UNA ESPECIE EN EXTINCIÓN

LOS BUÑUELOS DE LA ABUELA

 

 

Los buñuelos de la abuela han recibido la peor prensa posible a lo largo de las últimas cinco décadas. Desde “médicos televisivos” hasta “pseudonutricionistas” al servicio de la industria de los alimentos ultraprocesados, hasta publicaciones de todo tipo que promocionan una supuesta vida saludable basada en suplementos dietarios, alimentos light o bajas calorías y milanesas de espinaca, arvejas. Brócoli o cualquier otra verdura o pescado mezclado con toneladas de soja y grasas de todos los tipos.

 

 

Es decir, también al servicio de la industria de los alimentos ultraprocesados que venden los supermercados oligopólicos en el mundo.

¿Cuál era su pecado? Simplemente, ser fritos.

Por lo tanto ya existen generaciones que no han probado en su vida un humilde pero delicioso buñuelo. Que no han sentido su olor. Que no han visto como al abrirlo con los dedos uno se encontraba con una textura abierta en agujeros que los hacía tan livianos. Salados o dulces eran deliciosos, y seguramente la primera aproximación que tuvimos a verduras que, de no haber sido disfrazadas de buñuelo, difícilmente hubiésemos aceptado en la tierna infancia. Como por ejemplo la coliflor o el brócoli. Ni hablar de los de manzana o de banana.

 

 

O los buñuelos de “viento” huecos y disponibles para cualquier relleno dulce. Me imagino lo que serían con Nutella, algo que no existía a nuestro alcance en tiempos de mi abuela.

 

SALVEMOS AL BUÑUELO

 

 

Usando una frase de Alejandro Dolina para apelar a usted “joven borrego o borrega que nos lee”, necesitamos que salven al buñuelo de su extinción, para que puedan conocerlo las generaciones por venir. Para sus hijos. Y los hijos de sus hijos. Y es por eso que hemos elegido estos diez tutoriales para que puedan aprender diferentes técnicas que usaban nuestras abuelas. En caliente y en frío. Con agua o con leche. Con un huevo o con cuatro. Porque los buñuelos son tan elásticos y esponjosos que se adaptan a la economía de cualquier casa. Hasta existen los buñuelos de viento…que están rellenos de aire. Sin embargo eran el manjar más delicioso, una tarde de invierno en casa de la abuela.

 

BUÑUELOS SALADOS

 

BUÑUELOS CLÁSICOS DE VERDURA

 

 

BUÑUELOS DE BACALAO

 

 

BUÑUELOS DE ESPINACA

 

 

BUÑUELOS DE COLIFLOR

 

 

BUÑUELOS DE ACELGA

 

 

 

BUÑUELOS DULCES

 

BUÑUELOS DE VIENTO

 

 

BUÑUELOS DE VIENTO (OTRA TÉCNICA)

 

 

BUÑUELOS DE MANZANA

 

 

BUÑUELOS DE BANANA

 

 

BUÑUELOS DE BANANA (OTRA TÉCNICA)

 

 

 

Emilio R. Moya

 

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital