UN LOBO CON PIEL DE CORDERO

LLEGÓ HARD SELTZER, LA BEBIDA QUE ES FUROR EN EL MUNDO

 

 

Llegó a las góndolas argentinas Hard Seltzer. Se trata de una bebida que nació en Estados Unidos en 2013 y a nivel global ya mueve más de 100 millones de cajas de 9 litros. El principal mercado de este producto es Estados Unidos con más de 180 marcas disponibles. Pero también gana mucho terreno en Europa y América Latina.

 

 

A mediados de junio en Argentina llegó a las góndolas Meet, en lata de 310, disponible en tres sabores: lima, pomelo y mango. La bebida tiene 4,5% de graduación alcohólica y 99 calorías. “Es una categoría que venimos siguiendo desde 2018. Lo más importante es que por primera vez toda esta tendencia de consumo moderado y wellness explota en el sector de bebidas alcohólicas de la mano de los hard seltzer”, contó Juan Faggiolini, director de Marketing de Grupo Cepas, sobre Meet, que es gluten-free, apto veganos y sin conservantes. La bebida se produce en la fábrica de Almirante Brown y se consigue en los supermercados a $160. “En una primera tanda, hicimos un millón de unidades para validar el mercado”, destaca Faggiolini.

 

 

CCU, por su parte, lanzó Hard Fresh en Chile en octubre de 2020, y recientemente desembarcó en el país con los sabores mango y pomelo. “Pretende conquistar a todos aquellos que estén en la búsqueda de explorar y disfrutar de algo natural, siguiendo una tendencia entre los jóvenes que tiene que ver con una mayor conciencia sobre lo que consumen”, comentó Vanina de Martino, gerente de Marketing Multicategoría en CCU Argentina.

 

 

Coca-Cola tiene su hard seltzer con la marca Topo Chico en México, Brasil y Colombia y aún no desembarcó en la Argentina. Los consumidores de este aperitivo son generalmente millennials, de entre 25 y 35 años. De hecho, la principal competencia es la cerveza y, en este sentido, algunos estudios en los Estados Unidos aseguran que el 66% de los consumidores vienen de la cerveza.

 

LOS ORÍGENES DEL PRODUCTO

 

 

Si traducimos su nombre de manera literal, la Hard Seltzer (también llamada Spiked Seltzer o Hard Sparkling Water) vendría a ser una “soda dura”: la mala de la clase. Hay que remontarse siete años para conocer la historia de esta bebida, que fue inventada por la cervecera Nick Shields en Westport (Connecticut) y lanzada al mercado a finales de 2013. Tuvo que pasar un tiempo para que se popularizara.

 

 

Más de la mitad de las ventas de Hard Seltzer del pasado año en Estados Unidos fueron monopolizadas por el fabricante de bebidas White Claw, introducido en el país en 2016 de la mano del conglomerado Mark Anthony Brands. Desde entonces, han mantenido un crecimiento estable que se ha disparado en el año 2019  en que las Hard Seltzer registraron un crecimiento de mercado del 169% en apenas un año.

 

 

Otros fabricantes, ya sean multinacionales o locales, ya los comercializan en muchas partes del mundo. La imaginería con la que se anuncian este tipo de bebidas se reproduce con frecuencia: playas, fiestas, sol, frescura. Mensajes que aparecen continuamente en redes sociales como YouTube o Instagram. Se venden en formatos parecidos a cerveza y refrescos, enlatados o embotellados.

 

 

El estado de México donde el consumo de refrescos es 30 veces superior al promedio mundial, es un lugar ideal para su consumo. Pero sus fabricantes insisten en la naturalidad de sus sabores habitualmente fruta, su efecto refrescante, número reducido de calorías y la posibilidad de compaginarlo con una dieta sin gluten o keto.

 

UNA VEZ MÁS, EL ALCOHOL SE DISFRAZA DE SALUDABLE

 

 

Las primeras advertencias que leí acerca de estas bebidas provenían de un artículo muy bien fundamentado del suplemento gastronómico de El País de Madrid, El Comidista, publicada por Almudena Ortuño, el 13 de agosto de 2020, hace un año. Quién lejos de dejarse llevar por el entusiasmo de la ola del marketing estratégico señalaba con claridad: “Una ola procedente del Atlántico ha golpeado la costa de la Península en pleno verano, con la promesa de refrescar nuestras vidas, aunque más bien suponga un baño de ambigüedades: ante todos ustedes, la Hard Seltzer.

 

 

Una bebida carbonatada cuyo contenido alcohólico es equiparable al de una cerveza clásica, con una graduación de 4,5%, pero que recurre al imaginario inofensivo para presentarse ante el gran público. No conforme con ello, también se atribuye una serie de propiedades saludables: en Estados Unidos se ha convertido en una auténtica sensación entre el segmento juvenil, así que en España, donde no contamos con ninguna normativa específica que regule el etiquetado de bebidas alcohólicas -en serio-, podría terminar haciendo su agosto”.

 

 

La segunda advertencia la encontré en otro excelente artículo de José Carlos Cueto, para BBC Mundo, publicado el 21 de octubre de 2020: “Se trata del ‘mejor peor’ marketing del mundo: vestir al lobo con piel de cordero”, advierte a BBC Mundo Juan Revenga, nutricionista y profesor de la Universidad San Jorge en Zaragoza, España. Según el especialista, la forma en que se intentan vender los hard seltzer es algo común en la industria alimentaria.

 

 

Sobre todo cuando intentan buscar “connotaciones positivas a un producto que es malo para la salud”. Porque este producto, dice Revenga, pertenece “sin dudas a la categoría de bebida alcohólica”. “Que le llamemos hard seltzer es puro marketing, un esfuerzo publicitario por colarnos un producto que, además, tampoco es que sea novedoso. La novedad es solo el nombre”, agrega el especialista. La terminología seltzer, al menos en Estados Unidos, es usada con frecuencia para nombrar al agua con gas. Al agregarle “hard” delante y mantener seltzer, funciona como una especie de eufemismo “para evitar llamarle como lo que es: alcohol”, coincide Julio Basulto, del Colegio de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña, España.

 

 

“Otra forma de enmascarar estos productos es anunciando que se les añadió potasio, magnesio u otros nutrientes. Algo bastante molesto, porque son componentes que pueden encontrarse sin recurrir a estas bebidas. Dicen que te dan salud, pero te cobran mucha más salud de la que te venden”, agrega Revenga.

 

 

LA INUNDACIÓN DE MENSAJES

 

Tanto Basulto como Revenga manifestaron su preocupación ante la poderosa campaña publicitaria que los fabricantes de estas bebidas están llevando a cabo. A ambos les inquieta que el tipo de mensajes que intentan vender sea interiorizado por los más jóvenes, sobre todo por el alcance que tienen los anuncios en las redes sociales. “Dentro del gremio de nutricionistas nos preocupa el riesgo que esta moda puede representar para los más jóvenes.

 

 

Los fabricantes, con toda conciencia, se están dirigiendo al público más joven porque, mientras antes les recluten, más fidelidad generan para toda la vida”, dice Revenga. Instagram está inundado de mensajes dirigidos a públicos vulnerables como los adolescentes para consumir bebidas azucaradas, energéticas y alcohólicas.

 

LA VOZ DE LOS CELÍACOS

 

 

Pues bien, ya tenemos a los amantes de las cervezas artesanales, que se fían de las marcas que producen la Hard Seltzer. También al público no-tan-cervecero, atraído por los nuevos sabores, y a los jóvenes que están experimentando. ¿Quién nos falta? Pues claro, ¡los celíacos! Ese colectivo que las firmas de alimentación han convertido en su nuevo objetivo. En lo que vuelve a ser una clara comparación con la cerveza, las Hard Seltzer insisten en la ausencia de gluten.

 

MARÍA VAN DER HOFSTADT

 

Almudena Ortuño entrevistó para su nota a María van der Hofstadt, técnica de investigación en la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE): “Para el colectivo es muy importante que la población general entienda que una dieta sin gluten no implica ‘más saludable’ y que comer sin gluten tampoco adelgaza. Se quita el gluten porque existe un colectivo que, por una cuestión de salud, no puede consumirlo, pero el resto del perfil nutricional del producto es muy similar al de sus homólogos. Por ejemplo, una galleta, con o sin gluten, siempre será una galleta”. Lástima que el hígado celíaco no sea inmune y se rinda a la cirrosis como el resto de los mortales.

 

LA ÚNICA VIRTUD DE ESTAS BEBIDAS

 

 

La única virtud que tienen esta bebidas es permitir acrecentar los beneficios de las compañías que se dedican a producir bebidas alcohólicas agregando un público menor de 18 años en países donde se las presenta como bebidas super saludables a base de frutas o como aguas saborizadas con agregados mínimos de alcohol, cuando en realidad su graduación alcohólica es similar a la de una cerveza. Se aprovechan de nichos grises en las legislaciones para introducir el producto y obtener clientes a muy tempranas edades para fidelizarlos para toda la vida. Como verá usted, amable lector, seguimos haciendo amigos en la industria alimentaria. Especialmente fabricantes de Hard Seltzer.

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: elcomidista.elpais.com, bbc.com,  iprofesional.com

 

 

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital