HACIENDO ENEMIGOS: HACIENDO MEMORIA

LECHES QUE MATAN

 

 

En 2008 se desató en China uno de los casos más graves de contaminación deliberada de alimentos de los últimos tiempos. Varios fabricantes de leches en polvo infantiles adulteraron con melamina las fórmulas lácteas con el objetivo de modificar la cantidad de proteínas de la leche para que parecieran más nutritivas por su resultado analítico. La ingestión de las leches contaminadas con melamina provocó la muerte de al menos cuatro bebes en China, algunos autores refieren incluso la existencia de seis fallecidos y la hospitalización de miles de bebes y niños con patologías renales.

 

 

Los análisis realizados demostraron que la leche en polvo consumida contenía 500 veces el nivel máximo permitido de melamina. La mezcla de melamina con la leche, hace que el valor de la proteína parezca más alto de lo que realmente es. Lo más probable es que la melamina se añadiera a las leches infantiles con el propósito de darles mayor consistencia.

 

 

Aquí, y en este caso, habría sido agregada para que el contenido de proteínas de la leche pareciera mayor de lo que era realmente. En pequeñas dosis la ingesta de melamina no se considera muy tóxica en personas adultas, ya que se calcula que una persona debería consumir por lo menos dos litros diarios de leche contaminada para sufrir efectos nocivos. Sin embargo, en bebés sería suficiente una concentración mucho más baja. La formación de cálculos renales o el bloqueo de algunas funciones del riñón son sus consecuencias más severas.

 

LA JUSTICIA CHINA

 

 

La Justicia China actúo con velocidad y en menos de una año la Corte Popular Intermedia en Shijiazhuang condenó a cadena perpetua a Tian Wenhua, de 66 años, ex gerente general y presidenta de Sanlu Group Co., la compañía de lácteos en el centro de la crisis.

Ella fue la funcionaria de mayor rango acusada del escándalo de la seguridad alimentaria, visto ampliamente como una desgracia nacional que puso de relieve anomalías y corrupción oficial.

En su juicio al final de diciembre, Tian se declaró culpable de los cargos de producir y vender productos adulterados o de nivel inferior, luego que leche para bebé contaminada con melamina fue responsable de la muerte de al menos seis bebés y de daños renales a cerca de 300.000 más.

 

 

La corte también sentenció a muerte a Zhang Yujun, de 40 años, por manejar un taller que supuestamente fue la mayor fuente de melamina de China, dijo la vocera Wang Wei. Un segundo hombre, Geng Jinping, también fue condenado a muerte por producir y vender alimentos tóxicos. Zheng Shuzhen, de la provincia de Henan, dijo que su nieta de un año murió en junio luego de beber leche Sanlu. “Me he quedado sin lágrimas. Por eso vine hoy. Aún si Tian muere cien veces, no disminuirá nuestro odio”, señaló Zheng. Un total de 21 acusados fueron sentenciados con relación al caso. Dos hombres incluido Zhang Yanzhang, de 24 años, fueron sentenciados a cárcel de por vida por poner en riesgo la seguridad pública. Otros tres ex ejecutivos de Sanlu recibieron sentencias de entre cinco y 15 años de prisión.

Las 22 empresas lecheras chinas involucradas han propuesto un plan de indemnización por 1.100 millones de yuanes (160 millones de dólares), el cual le daría 200.000 yuanes (29.000 dólares) a las familias cuyos niños murieron, mientras que los bebés con casos graves de cálculos renales recibirían 30.000 yuanes (4.380 dólares) y se daría 2.000 yuanes (290 dólares) a los casos menos graves. Sin embargo, numerosos padres piden una compensación mayor y un tratamiento a largo plazo para sus hijos.

 

PRIMERO ARGENTINA

 

 

Si bien los chinos inventaron casi todo antes que nadie, cuando se trata de adulteraciones, estafas y corrupción a nosotros no hay quién nos haga sombra. 17 años antes del episodio de la leche contaminada en China, nosotros ya lo habíamos hecho. Y a diferencia de los empresarios chinos, los nuestros no sólo no pagaron ni fueron encarcelados, sino que unos años después el Estado Nacional les pagó a ellos más de un millón de dólares de indemnización.

Eso sí, como siempre acá no contamos los muertos, ni los que enfermaron y los que intentaron hacer juicio a la empresa, todavía andan dando vuelta por los tribunales de las provincias intimados para pagar los honorarios y gastos de los juicios. Nunca sabremos cuántos bebés que nacieron en ese tiempo de un 47,5 % de pobreza murieron a causa de la ingesta de la leche en polvo Jorgiano, ni cuántos sufrieron daños irreparables.

