EL RESTAURANTE QUE INVENTÓ UNA PLAYA

LA PARRILLA DE ESCAURIZA

 

Carlos German Escauriza nació el 28 de mayo de 1890 en Rosario, se graduó en la Universidad de La Plata como Perito Nacional en Agricultura y Ganadería. Y años más tarde se casó con doña Esposaria Herrera.  Volvió a su ciudad natal en 1919, para un año más tarde radicarse en los terrenos ubicados en la zona costera entre las calles Buchanan y Pago Largo en el barrio La Florida. Posteriormente ejerce como profesor de botánica en la escuela de Jardinería de Rosario.

 

Tuvo una nutrida familia, 13 hijos, quienes fueron instruidos desde muy temprana edad por su padre en todos los aspectos referentes al río, posibilitándoles volcar todos los conocimientos acumulados a sus distintas actividades entre ellas “los placeres de la cocina”. Así empezó la tradición culinaria.

 

EL PRIMER BALNEARIO DE ROSARIO

 

 

Por aquellos tiempos la Prefectura Naval Argentina prohibía bañarse en la zona norte de la ciudad en el tramo comprendido entre el arroyo Ludueña y Punta Barranca. Esa zona sin urbanizar, estaba cubierta por una espesa vegetación y en época de bajante se convertía en un peligro potencial para bañistas furtivos que se internaban en el río. Fue por ese motivo que don Carlos con la ayuda de su mujer y sus hijos limpió y desmalezó con pico y pala un sector de playa frente a su domicilio (una extensión de 200 metros). A la vez tuvo que extender la red eléctrica hasta la ribera.

 

 

El 8 de noviembre de 1928 inauguró el primer balneario de aguas abiertas de la Ciudad de Rosario junto a la parrilla ¨La Peña¨. Don Carlos Escauriza, fue el primer guardavida que tuvo el complejo, al que sucedieron los primeros egresados del curso internacional de guardavidas de la cruz roja, entre los que se encontraban sus hijos, Guillermo, Alberto y Vladimiro. El Balneario contaba con un profesor de natación (de apellido Enriquez) que enseñaba gratis a los niños y para intentar incentivar a los concurrentes que eran a reacios a nadar en esas aguas, las primeras bañistas fueron sus dos hijas mayores (Elena y Margarita) además de los guardavidas de la costa, los bañistas estaban protegidos por 2 botes de la prefectura.

 

 

La playa estaba boyada para marcar la zona habilitada y contaba con 2 carteles indicadores: PROHIBIDO BAÑARSE FUERA DEL LIMITE DE LAS BOYAS y PROHIBIDO BAÑARSE CON MALLAS SIN POLLERITAS, una advertencia para las mujeres, a riesgo de ser acusadas de exhibiciones obscenas y detenidas por los guardavidas. La popularidad del balneario crecía gracias a los comentarios de los mismos vecinos y la única forma de propaganda consistía en volantes que se repartían en la estación Rosario Norte, ya que era el lugar de mayor afluencia de público al venir muchos trenes con gente de San Nicolás, Casilda, y Cañada de Gómez.

 

EL COMIENZO DEL RESTAURANTE

 

 

Fue al inaugurar la parrilla “La Peña” que estaba ubicada a 200 metros al norte del actual emplazamiento dentro del balneario y funcionaba de 8 a 24 horas. Según refiere una publicidad de aquella época, ofrecían “al distinguido público el más soberbio paraje de la zona, con precios que no admiten competencia, sombra abundante y comodidades para la familia: Música, Pista de Baile y Alegría”. El lugar contaba con escenarios donde se presentaban payasos, magos, saltimbanquis, payadores y orquestas llevados por Escauriza para entretener a las familias visitantes.

 

HACIA EL BALNEARIO PÚBLICO

 

 

En septiembre de 1932 el proyecto de Carlos Escauriza del balneario “La Florida”, un manuscrito de más de veinte páginas, fue enviado por la primera Asociación Vecinal del barrio, al Concejo Deliberante y también presentado al señor Joaquín Lagos, por entonces director del diario La Capital, donde fue publicado un extracto del mismo en la edición del domingo 25 de septiembre del mencionado año.

El complejo y detallado estudio presentaba curiosos anexos y no dejaba aspectos sin analizar: materiales, formas de extracción y costos, incluidos los de mano de obra y mantenimiento.  El proyecto contiene además, las profundidades históricas del río, información sobre inundaciones y los croquis se completan con los dibujos de los árboles que podrían plantarse en el balneario.

 

“La Peña” (balneario y parrilla) funcionó hasta el año 1933, fecha en que en base a un pacto entre caballeros con el intendente Dr. Esteban Morcillo, la Municipalidad de Rosario pasa a hacerse cargo del balneario. Construyó nuevos vestuarios siendo más rudimentario de lo que se proponía en el proyecto y lo habilitó el 21 de febrero de 1933 con el nombre de balneario “La Florida”.

 

TRADICIÓN FAMILIAR:

En 1982 se estaba ejecutando la construcción del Paseo Ribereño y los terrenos donde se ubicaba por entonces la parrilla, debieron ser expropiados por el municipio para realizar esta importante obra. Fue en esos momentos cuando Ezequiel Escauriza (hijo de Carlos E.) juega un papel muy importante en la historia de esta empresa, ya que se debía trasladar la parrilla 30 metros barranca arriba (el lugar que ocupa actualmente) y comenzar de cero..

Junto a esta mudanza se decide cambiar el nombre de “La Bajada” al de “Tío Kiki” para finalmente años más tarde (1986) se decide adoptar el nombre actual: “Parrilla Restaurante Escauriza”. Hoy a más de 80 años de su inauguración, sigue en plena vigencia una empresa con una fuerte tradición familiar, muy ligada al río y a el barrio La Florida.

LA PARRILLA ESCAURIZA HOY

 

 

Por su ubicación única y privilegiada, por su especialidad en pescados despinados de nuestro litoral y por la variedad de su carta, es el restaurante que ningún visitante de Rosario se puede perder. Un ambiente especial donde usted, amable lector, podrá elegir entre una gran variedad de platos de pescados de río y de mar, carnes asadas, pastas, y clásicos de la cocina argentina, conjugando así una  excelente cocina con uno de los mejores puntos panorámicos de la ciudad, para recrear la vista con el imponente Paraná, sus islas, el puente Rosario – Victoria y la costa rosarina.

 

LOS PESCADOS DEL PARANÁ

 

Surubí o manguruyú (según pique del día)

 

 

Pacú

 

 

Boga

 

 

Boga Escauriza

La Boga Escauriza a la parrilla se sirve despinada, con salsa criolla, combinada mitad con parmesano y mitad con trocitos de roquefort.

 

 

Filet de surubí en milanesa

 

 

LOS RECOMENDADOS DEL MENÚ

 

Empanadas de rio

 

 

Empanadas de mariscos

 

 

Copa de camarones (200 gr.)

 

 

Camarones al ajillo (250 gr.)

 

 

Bastoncitos de surubí o boga en milanesa (según pique del día)

 

 

Rabas (500 gr. Porción – 300 gr. 1/2 porción)

 

 

Salmón rosado grille a al limón con verduras al vapor

 

 

Spaghettis mariscados

 

 

Matambre de cerdo – a la pizza – al roquefort – al puerro

 

 

Asado de costilla

 

 

Entrecot

 

 

Bife de chorizo

 

 

MI PROPIA EXPERIENCIA

 

Cada vez que recibo en casa amigos o familiares de otras ciudades o países, unos de los almuerzos obligados es en Escauriza. Quieren ver el río, comer pescado de río y nunca dudé en el lugar donde llevarlos. Y ellos nunca me defraudaron.

Uno de sus dueños, el “negro” para mí, venía a almorzar muchos francos a mis negocios. Y algunos de mis últimos platos los preparé para él y sus amigos un sábado a cuatro días de que el infarto me retirara de la cocina profesional. Recuerdo como si fuera hoy lo que pidieron: una caldereta de pescados y mariscos, una paella ciega, un lenguado con costra de papas y parmesano y un salmón teriyaki a la parrilla. Cocinar para él era un verdadero placer, y también un desafío, porque sabía de pescados en serio. Ambos siempre pagamos nuestras cuentas, como se hacía antes y nos invitábamos el café y el espumoso. Un caballero de la gastronomía.

 

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: rosariohoteles.com, parrillaescauriza redes sociales.
Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

4 Comentarios
    1. GRACIAS JORGE !!!!!!!!!! Vamos a dedicarle un poco más a lo local ! Si el editor lo dispone. Estamos siempre en ese ring para saber a que público llegar, No es fácil complacer a todos Abrazo

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital