#MindFood

#MindFood

Mindfood es una nueva tendencia basada en la relación existente entre lo que comemos, nuestros estados de ánimo y las ventajas de una alimentación auto-consciente

Para la Organización Mundial de la Salud, un estilo de vida saludable no solo tiene que ver con la alimentación y la actividad física. Cómo nos encontremos mental y emocionalmente es ya uno de los pilares básicos a tener en cuenta a la hora de hablar de bienestar. Existe un vínculo entre lo que comemos y lo que sentimos, y en cómo nuestra dieta puede ayudarnos a rebajar los niveles de estrés. Cada vez tenemos más interés en conocer el origen de los productos, en el movimiento realfooding, en la sostenibilidad o las propiedades terapéuticas de los alimentos. Alimentarse ya no es solo comer, es mucho más. Es un acto responsable con nosotros mismos y con nuestro entorno.

En este sentido, no es de extrañar que una de las tendencias que preveía el mercado para este 2020 es la llamada mindfood. Según un estudio de El Tenedor el “76% de los españoles afirman que su estado de ánimo afecta al tipo de platos que escogen en un restaurante. Eso de ‘¿de qué tienes cuerpo hoy?’ está más en boga que nunca, y no es otra cosa que la también de moda alimentación consciente, es decir, escuchar lo que el cuerpo te está pidiendo.” Y al igual que nuestro estado de ánimo condiciona lo que pedimos en un restaurante, lo que comemos puede afectar a nuestro estado de ánimo.

La tendencia mindfood surge de este vínculo entre alimentación y bienestar y de cómo los restaurantes han advertido la evolución que se está dando en este sentido y la están aplicando a sus cartas y conceptos culinarios. Algunos ya están explorando esta novedosa senda, como The Cure en París que se autodenomina ‘restaurante de estados de ánimo’; el restaurante australiano Serotonin Eatery, que ofrece platos hechos con serotonina, o la cadena americana Dr Smood cuyo slogan es ‘la comida es la nueva salud’, tal y como recoge el estudio citado.

 

El mindfood es un salto lógico de la propia tendencia veggie que nos inunda desde hace unos años, que ha permitido que negocios que apuestan por el sentido nutricional, el plant-based, la cocina raw o simplemente por ofrecer platos más saludables triunfen en tiempos en los que el comensal se interesa, cada vez más, por su equilibrio, tanto físico como mental y emocional. Se trata de una evolución casi lógica. Somos más exigentes en nuestras casas y buscamos lo mismo en los restaurantes que elegimos. Y si #mindfood ya cuenta con más de 70mil referencias etiquetadas solo en Instagram, a la zaga viene con fuerza #mindfoodness con 6,3mil.

La red social permite tomar el pulso a las tendencias y este segundo concepto, que surge de un juego de palabras entre food y mindfulness, viene pisando fuerte. No es otra cosa que aplicar la conciencia plena a la comida. Trabajar el aquí y el ahora desde el punto de vista de la alimentación, lo que nos hace más conscientes de nuestros deseos y necesidades.

¿Qué es la alimentación consciente?

La alimentación consciente pretende que tengamos una relación con los alimentos a través de una conciencia plena. La consciencia plena se basa en prestar una atención especial al momento presente. Es decir, lo que se quiere conseguir es alcanzar un estado de concentración que te permita ser consciente de lo que estás haciendo, atendiendo a todos los detalles que estén sucediendo en ese momento. En nuestro caso concreto, se trata de aplicarlo al momento de la comida, ya sea desayuno, comida o cena.

Y es que, ¿cuánto tiempo hace que no disfrutas realmente de los pequeños placeres de la vida? El ritmo frenético de nuestro día a día nos tiene la cabeza siempre ocupada, distraída con acontecimientos pasados o futuros. Dichos acontecimientos no tienen nada que ver con lo que estamos haciendo en ese momento, y eso hace que no prestemos la atención que cada momento merece.

Alimentarse conscientemente es uno de los pilares fundamentales de filosofías tan tradicionales y milenarias como el Ayurveda o la medicina tradicional china, que, desde siempre, han dado la misma importancia a lo qué comemos que a cómo lo hacemos.

Según estos sistemas de salud holística, no fijarse lo suficiente en la forma en la que nos alimentamos, al entorno y a la situación que ocurre, suele ser una de las claves que explican las malas digestiones, la ansiedad, el sobrepeso y algunas emociones como la culpa, la vergüenza o el miedo en relación con la comida.

por MILO FORSTMANN

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Un suplemento del Diario La Capital