Cómo somos de memoria floja, además de la crónica, vamos a incluir un video muy interesante de un ciclo denominado “Historias Innecesarias” para refrescarla las imágenes de la época

 

EL “MILKGATE” ARGENTO

 

CARLOS SAÚL MENEM

 

En 1991 Carlos Menem llamó a licitación para proveer al Estado dos millones de kilos de leche en polvo para el Programa Nacional Materno Infantil. La licitación la ganó la única empresa que se presentó, Summum. El dueño era Carlos Spadone, asesor presidencial de Menem. Las dos fabricantes de la leche con las que Summun trabajaba eran Sastre en Santa Fe y Era, en Córdoba. Sastre era de Miguel Ángel Vicco, secretario privado del presidente. Las cajas de leche Jorgiano –así se llamaba- con vaquitas dibujadas en el frente y la leyenda “Plan Nacional Materno Infantil, Ministerio de Salud y Acción Social, prohibida su venta” ya estaban de viaje por el país cuando el 21 de noviembre de 1991 el diario Página 12 publicó su investigación “Mala leche”.

 

MIGUEL ANGEL VICCO

 

47 toneladas de las que desandaban las calles de la provincia de Buenos Aires (se decomisaron en General Rodríguez, Luján, Marcos Paz, Merlo, La Matanza, Morón y Moreno), tenían, según el Instituto Nacional de Farmacología y Bromatología, Escherichia coli, causante de vómitos, diarreas e infecciones urinarias. También era dudoso su valor nutritivo: en muchas de las cajas no figuraba la fecha de vencimiento, que indica el tiempo de degradación de las proteínas.

 

LA PARTIDA 035

 

La partida de leche en mal estado era la 035. Spadone decía que esa no la había distribuido Summum. Acerca de por qué se le dio la licitación a una empresa que importó el 90% de los dos millones de kilos no había respuestas; sólo el 10% se producía en Argentina. Ni Sastre ni Era tenían la capacidad de responder a semejante volumen, por eso importaron desde Europa. Lo develó la investigación judicial que se inició por la denuncia de Simón Lázara, vocero del ex presidente Raúl Alfonsín. Llegaba desde Holanda y desde Francia. En bolsas de 25 kilos, no tenían marca, fecha de elaboración ni vencimiento.

 

AVELLINO PORTO

 

El plan Materno infantil estipulaba que debía ser no menor a seis meses y no debían pasar más de 60 días desde su fabricación hasta que fuera entregada. Los barcos que la traían desde Europa tardaban alrededor de 3 meses en llegar. En los galpones de las fábricas lo que se hacía era fraccionar, envasar y asignarle un número de partida.

Spadone, además de asesor de Menem, socio en su bodega y empresario teatral (era dueño del Lola Membrives y de cuatro teatros en Mar del Plata), era presidente de la Comisión Nacional por la Paz. Por ese cargo tenía contactos con Europa del Este. Según Conicet, algunas partidas presentaban “sustancia radiactiva no natural, compatible con la medida en leche contaminada por el accidente de Chernobyl”.

 

DIARIO LA NACIÓN

 

El precio máximo recomendado por el ministerio de Salud para la compra era de 1,16 dólares por kilo. En la licitación se cotizó a 2,70. Spadone ganó cerca de 12 millones de dólares por el negocio. Retirada a tiempo, la leche no llegó a los bebés en Buenos Aires. En otras provincias otras partidas fueron quemadas o entregadas a chiqueros.

 

LA JUSTICIA ARGENTINA

 

REVISTA HUMOR

 

Vicco y Spadone renunciaron a sus cargos en 1992 y también lo hizo el ministro de Salud, Avelino Porto, que se presentó como candidato a senador luego. Vicco fue procesado –y luego sobreseído- por estafa, defraudación y venta de alimentos en mal estado. Spadone fue absuelto en 2002 pero un año después revocaron el fallo y fue condenado a dos años y medio de prisión en suspenso y 90 mil pesos de multa.

 

CARLOS SPADONE

 

Pero antes, mientras estaba procesado, cobró un resarcimiento de más de 1 millón de dólares. En 1996, el Ministerio de Salud llegó a la conclusión de que la leche no tenía “aptitud suficiente para dañar o perjudicar en su salud a cualquier persona” y que no se había comprobado la intoxicación. En 2005 la causa prescribió y se cerró. Entre la indagatoria en 1992 y la acusación en 1998 habían pasado más de 6 años, plazo máximo para el delito que enfrentaba.

 

HISTORIAS INNECESARIAS

 

 

EN NUESTRA PRÓXIMA ENTREGA DE “HACIENDO ENEMIGOS” LA INDUSTRIA LÁCTEA HOY. PORQUE EL PERRO PIERDE EL PELO, PERO NO LAS MAÑAS…

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: Diarios de la época y agencias internacionales de prensa

 

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital