHÂTEAU QUINTUS

 

 

Este vino está tomando su lugar natural dentro de la familia Domaine Clarence Dillon, como un igual junto a los vinos tintos y blancos de Château Haut-Brion y Château La Mission Haut-Brion, convirtiéndose así en el quinto hijo de esta ilustre familia.

 

 

2011 fue la primera añada.

 

LE DRAGON DE QUINTUS

 

 

La inspiración para el nombre ˝Dragon de Quintus˝ provino de la ubicación privilegiada del viñedo en un promontorio al borde de la meseta de Saint-Emilion, así como de la historia de la torre de vigilancia construida allí para defender el pueblo.

En la mitología occidental, el dragón se representa como una criatura muy inteligente, generalmente el guardián de un tesoro invaluable que se beneficia de una vista excepcional.

 

Este símbolo del guardián y protector de un terruño mágico, observando este panorama sin límites, es como llegamos a personificar el segundo vino de Château Quintus.

 

SAINT-EMILION DE QUINTUS

 

 

Saint-Emilion de Quintus se cultiva en el mismo suelo y terruño que Château Quintus y Le Dragon de Quintus y recibe el mismo cuidado. El viñedo consta de 28 hectáreas con viñedos que gozan de una edad media de 30 años.

 

 

Este vino tinto es la incorporación más reciente a la constelación de vinos de Domaine Clarence Dillon (Château Haut-Brion y Château La Mission Haut-Brion): 2014 es la primera cosecha del vino.

 

 

Emilio R. Moya

 

 

Fuentes: chateau-quintus.com, Domaine Clarence Dillon
Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

2 Comentarios

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital