PARA VOS ANDRÉS

Siempre seguí la misma dirección, la difícil la que usa el Salmón…

Fresco, ahumado o a la parrilla; al papillote, marinado o a la plancha; guisado, envuelto o desmenuzado; en tortilla, ensalada o con pasta. Y, por supuesto, crudo en sashimi, niguiri o maki, en tartar o en ceviche. Sea como sea, el salmón, nos encanta.

Se trata de un pescado azul cuya carne es firme y sabrosa, y resulta suave y delicada al paladar. El color del salmón, tan característico, varía del rosado al rojo oscuro según su especie, las aguas donde se haya criado, su edad y alimentación.

El salmón es un pescado graso, aunque su grasa es monoinsaturada, por lo que podemos considerar su carne como cardiosaludable. Cada 100 gramos de carne de salmón aportan unos 11 gramos de grasa, una proporción similar a la de otros pescados como la sardina o el atún.

¿Qué es el Salmón?

El salmón es un pez marino y de agua dulce que pertenece a la familia de los salmónidos y se encuentra en la mayoría de océanos y mares de todo el mundo, se caracteriza por su color rosado y sabor delicado.

En cuanto a su composición, por cada 100 gramos tiene entre 180 y 190 calorías. En cuanto a su valor nutricional, por cada 100 gramos aporta 12 gramos de grasa, también 19 gramos de proteínas de alto valor biológico.

Además, el salmón es rico en minerales donde el potasio y el fósforo son los más presentes además del sodio, yodo, vitaminas A y D y del grupo B, así que es realmente nutritivo.

Los beneficios del salmón

El salmón es una fuente de proteínas de alto valor biológico, rico en proteínas y ácidos grasos omega 3. A raíz de conocer sus principales propiedades podemos analizar cuáles son los beneficios que aporta a la población.

Para el corazón

Consumir el salmón con regularidad puede ayudar a reducir los factores de riesgo de una enfermedad cardiovascular. Esto se debe principalmente a su alto contenido de omega 3.

El salmón entra dentro de los denominados “pescados azules”, que aporta unos once gramos de grasa por cada cien gramos de carne. Esta grasa es rica en ácidos grasos omega 3. Esto es importante porque los ácidos grasos omega 3 ayudan a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, además de contribuir a aumentar la fluidez de la sangre, gracias a lo que se puede prevenir la formación de coágulos o trombos.

Además, en recientes investigaciones se ha descubierto que consumir salmón, al igual que otros tipos de pescado azul ayudan a disminuir los niveles de triglicéridos y aumentan los niveles de grasas omega 3.

Beneficios del salmón para el sistema nervioso

Dado su contenido de omega 3, el consumo de salmón puede ayudar a reducir los síntomas de la depresión y la ansiedad, en el marco de un estilo de vida saludable, como indican las investigaciones.

El omega 3 también ayudaría a prevenir la pérdida de memoria, según un estudio del Rush Institute for Healthy Aging, Rush University Medical Center, Chicago.

Es fundamental tener en cuenta que para poder aprovechar los beneficios que aporta el salmón, así como otros pescados similares, es fundamental mantener a la par una alimentación completa y equilibrada. Es decir, basar la dieta solo en pescado, por ejemplo, no serviría de nada. La clave está en comer de todo y aumentar el consumo de productos saludables, como el pescado azul.

Aliado en dietas saludables

El salmón ofrece la posibilidad de ser cocinado de diferentes maneras.Por ejemplo, puedes prepararlo como a la plancha, en guisados con verduras, cocido, e incluso como ingrediente en algunos tipos de ensaladas.

Investiga sobre distintas recetas y descubre cuáles son tus favoritas. La cocina puede llegar a ser muy divertida y los resultados deliciosos.

 

 

8 errores a evitar cuando cocines salmón en casa

Cuando se trata de un alimento que normalmente solemos cocinar de una manera muy poco elaborada, como es el caso del salmón que habitualmente se cocina a la plancha o al vapor, es fácil confiarse y que el resultado acabe siendo un auténtico fiasco.

No elegir bien el salmón

Eso es fundamental, tanto si compras salmón congelado, como si lo compras fresco o ya descongelado, debes tener claro que los mejores resultados siempre los vas a conseguir con un salmón fresco.

En cuanto a la coloración, aunque depende de la variedad de salmón que se trate, en general, cuanto más intenso sea el color, mejor será su calidad. Eso en el caso de los salmones salvajes, ya que en los de piscifactoría puede intensificarse el color mediante la alimentación que se les suministra.

Y por supuesto, a la hora de saber si un salmón está fresco o no lo está, se aplica todo lo que sabemos para conocer si un pescado está fresco.

Personalmente, a mí lo que me gusta es comprar el salmón entero y que en la pescadería me lo preparen para congelar, separando la cola, cortando algunas rodajas y dejando por otro lado lomos y ventrescas.

No descongelarlo correctamente

Tanto si has comprado una cantidad grande de salmón fresco con intención de congelar como si lo has comprado ya congelado, antes de que puedas comértelo te tocará pasar por un paso inevitable, el de la descongelación y eso requiere previsión y planificación previa. Hay que acordarse de sacarlo del congelador y dejarlo en la zona de heladera desde 24 horas antes de su consumo.

Antes de cocinarlo, ya sea al vapor, en las brasas o en una sartén adecuada, debemos secarlo a conciencia con papel absorbente y esperar a que se ponga a temperatura ambiente, pues cuanto más frío esté el pescado al ponerlo sobre la fuente de calor, mayor es la probababilidad de que los bordes queden sobre cocidos.

Y, por supuesto, evitar descongelarlo en el microondas, ya que lo que conseguiremos será un pescado parcialmente cocinado.

Quitar la piel antes de cocinarlo

Independientemente de que vayas a comerte la piel o no, que en el caso del salmón si está crujiente está deliciosa, la piel es una barrera de protección a la hora de cocinar el pescado que ayuda a retener los jugos y a mantener la carne tierna cuando lo cocinamos sobre la piel.

Además, si una vez cocinado el salmón decides que no quieres comerte la piel, ésta será sumamente fácil de retirar con el tenedor.

No retirar las espinas de los lomos antes de cocinarlo

Vale la pena armarte con unas pinzas quita-espinas y retirarlas todas, que es mucho más fácil de lo que parece. Si no tienes, puedes tener en la cocina unas pinzas de depilar destinadas solo para ese uso, aunque las específicas para espinas son un poco más grandes, por lo que facilitan el agarre y son mucho más fáciles de utilizar.

No sazonar en el momento adecuado

La sal debes añadirla justo antes de cocinar el salmón, ya que si la añades demasiado pronto la sal hará que el salmón pierda humedad y lo resecará, por lo que a no ser que quieras hacer un riquísimo salmón marinado, la sal siempre en el último momento.

Cocer el salmón en agua sola

Si lo que buscas es un plato saludable y decides optar por hervir el salmón, en este caso no llegará con sazonar solo el pescado antes de cocerlo, sino que debes añadir elementos que den sabor al agua, no solo sal y pimienta, sino algunos vegetales, unas gotas de aceite de oliva virgen extra y algunas especias, como el eneldo, la especia reina si hablamos de condimentar un salmón.

Marear el salmón con vueltas y más vueltas

Si cocinas el salmón a la plancha, tienes dos opciones, ponerlo por el lado de la piel y taparlo, así se cocinará perfectamente sin que tengas que darle ni una sola vuelta. Si no tienes una tapa adecuada, entonces bastará con que le des solo una vuelta para que se haga por el otro lado. Por supuesto, nada de aplastarlo con la espátula “para que se haga antes”.

Dejar que se pase de cocción

Lo ideal es apartar el salmón del fuego cuando esté casi hecho y dejarlo reposar unos minutos para que con el calor residual se termine de cocinar.

Si no tienes muy claro cual es el punto del salmón, siempre puedes usar un termómetro de cocina para controlar la temperatura en el interior de la pieza y retirarla del fuego cuando se alcancen los 62ºC, que sería la temperatura mínima de seguridad si cocinamos el pescado a la plancha. Si, a partir de ahí, dejas que el termómetro siga subiendo, tendrás un bonito estropajo naranja.

Salmón Rosado en Papillote

Ingredientes

  • 1/2 Morrón Verde
  • 1/2 Zanahoria
  • 1 Cebolla
  • Aceite de Oliva cantidad necesaria
  • 1 Fillet de Salmón Rosado (500-600 gr aprox)
  • 1 Limón
  • Sal y Pimienta a gusto

Preparación

Cortar en tiras bien finitas el Morrón, la Zanahoria y la Cebolla.
Sobre un cuadrado de papel aluminio (lo suficientemente grande como para contener las Verduras y el Salmón y poder cerrarlo), pincelar con Aceite de Oliva y disponer las Verduras formando un colchón. Salar, repartiendo sólo unas pizcas de Sal sobre las Verduras.
Colocar el Salmón encima, pincelar con Aceite de Oliva y echarle el jugo de 1/2 Limón. Condimentar con Pimienta a gusto y la mitad restante del Limón, cortarla en rodajas y colocarlas sobre el Salmón.
Cerrar el papel aluminio, envolviendo el Salmón y las Verduras, formando un paquete hermético.
Cocinar en el horno, precalentado a 200ºC  unos 15 minutos.

POSTA DE SALMÓN CON NARANJA

Ingredientes

4 postas de salmón

2 naranjas rebanadas

1 manojo de tomillo

2 cucharadas de manteca derretida

1 taza de brotes

1 chile rojo

 

Preparación

1. Salpimienta las postas de salmón y colócalas en una fuente para horno. Pon un poco de tomillo en el hueco de las postas y cúbrelas con rebanadas de naranja. Barniza con la mantequilla.

2. Hornea 12 minutos a 200ºC. Sirve en los platos y decora con el chile y los brotes.

 

Receta de Salmón a la parrilla

Ingredientes

  • 4 rodajas de salmón
  • 4 tomates
  • 1 dl. de aceite
  • 4 limones
  • Sal y pimienta
  • Laurel y romero

Preparación

Se prepara un escabeche con aceite, el zumo de 2 limones, sal, pimienta, laurel y romero.

A continuación, se introducen los medallones de salmón en el escabeche durante 2 minutos y luego se escurren.

Se colocan sobre una parrilla caliente para que se doren y se mantiene a fuego más lento durante 4 minutos por cada lado.

Este plato se presenta rociado con un poco de escabeche y con unos medios tomates fritos.

Emilio R. Moya

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

4 Comentarios
  1. Muy interesante , un articulo completo ya que es un abanico que va desde los valores nutrcionales , medicos y alimenticios hasta ricas, tentadoras y sencillas recetas. Me agrado su escritura directa y accesible!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Un suplemento del Diario La Capital